domingo, 28 de junio de 2015

El BCE mantiene la liquidez de emergencia a los bancos griegos

Un empleado de seguridad lleva dinero a una sucursal bancaria en Atenas. / MARKO DJURICA (REUTERS)

La entidad sigue de cerca los acontecimientos y está lista para revisar esa decisión

Grecia se precipita hacia el abismo de salir del euro tras el referéndum


CLAUDI PÉREZ Bruselas 28 JUN 2015 - 14:56 CEST


Grecia sigue conectada a las líneas de liquidez de emergencia del Banco Central Europeo (BCE). La decisión de mantener el actual nivel se ha tomado este domingo en una reunión por teleconferencia de los gobernadores de los bancos centrales de la zona euro. El jefe del BCE, Mario Draghi, acaba de despejar así una de las grandes incógnitas que pendían sobre la maltrecha banca griega. En medio de rumores de control de capitales por las incertidumbres que han abierto el referéndum sobre la propuesta europea y el rechazo del Eurogrupo a prorrogar el segundo rescate (que expira el martes), Draghi otorga un último salvavidas al sistema financiero heleno.

La banca ha sufrido una huida de depósitos en las últimas semanas y esas fugas podrían intensificarse mañana. Draghi pone algo de calma. Pero avisa de que el BCE "está listo" para revisar esa decisión: el Eurobanco podría cegar las líneas de emergencia tan pronto como el miércoles, cuando Grecia esté fuera del programa de rescate, más aún si Atenas decide no pagar un vencimiento de 1.500 millones al FMI.

MÁS INFORMACIÓN
Grecia se precipita hacia el abismo de salir del euro tras el referéndum
Operación Albania’: los planes de contingencia de la eurozona
El Parlamento aprueba la consulta que divide a los griegos

Grecia, por su parte, ha convocado ya una reunión para discutir esta tarde la situación de su sistema bancario. El ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, ha negado que el Gobierno sopese la imposición de controles de capital y ha afirmado que esa decisión sería incompatible con el concepto de la unión monetaria, según un comunicado emitido por su departamento después de que la BBC avanzara unas declaraciones en las que supuestamente decía también que Atenas estudia cerrar los bancos este lunes. Ante los cajeros de las entidades se formaron colas para sacar dinero nada más conocerse en la noche del viernes la decisión del primer ministro, Alexis Tsipras, de convocar un referéndum sobre la propuesta europea. Además, según fuentes comunitarias, este sábado ya habían salido de Grecia 400 millones de euros.

El primer ministro francés, Manuel Valls, por su parte, auguró esta mañana que el BCE no retiraría el oxígeno al sistema financiero griego, lo que sería un desastre para el país. El BCE "no puede cortar el suministro" a los griegos, dijo Valls, que advirtió de que hay un riesgo real de que Grecia salga del euro si el 'no' gana en el referéndum. "El pueblo griego debe poder decidir con lucidez. Si hay un voto negativo, hay riesgo real de salir de la eurozona". Finalmente, llamó al Gobierno griego a "regresar a la mesa de negociaciones".

Las declaraciones de Valls llegaban apenas horas antes de que se reunieran los gobernadores del Banco Central Europeo para decidir si mantenían las líneas de liquidez a los bancos griegos que les permitan seguir operando después de las retiradas masivas de fondos y de depósitos de los últimos días.

De no mantenerse la liquidez, los bancos griegos se encontrarían con masivas colas de gente intentando retirar su dinero, lo que les dejaría sin fondos y obligaría a un corralito financiero -límites a la cantidad de dinero que los ciudadanos pueden sacar de los bancos-. Ya este sábado, ante ese temor, miles de griegos hicieron cola para sacar dinero de los cajeros, agotando el efectivo en muchos de ellos.

Además, sin la financiación del BCE, las cajas de los bancos se quedarán vacías, con lo que se cortará la financiación de toda la economía, incluyendo la del Estado griego, al que solo prestan dinero los bancos helenos, ya que nadie más quiere hacerlo. Si el Estado no tiene dinero, no podrá pagar a los funcionarios ni las pensiones, con las dramáticas consecuencias que esto puede tener en un país en el que la pobreza ya ha hecho estragos tras varios años de brutal crisis económica.

Varoufakis, por su parte, ha afirmado en declaraciones al tabloide alemán Bild que la "llave" para resolver la crisis la tiene en su mano la canciller Angela Merkel. El ministro griego ha subrayado que Antenas sigue abierta a la negociación con los acreedores y a nuevas propuestas. "Los jefes de Gobierno de la UE tienen que actuar. Y, entre ellos, Merkel, como representante del país más importante, tiene la llave (...). Espero que la utilice", ha señalado el ministro griego.

No hay comentarios: