jueves, 16 de julio de 2015

La ONU asegura que Perú reduce un 14% el área sembrada de coca

Una campesina pisa hojas de coca en San Francisco, Perú, en 2014. / S. CARO

PERÚ »

El informe de la ONU señala que el Gobierno no erradicó el cultivo del arbusto en las zonas que concentran el 68% de la producción

JACQUELINE FOWKS Lima 16 JUL 2015 - 02:07 CEST


El informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (UNODC, por su sigla en inglés), Monitoreo de cultivos de coca en el Perú, 2014, presentado este miércoles en Lima, registra una disminución de 13,9% en la superficie cultivada de coca y un incremento de 31% en la erradicación, respecto de 2013. En contraste, señala que el Gobierno no erradicó en las zonas que concentran el 68% de la producción: el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) y el valle de La Convención-Lares (en Cusco, sierra sur).

MÁS INFORMACIÓN
El cultivo de coca en Perú crece por sexto año seguido y se acerca al de Colombia
Las rutas de tráfico de cocaína en Perú se multiplican
Perú supera a Colombia en superficie cultivada de coca
Los obreros de la cocaína

En la presentación del informe, el director de UNODC para Ecuador y Perú, Flavio Mirella, destacó que “en 2014 se registra en Perú una extensión de 42.900 hectáreas (cultivadas de hoja de coca), la más baja desde 1998”. Hace un par de semanas, la entidad informó que en Colombia la superficie pasó de 48.000 hectáreas en el 2013 a 69.000 el año pasado.

El informe sostiene que el área sembrada del arbusto en “zonas de producción representativas, como el VRAEM, La Convención y Lares e Inambari-Tambopata, se mantuvieron estables en relación al 2013”. Además, por tercer año consecutivo el reporte no calcula la potencial cantidad de clorhidrato de cocaína producido en Perú. Desde 2013 el organismo indica que no concluye “el estudio para la determinación de factores de conversión hoja de coca-cocaína”, es decir, el cálculo de la cantidad de insumos para el estupefaciente.

Nuevas vías

El informe de UNODC, basado en imágenes satelitales y la verificación directa y aérea, indica también que las rutas de salida de la hoja de coca y sus derivados “se han diversificado y las drogas también son transportadas por vía aérea”. La mayoría de pistas de aterrizaje de avionetas con rumbo a Bolivia se ubican en el VRAE, y los militares que las destruyen mediante explosivos notan que pocos días después los narcotraficantes abren nuevas, en los bordes de los ríos.

A fines de 2014, el Congreso creó una comisión investigadora de los presuntos vínculos entre el narcotráfico y los políticos, pero no ha tenido éxito pues como lo reconoció la presidenta, Rosa Mavila, sus colegas no asisten a las sesiones. Entre tanto, Gerald Oropeza, uno de los principales narcotraficantes prófugos desde abril, fue retirado del padrón de militantes del Partido Aprista hace solo un par de días.

No hay comentarios: