martes, 9 de junio de 2015

Obama eleva la presión para cerrar la crisis griega

Los líderes del G-7, este lunes, durante una sesión de trabajo de la cumbre en Elmau. /MICHAELA REHLE (POOL)

“Hará falta que todos los implicados adopten decisiones duras", dijo el presidente de EE UU

EE UU admite en Irak falta de estrategia

LUIS DONCEL Elmau


El presidente de EE UU, Barack Obama, abandonó este lunes Alemania con un mensaje claro para los Gobiernos de la eurozona: hay que resolver cuanto antes el problema griego. “Todos aquí sentimos la urgencia de buscar un camino que resuelva la situación”, dijo el líder estadounidense tras el G-7 celebrado en los Alpes bávaros. El aviso de Washington llega en un momento de máxima tensión para Atenas, que ve cómo se le agota el tiempo para cerrar un acuerdo que le aleje de la quiebra.

EE UU admite en Irak falta de estrategia

El presidente de EE UU, Barack Obama, admitió este lunes en el palacio de Elmau (Alemania) los problemas a los que se enfrenta la coalición internacional que lucha contra los yihadistas del Estado Islámico en Irak. Obama recalcó la importancia de formar a las fuerzas de seguridad iraquíes, pero al mismo tiempo reconoció la falta de "una estrategia completa" que les permita ayudar a reconquistar el territorio ganado por los yihadistas.

"Queremos más fuerzas de seguridad iraquíes entrenadas, bien equipadas", dijo Obama tras reunirse con el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, invitado también al G-7.

Obama eligió un tono salomónico. Tras dos días de conversaciones con los líderes de otras seis potencias, el presidente estadounidense recordó a Atenas que está obligada a tomar “decisiones difíciles que serán beneficiosas a largo plazo”. Pero no es solo el primer ministro griego, Alexis Tsipras, el que se tiene que mover. “Si las dos partes (Grecia y los prestamistas europeos) muestran la suficiente flexibilidad, se podrá resolver el problema. Pero hará falta que todos los implicados adopten decisiones duras”, dijo el estadounidense en un mensaje milimétricamente calculado para no ofender a la anfitriona, la canciller Angela Merkel, pero al mismo tiempo recordar que a ella también le corresponde evitar que un problema europeo se convierta en una crisis financiera global. Este no es el primer aviso. Obama recordó el domingo a la canciller la importancia de buscar una solución “que no cause volatilidad en los mercados”, según el portavoz de la Casa Blanca.

MÁS INFORMACIÓN
El G-7 promete limitar a dos grados el calentamiento global
Obama y Merkel pactan mantener las sanciones contra Putin
El G-7 arranca con mensajes de dureza contra Putin y Tsipras
Grecia y Ucrania eclipsan la agenda oficial de la cumbre del G-7

Merkel sale airosa de dos días de cumbre en los que ha mostrado al mundo que, pese a los problemas originados por el escándalo de las escuchas, la amistad germano-americana se mantiene robusta. Y como prueba puede ofrecer las imágenes de camaradería que los dos líderes se han prodigado estos días en las idílicas montañas de Baviera. Sobre la crisis griega, la canciller escenificó la semana pasada su papel de liderazgo al convocar en su despacho berlinés al presidente francés, François Hollande, y a los jefes de las tres instituciones acreedoras. Y este lunes, en el palacio de Elmau, volvió a marcar el ritmo. “No queda mucho tiempo. Cada día cuenta”, avisó.

Y, en efecto, el calendario se le echa encima a Tsipras. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, le reprochó el domingo que aún no haya enviado la contrapropuesta que los prestamistas europeos deben analizar para decidir si liberan unos fondos que Atenas necesita imperiosamente.

Dos de los reunidos en Elmau —Merkel y Hollande— se verán con Tsipras este miércoles. Los griegos consideran inaceptables propuestas como la de subir el IVA de la electricidad o bajar las pensiones. Bruselas insiste en que no ha presentado un ultimátum, pero que las cuentas tienen que cuadrar. “Si quieren avanzar, que lo hagan rápido. En las próximas horas o días”, dijo este lunes Hollande.

No hay comentarios: