sábado, 1 de julio de 2017

Senador habla en exclusiva a Cambio21

Senador Manuel José Ossandón

Ossandón abre la herida que Piñera oculta: En el Banco de Talca terminó procesado, prófugo y escondido de la policía y la justicia

Por Mario López M.

Los últimos días para Manuel José Ossandón fueron difíciles. Dentro de su apretadisíma agenda y previo a la elección habló con Cambio21. Arrinconado en un programa de televisión, cometió “errores no forzados”, siendo objeto de un fuerte bullying. Lo que vendría luego, en el primer debate de candidatos de derecha, sería peor: una encerrona de entrada que él intuía, porque lo habían amenazado, pero que nunca imaginó que sería tan brutal.

Tiene claro de dónde viene la mano negra, que más que apabullarlo terminó fortaleciéndolo, asegura. Puede mirar de frente a los suyos, no ha robado, dice. Advierte que Piñera está lejos de asegurar tranquilidad en caso de triunfar: "va a tener incendiadas las calles al día siguiente de asumir, porque es justamente el símbolo de lo que la gente no quiere".

De burda pero dañina, califica la conjura que desataron en su contra. Aun así afirma con seguridad que ganará en la primaria. No acepta que lo ninguneen diciendo que no tiene experiencia, pues tiene un amplio currículo en la comuna más grande de Chile. De Piñera advierte que nunca ha manejado ni una empresa por él mismo; la única, recuerda, fue el Banco de Talca "y terminó procesado, prófugo y escondido de la justicia".

Ya ad portas de las Primarias, Ossandón conversó en exclusiva con Cambio21 analizando este oscuro episodio:

-¿Siente que se equivocó cuando decidió optar por ir a primarias, teniendo las firmas para ir a la primera vuelta?

-A mí me convenía ir a primera vuelta, pero yo estoy cumpliendo con un compromiso que hice con Carlos Larraín y Cristián Monckeberg, y yo siempre cumplo mis compromisos.

-Sí, claro, ¿pero ellos a su vez han cumplido sus compromisos con usted?

-No cumplieron lo que se comprometieron conmigo, por lo tanto tengo claro que eso me da algunas libertades para después.

Ellos dicen que yo tengo la obligación de salir apoyando a Sebastián Piñera porque hay un compromiso tácito, pero también habían compromisos tácitos que se iban a cumplir y que no sucedió, como que RN iba a tener dos candidatos independientes, que no iban a perseguir a las personas que me apoyaran, que iban a haber varios debates, regionales, etc., un montón de cosas y no se ha cumplido nada.

-¿Siente que lo puede dañar electoralmente la encerrona que usted ha denunciado?

-Cualquier ataque que atente en contra de la honra de las personas por supuesto que puede dañar, porque hay gente que ve una noticia y después no ve la otra. Aquí realmente hay una operación política grande, en curso, llena de contradicciones.

-¿Cuál es la trama de esa operación política?

-Mira, Pilar Molina en la primera pregunta lanza su acusación, al inicio del debate, altiro, para matarme. Segundo, dice que yo le pedí a un empresario dos facturas para triangular una plata para mi hermana el año 1999. Después en el diario La Segunda sale una declaración que contradice eso y sale el empresario que dice que era una sola factura y una boleta de mi hermana, aclarando que nunca yo se la he pedido, sino que se las pidió un tercero.

No solo eso, extrañamente ese día, a las 6 de la tarde, en el programa de Cecilia Pérez, que es una funcionaria del Senado (pagada contra platas provenientes de esa cámara y por años por el "jubilazo" del expresidente Piñera) y miembro del comando de Sebastián Piñera, en una entrevista grabada cambia por tercera vez la versión. Luego Chile Vamos guarda silencio, no se refiere al fondo ético de la acusación, a pesar de un pronunciamiento expreso del SII.

La señora Pilar Molina, a pesar de mis preguntas en el debate acerca del nombre del supuesto denunciante, no lo quiso decir, pero después lo dice en una conferencia de prensa. Lo de la foto despidiéndose de Piñera ya es inexplicable...

Si hasta después este señor (Gana) desaparece, sin que se sepa dónde está. ¿Por qué no presentan las pruebas? Porque saben que no existen y que de presentar cualquier cosa, ahí sí la Fiscalía puede investigar y acceder a los teléfonos, las llamadas. Está claro desde donde partió.

-¿A qué atribuye esta conjura del piñerismo, como la ha llamado: temor porque le pueda ganar o venganza por sus opiniones críticas sobre la corrupción, que le han llegado al exmandatario?

-Yo no sé por qué están tan preocupados, si ni siquiera quisieron debates. Si no represento ningún peligro para ellos, porque supuestamente ya ganó, están repartiendo puestos, se tienen designados trabajos, etc., no se entiende por qué están tan preocupados, qué los lleva a hacer este tipo de acusaciones.

-¿Qué tanto le afectó el episodio de Tolerancia 0?, mire que le dieron duro en las preguntas, bastante más que a quien vino después, Sebastián Piñera.

-Yo me equivoqué, metí las patas y no le quiero echar la culpa a nadie. He metido en mi vida muchas veces las patas pero nunca las manos.

Lo triste es que en Chile crucifican al que mete las patas, pero en la centroderecha al que mete las manos no le pasa nada. Ha sido súper duro para mi familia, pero les dije que no se preocuparan, porque habría sido realmente duro si yo hubiera metido las manos.

Me bloqueé, me equivoqué, pero mi historia demuestra que sí soy capaz de ser Presidente de la República, que he tenido actuaciones muy exitosas en la función pública y, claro, cualquiera se puede caer, hasta el mejor. El que esté libre, que lance la primera piedra. Esto es sin llorar.

-¿Le parece sospechoso que Pilar Molina, designada por Piñera en TVN, panelista en el programa donde se dio el Piñeragate y familiar de Cecilia Morel haya, sido quien lanzara la acusación, que Cecilia Pérez haya sido la primera que en exclusiva al día siguiente entrevistara a Gana y que El Mercurio haya -coincidentemente- publicado dos días después y al mismo tiempo cartas de Andrés Chadwick y la misma Pilar Molina atacándolo?

-Es evidente. Es evidente que aquí hay grupos muy poderosos que no quieren que este país cambie, que tienen miedo que una persona como yo, que se atreve a hacer los cambios, les quite la vaca que les da la leche.

Aquí hay una operación política clarísima, de las más sucias que ha tenido la historia de Chile y eso es cierto. Por eso es que hago un llamado, que abran mis cuentas corrientes, que vayamos a la Contraloría y que revisen las municipalidades de Pirque y Puente Alto, todo a cambio del tráfico de llamadas de doña Pilar Molina. Tenemos absolutamente identificadas a cinco o seis personas y los tráficos de llamadas. Esto partió en Calera de Tango, con un grupo de personas con contacto directo con la señora Pilar Molina, con contacto directo a un candidato que se beneficia con esto.

Cómo será lo que me han buscado, lo que me han investigado, para terminar haciendo una operación tan grosera como esta. No sé en qué ambiente se mueve la señora Pilar Molina, pero hay familias en Chile que no se comportan de la forma que ella nos ha imputado.

-De acuerdo con los antecedentes que usted maneja, ¿qué espera encontrar en ese tráfico de llamadas?

-Tenemos claramente todos los nombres y vamos a demostrar que aquí sí hay una operación política; las coincidencias son demasiado grandes.

-Senador, no ha quedado claro: ¿va o no la querella?

-Que quede claro entonces. Nosotros sí o sí vamos a presentar la querella y para eso estamos reuniendo todos los antecedentes y donde cada día salen más, los que dio Impuestos Internos, El Mostrador, el mismo Cambio21 y que han ido saliendo de a poco.

-¿Tiene usted la misma seguridad que le gana la primaria a Piñera?

-Claro que sí y cada día me convenzo más, ¡voy a ganar! Chile no resiste más un país como este, en que se tapan cosas de esta forma. De todas maneras, así va a ser.

-Después de los duros ataques que ha sufrido por sus compañeros de ruta, ¿todavía se siente cómodo en Chile Vamos?

-Lo que pasa es que los ataques son de las elite, pues, de los que han usufructuado y sienten que pueden perder privilegios, su agua, sus lucas, pero mucha gente común y corriente de la calle es la que me apoya, la que irá a votar y no está metida en ninguno de estos enredos, es gente honrada, decente.

-Esa misma gente que usted dice quiere un cambio y ya no más corrupción, que lo respalda a usted, cree que de ganar las primarias Piñera usted le dará el respaldo para segunda vuelta.

-Mi voto no es solo de derecha, es mucho más transversal. Yo creo que los políticos que dicen que son "sus votos" son mentirosos. La gente es mucho más inteligente y vota en conciencia, por lo tanto no es llegar y traspasar votos de un lado para otro, porque eso es mentira.

-¿Le pedirá a sus adherentes, en caso de ganar Piñera la primaria, que voten por él?

-No me he puesto en esa posición, porque estoy con la mentalidad de que voy a ganar. Yo no voy a apoyar un candidato a hacer, por ejemplo, una nueva Ley de Pesca, no voy a apoyar a un candidato que no esté dispuesto a combatir la corrupción y meter presos a los delincuentes de cuello y corbata. Por ejemplo.

Piñera no garantiza un gobierno transversal, va a tener incendiadas las calles al día siguiente de asumir, porque es justamente el símbolo de lo que la gente no quiere.

-Senador, ha dicho que se siente orgulloso de sus realizaciones como alcalde en Pirque primero y luego en Puente Alto. Al otro lado a usted lo comparan con Piñera resaltando la supuesta capacidad de él respecto de la suya. ¿Cómo es la cosa?

-Lo que puedo decir son dos cosas: Piñera, que yo sepa, no ha sido gerente o ha administrado ninguna empresa, salvo una vez que fue el Banco de Talca y terminó procesado, prófugo, escondido de la justicia. Jamás terminé pidiéndole a mi hermano que "por favor no me metieran para adentro", como lo dijo la señora Mónica Madariaga en un video.

Segundo, he administrado empresas agrícolas y también administré el municipio más grande de Chile y que lo transformamos; vayan a ver quién tiene experiencia o no para gobernar. He administrado pobreza, estigmatización, donde había problemas graves, una comuna que es más grande que la primera y segunda región sumadas; no es administrar Vitacura ni Las Condes, donde las señoras se enojan si hay un papelito por ahí o un dron dando vueltas. Estamos hablando de gente que no tiene qué comer, niños en situación de drogas, con los problemas reales de Chile, donde hay que tomar decisiones duras.

En la derecha la mayoría no quiere reconocer que hay dos Chile. Ellos cuando hablan de salud están pensando en el consultorio de la Clínica Alemana, no en las listas de espera o donde hay gente durmiendo en el Sótero del Río o en el Barros Luco, donde la gente se muere esperando.

-Para terminar senador, ¿qué les diría a quienes le respaldan para el día de las primarias?

-Les diría a los chilenos que el día de las primarias vayan a votar, que apostemos por un Chile diferente, que los protagonistas somos todos los chilenos y que realmente vamos a combatir y a eliminar ese gran cáncer que tiene Chile que es que el dinero mande la política y vamos a recuperar el Chile para todos los chilenos, no solo para unos pocos.

No hay comentarios: