jueves, 23 de julio de 2015

El Parlamento griego aprueba reformas clave pese al cisma en Syriza

Tsipras habla con diputados de su partido durante la votación. / L. G. (AFP)

Tsipras reduce en tres los diputados rebeldes de su partido tras su llamada al orden

MARÍA ANTONIA SÁNCHEZ-VALLEJO Atenas 23 JUL 2015 - 07:00 CEST

El Parlamento griego ha aprobado en la madrugada de este jueves —con 230 votos a favor, 63 en contra y 5 abstenciones— el segundo paquete de medidas acordado con los socios de la Unión Europea. Horas antes de que el Parlamento griego sometiera a debate este grupo de reformas urgentes exigidas por el Eurogrupo para tramitar el tercer rescate, el primer ministro Alexis Tsipras llamó al orden a sus diputados díscolos. Superadas todas las apelaciones a la unidad de Syriza, y con un probable cisma en sus filas, Tsipras les reconvino por criticarle sin ofrecer alternativas. La votación del proyecto de ley sobre reforma del código civil y directiva bancaria europea ocurrió después de las 3.00 (hora peninsular española).

Protesta por el nuevo IVA ante el Parlamento

De manera espontánea, un grupo de docentes se ha manifestado este miércoles ante el Parlamento contra la subida al 23% del IVA de las academias. Los policías antidisturbios desplegados en previsión de incidentes no contaban con ellos, sino solo con dos marchas, una del sindicato de funcionarios Adedy y la otra, del sindicato comunista Pame, ambos en contra, pero por separado, del rescate. La doble convocatoria ha obligado a cerrar dos estaciones.

Tsipras ha plantado cara a los rebeldes de Syriza, como el líder desairado que es; varios ministros apuntan que la ruptura del partido es inevitable; la portavoz del Gobierno afirma que será difícil impedir nuevas elecciones, y algunos medios locales ya barajan fechas, el 13 o el 20 de septiembre, después del probable congreso que consagrará el cisma entre posibilistas —la mayoría de Tsipras— e ideólogos, la facción más radical del partido. Lo que suceda mientras, no será más que un nuevo giro en la espiral de inestabilidad que vive el país desde hace semanas.

Tras días de contención y una discreta asunción de las críticas, con el único movimiento de una básica remodelación ministerial que purgó a los cinco titulares radicales, el primer ministro griego ha pasado a la ofensiva, acusando a sus diputados díscolos de “ocultarse tras la seguridad” de su firma sin proponer alternativas viables a lo que denominan “un golpe de Estado” del Ejecutivo, supuestamente plegado a las exigencias de los socios. En un mensaje interno, filtrado en la noche del martes, Tsipras les echó en cara haber pronunciado “demasiados mensajes heroicos” sin ofrecer nada a cambio. La advertencia tenía destinatarios notorios: el exministro de Finanzas Yanis Varoufakis, el extitular de Energía, Panayotis Lafazanis, y la presidenta del Parlamento, Zoí Konstandopulu, aún en el cargo.

MÁS INFORMACIÓN
Bruselas aprueba el plan de saneamiento de la banca y da vía libre al rescate
La aplicación del IVA confunde a comerciantes y clientes en Grecia
Grecia cumple y paga el vencimiento de 4.200 millones al BCE
Grecia trata de recobrar el pulso económico al reabrir los bancos
El 45% de los griegos cree que es posible el ‘Grexit’, según un sondeo
El BCE y el Eurogrupo dan un primer espaldarazo a Grecia
Tsipras prescinde en su Gobierno de los ministros rebeldes

Los 39 diputados rebeldes en la sesión que aprobó el miércoles de la semana pasada el primer paquete de medidas exigidas por los socios europeos (32 votaron contra el acuerdo; seis se abstuvieron y uno no asistió) no sólo dejaron la mayoría parlamentaria de Syriza en 123 escaños —tres por encima del mínimo de 120 necesario para apuntalar un gobierno—, sino que tampoco han renunciado a sus escaños, pese a que están obligados a hacerlo si contravienen la disciplina de voto. De ahí la intención de Tsipras de hacer limpieza en Syriza, como veladamente advirtió a los disidentes. Tras su llamada al orden de este miércoles, el primer ministro logró reducir en tres parlamentarios la rebelión en sus filas, ya que en esta ocasión fueron 36 los que votaron en contra o se abstuvieron. Varoufakis es uno de los que ha cambiado el no por el sí.

El Parlamento griego ha sometido este miércoles a debate el proyecto de ley del segundo paquete de reformas exigido por el Eurogrupo para el tercer rescate, que ya ha empezado a tramitarse según fuentes de la UE. Excluidos ex profeso dos asuntos espinosos —la modificación del régimen fiscal agrario, por su coste electoral para los partidos que apoyan a Syriza, y la supresión de las jubilaciones anticipadas—, el texto, de 970 páginas y menos de 24 horas para estudiarlas, se componía de una reforma del código civil, para acelerar los procesos judiciales y reducir su coste, y la trasposición de la directiva europea sobre saneamiento de bancos, que incluye garantías para los depósitos de hasta 100.000 euros en caso de quita —otro fantasma recurrente en la Grecia del corralito—, pero también medidas polémicas como la introducción de subastas para viviendas embargadas. El apoyo de parte de la oposición ha garantizado la aprobación de las reformas.

Precisamente porque uno de los puntos del programa electoral de Syriza era impedir desahucios de la primera vivienda, el primer ministro se ha reunido con Luka Katseli, responsable de la Unión de Bancos Griegos, a la que ha arrancado el compromiso de mantener la moratoria antidesahucios que expiró a fines de junio y evitar cualquier embargo hasta finales de año. Con el vacío legal existente en el ínterim, “hemos de hacer todo lo posible para proteger a la población más vulnerable”, ha afirmado Tsipras tras ver a Katseli, exdiputada del Pasok muy cercana al jefe del Ejecutivo.

No hay comentarios: