domingo, 28 de junio de 2015

Las complejidades del escenario político actual

Sin lugar a dudas el escenario político actual es complejo producto de la crisis de desconfianza como los casos de financiamiento irregular de campañas y pre-campañas electorales donde se ha detectado una desmedida influencia del dinero empresarial. Los afectados no son sólo algunos parlamentarios sino también esa situación arribó al Gobierno y su ex ministro del Interior ha debido declarar ante el Ministerio Público.

Por Cambio21 (EDITORIAL)


Esta situación más la abrupta salida del ex ministro de la Secretaría General de la Presidencia han generado una situación de debilidad del actual gabinete para dar conducción a la coalición y empezar a salir de este complejo escenario. Adicionalmente, empiezan a aparecer distintos conflictos sociales donde el Gobierno está a la defensiva como ocurre con la paralización de los profesores desde hace tres semanas.

El gremio reclama y mantiene la paralización docente en un 50% de colegios públicos exigiendo el retiro de la tramitación legislativa del proyecto de ley de Nueva Carrera Docente.

Es preocupante no observar un despliegue comunicacional del Ministerio de Educación hacia las familias y el profesorado de base explicando los elementos de esta nueva Carrera Docente que incorpora exigencias en la formación inicial como también un sistema de evaluación y certificación del desempeño docente en el aula que asegure efectivamente mejoramientos cualitativos de la educación.

El país requiere mejorar la calidad de su educación -no sólo para los que van a colegios pagados- sino para el conjunto del alumnado que va a colegios públicos y subvencionados y el MINEDUC debiera ser más pedagógico en explicar la relación virtuosa entre carrera docente exigente y mejor calidad educacional. La experiencia de los países con buena calidad educativa revela que son necesarias estas exigencias y así gatillar mejoras salariales sustantivas como propone el proyecto gubernamental.

En los últimos 15 años la inversión pública en educación se ha duplicado, se han incrementado en términos reales los salarios del profesorado pero eso no ha significado avances en calidad educativa; por tanto, este debate sobre calidad educativa y nueva carrera docente debiera involucrar al conjunto de la sociedad y el debate legislativo no debiera quedar sometido a las presiones y las paralizaciones del gremio docente. Tener Educación de calidad para todos/as es la llave para acceder a un país más desarrollado y la vía de someterse a la presión de los grupos corporativos no asegura ese mejoramiento de la calidad de la educación.

El Gobierno debe proponer en cada situación compleja una vía de solución -ya sea en el conflicto con los profesores, en la tramitación del proyecto laboral en el Senado, la solución a la crisis de la salud pública, ante la paralización de la Zofri de Iquique por mencionar algunas-; gestionar apoyos políticos y parlamentarios para sus fórmulas de solución y explicar pedagógicamente a la opinión pública su posición en aras del bien común. Esa gestión política no logra percibirse.

El país hizo una reforma tributaria en que elevó los impuestos a los sectores más acomodados y elevó los impuestos sociales como tabaco y alcohol para financiar una reforma educativa pro calidad. Lo peor que pudiera ocurrir es que una paralización docente termine aprobando una carrera docente conservadora, sin impacto en calidad educativa donde se vuelve a premiar antigüedad y las horas de cursos de capacitación docente.

Tampoco sería bueno que la presión empresarial sea hegemónica en el Senado y se revierta el proyecto laboral acogiendo los reclamos empresariales como es debilitar la huelga reponiendo los reemplazos o que en la Zofri de Iquique el alcohol y el tabaco tengan rebaja de impuestos que va en directa colisión con lo aprobado en la reforma tributaria legislada el año pasado.

La ciudadanía eligió a la Nueva Mayoría para impulsar reformas sociales que nos lleven a ser un país con menos desigualdades y el Gobierno debe perseverar en esa orientación y ello implica legislar una carrera docente exigente para tener una educación de alta calidad en los colegios públicos y subvencionados, tener una salud pública de excelencia y que los consumidores de alcohol y tabaco deben pagar más impuestos.

Así estaremos avanzando hacia un Chile distinto, más inclusivo como lo quiere la mayoría del país.

No hay comentarios: