lunes, 15 de junio de 2015

Reino Unido celebra la Carta Magna, el origen de sus libertades

De izquierda a derecha, el arzobispo de Canterbury, el primer ministro británico, David Cameron, la reina Isabel y el príncipe Philip en el aniversario de la Magna Carta en Runymede / STEFAN WERMUTH (REUTERS)

ANIVERSARIO DE LA CARTA MAGNA »

La reina preside la conmemoración del 800º aniversario del documento legal que fundó la democracia parlamentaria


Carta Magna

PABLO GUIMÓN Londres 15 JUN 2015 - 11:46 CEST


La reina de Inglaterra vuelve esta mañana de lunes a Runnymede, en Surrey, donde hace hoy 800 años su antecesor en el trono, Juan I, amenazado a punta de espada, firmó el documento que por primera vez le situaba dentro de la ley y no por encima. La Carta Magna, firmada en estas praderas a orillas del Támesis el 15 de junio de 1215 entre el rey y un grupo de nobles rebeldes, declaraba que por primera vez todos los ciudadanos debían responder ante la ley.

Este documento, del que se realizaron 13 copias, se considera uno de los textos que dan origen a los derechos y libertades civiles, a la monarquía parlamentaria y a los controles sobre el abuso del poder.

A la ceremonia que se celebra el lunes por la mañana han acudido también el primer ministro, David Cameron, y dignatarios de todo el mundo, así como otros miebros de la casa real británica. Se inaugurará una monumento conmemorativo y una instalación artística en las praderas. Las celebraciones incluyen también actuaciones musicales y una ceremonia formal que empezó el fin de semana con una réplica de la Carta Magna bajando el Támesis a bordo de una barcaza que encabezaba una flotilla de 200 embarcaciones.

La Carta Magna, de 3.500 palabras en latín, es considerada el primer documento legal que protege los derechos y libertades civiles. El arzobispo de Canterbury realizó un primer borrador que fue aprobado por el rey Juan I, apodado Juan Sin Tierra después de perder ante los franceses Normandía y Anjou, para acallar una rebelión de un grupo barones, enfadados por su incompetencia y su trato a los nobles, que se hicieron fuertes en Londres y tomaron al rey de rehén.

El documento, uno de los textos legales más influyentes de la historia, tuvo sin embargo una vida corta. El papa lo anuló nueve semanas después alegando que el rey se había visto forzado a firmarlo. Se redactó de nuevo tres veces -en 1216, 1217 y 1225- y se incorporó finalmente a la legislación inglesa en 1297, 81 años después de la muerte del rey que lo firmara. Existen cuatro copias de la Carta Magna, dos en la British Library, una en la catedral de Lincoln y otra en la de Salisbury.

No hay comentarios: