viernes, 17 de julio de 2015

AFP, ¿protección para la vejez o gerontocidio?

Se podrá decir que las AFP están con menos recursos porque los jubilados viven más años que antes, que tienen muchas lagunas previsionales, o cualquier otra excusa, pero no podemos seguir siendo cómplices pasivos de este verdadero gerontocidio.

Por LEONARDO ONETO PIAZZE - 17 julio 2015


Aceleradamente están trabajando por estos días los integrantes de la comisión asesora presidencial sobre el Sistema de Pensiones, más conocida como comisión Bravo, esto para cumplir con el mandato de la Presidenta Michelle Bachelet, de entregar un informe preliminar con recomendaciones para mejorar las pensiones en Chile.

El crudo diagnóstico transparenta la crisis del actual sistema que está lejos de cumplir su promesa que suponía que las pensiones tendrían como mínimo un equivalente al 70% de los ingresos de los últimos años laborales.

Según cálculos de la Fundación Sol, a abril del año 2014, 9 de cada 10 jubilados en las AFP en modalidad de retiro programado, recibían una pensión menor a los $ 150.000, lo que es un ingreso menor a la línea de la pobreza. Eso significa que el 90% de quienes jubilan son condenados a vivir en condiciones de pobreza.

Se podrá decir que las AFP están con menos recursos porque los jubilados viven más años que antes, que tienen muchas lagunas previsionales, o cualquier otra excusa, pero no podemos seguir siendo cómplices pasivos de este verdadero gerontocidio.

Lo peor es que las soluciones que se están elaborando, todas son de costo de los trabajadores de este país, los que son expropiados inconstitucionalmente de sus ingresos personales para ser entregados a las AFP, una macabra máquina de negocios financieros que literalmente tiene al país por rehén.

Fuentes cercanas a la comisión presidencial aseguran que su informe está considerando recomendar, el aumento de la edad de jubilación, subir la tasa de cotización, proveer incentivos a los mecanismos alternativos de ahorro (APV y APVC), entre otros. Como se observa, todo el costo lo asumen los trabajadores, mientras los dueños del sistema obtienen millonaria rentabilidad gracias a nuestro aporte obligatorio que inconstitucionalmente nos obliga a entregar a rentistas privados parte de nuestros ingresos.

Las administradoras de nuestros fondos buscarán maximizar sus ganancias a costa del sacrificio de miles de personas de la tercera edad que con esperanza juntaron pacientemente un fondo mal llamado de capitalización individual, pues debiese llamarse de expropiación y descapitalización individual.

Según cálculos de Fundación Sol realizados a partir de datos de la Superintendencia de Pensiones, las utilidades del sistema de AFP sólo para el año 2012, fueron de $ 288.966.280.000 (doscientos ochenta y ocho mil, novecientos sesenta y seis mil millones, doscientos ochenta mil pesos)

Estas cosas no se informan, la gente que camina día a día a su trabajo no sabe que sus fondos están expuestos a un mercado financiero de juguete, manipulado por un puñado de grandes empresas, a merced de los vientos huracanados de las crisis fabricadas por una nueva generación de financistas sin escrúpulos, que especulan más que emprenden, arriesgando nuestros fondos y no los suyos.

Cómo no pedir justicia y prudencia en tiempos de tormenta, cómo no clama todo este país por nuestros jubilados arrojados a jugar el juego de no se sabe bien qué intereses, fondos usados para hacer subir o bajar las acciones, fondos colocados en empresas de papel.

Hace unos días, Chile fue capaz de ganar por primera vez la Copa América, ganándole a Argentina, hoy considerada por la Fifa la selección más grande del mundo, ¿cómo no vamos a ser capaces los mismos chilenos de romper las últimas cadenas que nos atan a la dictadura, que proyecta aún hoy su oscura sombra sobre nuestros ancianos?

No hay comentarios: