miércoles, 15 de julio de 2015

Condenan a cuatro años de prisión al ‘contable de Auschwitz’

Oskar Groening, en el proceso en Luneburgo (Alemania), el 14 de julio. /CHRISTIAN CHARISIUS

Gröning estaba acusado de cooperar en la muerte de 300.000 prisioneros

No hay perdón para el ‘contable de Auschwitz’

LUIS DONCEL Berlín 15 JUL 2015 - 11:27 CEST


Oskar Gröning pagará al final de su vida por los crímenes que cometió cuando era un veinteañero. El tribunal de Luneburgo ha condenado a este antiguo oficial de las SS a cuatro años de cárcel por cooperar en la muerte de al menos 300.000 internos de Auschwitz. Gröning no participó directamente en la muerte de ningún prisionero, pero ahora se le considera responsable de colaborar entre 1942 y 1944 en la maquinaria criminal del campo de concentración y de exterminio nazi. El caso Gröning ha generado en Alemania un profundo debate sobre los límites de la responsabilidad. El ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, dijo que este proceso contribuye a aliviar el “gran fracaso” del sistema judicial alemán, que solo llevó a los tribunales a medio centenar de los 6.500 miembros de las SS en Auschwitz que sobrevivieron a la guerra.

MÁS INFORMACIÓN
Auschwitz, un campo que resume todo el horror nazi
GRÁFICO Así era el mayor centro nazi de exterminio
No hay perdón para el ‘contable de Auschwitz’
El presente aún pesa en Auschwitz
España frente al Holocausto

La sentencia no asegura que Gröning, cuyo débil estado de salud obligó a suspender el juicio algunos días, vaya a cumplir la sentencia. Ahora hay que determinar si su salud le permite ingresar en la cárcel. Pero el fallo supone una clara señal cuatro años después de que la Justicia alemana estableciera un precedente. Entonces halló culpable en la muerte de 29.000 judíos al ucranio John Demjanjuk, que había trabajado en el campo de Sobibor y del que tampoco quedó demostrado que hubiera participado directamente en los asesinatos.

Gröning, que en Auschwitz se ocupó de registrar las pertenencias de los internos recién llegados, había reconocido su culpabilidad al inicio del juicio. “No tengo ninguna duda de que soy moralmente responsable de lo que hice. Muestro mi arrepentimiento y humildad ante las víctimas”, declaró el anciano. Este es el primer proceso contra un responsable de los crímenes nacionalsocialistas en el que el acusado ha pedido públicamente perdón a sus víctimas. Hace diez años, en una entrevista con la revista Der Spiegel, que le bautizó como el contable de Auschwitz, se describía a sí mismo tan solo como "una pieza más del engranaje". "Me siento culpable hacia el pueblo judío por haber formado parte de un grupo que cometió esos crímenes. Pero yo no los hice", añadía entonces.

Los demandantes mostraron su satisfacción por el fallo. “Nos llena de satisfacción comprobar que se puede perseguir penalmente a los responsables de la matanza”, aseguró en un comunicado Thomas Walter, abogado de varios de los 70 demandantes. La fiscalía, que destacó el “número casi inimaginable de víctimas” que contribuyó a matar Gröning, había pedido una pena de tres años y medio. Los defensores reclamaban su absolución.

No hay comentarios: