jueves, 23 de julio de 2015

Los ganaderos franceses protestan pese al plan urgente del Gobierno

Atascos por las protestas ganaderas en la autovía que lleva a Lyon. / PHILIPPE DESMAZES (AFP)

Los tractores bloquean por cuarto día el acceso a Mont-Saint-Michel

GABRIELA CAÑAS París 23 JUL 2015 - 12:36 CEST


Las medidas urgentes aprobadas el miércoles por el Gobierno francés, con un paquete que suma 600 millones de euros, no ha obtenido el resultado esperado. En la mañana de hoy jueves los ganaderos han retomado las protestas bloqueando el acceso al turístico enclave de Mont-Saint-Michel y dificultando la entrada a Lyon, entre otras protestas que se extienden por todo el país. Las manifestaciones están produciendo enormes atascos en plena salida de vacaciones. El principal sindicato de los ganaderos, la FNSEA, sin rechazar de plano las propuestas gubernamentales, ha anunciado que la movilización ganadera continuará aún dos o tres días.

La ciudad de Lyon se ha despertado esta mañana asediada por los tractores. Las tres autopistas de entrada sufren importantes retenciones. Los ganaderos han demostrado así al presidente francés François Hollande, que ha visitado a primera hora la cercana población de Dijon, no estar satisfechos con las medidas de urgencia aprobadas el día anterior para resolver sus problemas. El presidente de la FNSEA (Federación Nacional de Sindicatos de Explotaciones Agrícola), Xavier Beulin, entiende que los ganaderos tienen razones para seguir manifestando su cólera por la situación. "Las medidas de urgencia anunciadas por el Gobierno ya estaban en marcha", ha asegurado Beulin. Los precios de la carne, alertan los ganaderos, no cubren los costes de producción y benefician, sin embargo, a los intermediarios: industria transformadora y gran distribución.

François Hollande se ha reunido esta mañana en Dijon con representantes de los ganaderos y ha llamado a la distribución y a la industria a que hagan un esfuerzo para remunerar mejor a los productores. El sector suscribió un acuerdo el 15 de junio pasado para elevar progresivamente el precio de la carne que, sin embargo, no se ha respetado. El primer ministro Manuel Valls ha llamado al fin de las movilizaciones. Estas, sin embargo, se han extendido hoy también hacia la zona del Ródano-Alpes y se mantiene en Normandía. En Caen, sin embargo, donde se iniciaron las protestas, los tractores se han retirado. Fue la zona que visitó hace dos días el ministro de Agricultura Stéphane Le Foll para calmar los ánimos.

Las medidas urgentes del Gobierno se centran en una reducción de impuestos para los ganaderos en dificultad y ayudas para la reestructuración de la deuda, importante en el sector. Los acreedores, además de los bancos, son los proveedores de alimentación animal.

No hay comentarios: