martes, 30 de junio de 2015

Varoufakis asegura que Grecia no pagará hoy los 1.500 millones al FMI

Alexis Tsipras y Jean-Claude Juncker, la semana pasada en Bruselas. / JULIEN WARNAND (AFP)

LA CRISIS GRIEGA »

Juncker hace un último intento con Tsipras y lanza otra oferta de acuerdo


Tsipras pide un gran apoyo al no en el referéndum del domingo


CLAUDI PÉREZ Bruselas 30 JUN 2015 - 13:30 CEST


Último intento. El jefe de la Comisión Europea (el brazo ejecutivo de la Unión) ha puesto sobre la mesa una oferta de último minuto para Grecia. La respuesta de Atenas tendría que llegar hoy martes, con tiempo para convocar un Eurogrupo de emergencia. El rescate expira esta medianoche, y con él se esfumarían los 15.500 millones de ayuda financiera, y las duras condiciones asociadas.

Además, Grecia tiene pendiente hoy el pago de 1.500 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI). El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, ha asegurado que Atenas finalmente no cumplirá con este vencimiento. Según informa la agencia France Press, Varoufakis ha sido preguntado sobre el pago al FMI a la entrada de su ministerio. "No", ha sido su respuesta.

MÁS INFORMACIÓN
Juncker pide a los griegos que voten a favor de la propuesta de Bruselas
Los hitos de la crisis griega
El ‘corralito’ causa fuertes caídas en las Bolsas, pero no afecta al euro

Juncker reclama al primer ministro, Alexis Tsipras, que haga campaña por el sí a esa propuesta en el referéndum previsto para el domingo, informa Reuters y confirman fuentes europeas. Atenas descarta ese movimiento con las habituales palabras de charol: sería una “humillación” para Grecia. Sin embargo, fuentes próximas a Tsipras han afirmado al diario helenoKathimerini que el primer ministro está considerando esa oferta.

La última oferta europea incorpora varias concesiones. Por un lado, un IVA del 13% (y no del 23%) para los hoteles, tal como pedían los griegos para no perjudicar su sector turístico, y un impuesto a los armadores, como solicitaba también el Gobierno de Syriza. Además, Bruselas propone un difuso paquete de crecimiento e inversión de 35.000 millones de euros para contribuir al despegue de la economía griega, de nuevo en recesión y camino de la depresión con los controles de capital, el corralito y la espada de Damocles que pende sobre el maltrecho sistema financiero, que mañana podría tener que declararse en bancarrota si el BCE le corta el grifo.

Por último, Juncker habló este lunes de una promesa en firme para el próximo otoño sobre reestructuración de deuda, que incluiría una ampliación de los plazos de devolución y quizá alguna rebaja o moratoria de intereses.

Las advertencias a Tsipras no cesan. El ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, ha explicado hoy que en caso de que gane el no Grecia y Europa se adentrarían en territorio desconocido, y no cabe descartar un impago y la posterior salida del euro e incluso de la UE. Las agencias de calificación han empezado a rebajar el ‘rating’ de los bancos.

Pero quizá el aviso de más calibre procede del BCE. Benoit Coeuré, consejero ejecutivo del Eurobanco, ha asegurado en una entrevista aLes Echos que la salida de Grecia del euro “ya no puede excluirse”. Los griegos ya han dado muestras de que usarán todos los frentes judiciales para impedir que eso ocurra, incluida la apelación al Tribunal Europeo de Justicia, y han asegurado al Gobierno chino esta mañana que no tienen ninguna intención de salir del euro. Grecia podría quedarse en un limbo jurídico, según las fuentes consultadas, con el euro como moneda oficial y una segunda moneda para los pagos internos, como hicieron los argentinos con los denominados patacones.

Tsirpas ya sugirió anoche que no pagará los 1.500 millones que vencen hoy al FMI. La ministra adjunta de Finanzas, Nadia Valavani, ha asegurado que ese pago todavía es posible si Grecia obtuviera los 1.800 millones procedentes de los beneficios obtenidos con las operaciones con deuda griega realizadas por los bancos centrales. Pero ese desembolso está sujeto a la aprobación del Eurogrupo, el consejo de ministros de Finanzas del euro. Y para ello lo primordial sería un improbable gesto por parte de Tsipras a la oferta de Juncker de último minuto. Varoufakis acaba de descartar ese pago.

A pesar de las declaraciones optimistas de los líderes del euro, las primas de riesgo seguían al alza esta mañana. La diferencia entre los intereses que paga Portugal y los que paga Alemania (el país más fiable) supera de nuevo los 200 puntos. España e Italia vuelven a acercarse a toda velocidad hacia esa cota. Incluso en Francia y en Bélgica hay subidas notables. La incertidumbre en Europa siempre tiene un beneficiario: Alemania pagaba ayer el 0,92% por su bono a 10 años; hoy paga el 0,79%.

No hay comentarios: