martes, 28 de julio de 2015

Las maras matan a cinco chóferes de autobús en San Salvador

Las pick up, llenas ante la suspensión del transporte. / REUTERS

Las pandillas criminales han decretado una orden de paro que los empleados no acataron

JUAN JOSÉ DALTON San Salvador - 28 JUL 2015 - 02:17 CEST


Cinco chóferes del transporte público fueron asesinados este lunes por no acatar la orden de "paro" ordenado por las pandillas. Otros dos empleados, un chófer y un cobrador, están heridos por la misma causa. Esta nueva acción de las maras en El Salvador ha generado un mayor caos al ya acostumbrado en la capital, San Salvador.

Las escenas de paros del transporte fueron comunes durante la guerra civil (1980-1992), cuando la exguerrilla bloqueaba el país en busca de objetivos políticos. Hoy la connotación es diferente, pero las consecuencias parecidas: las personas de bajos recursos son las que usan el transporte colectivo, considerado deficiente, desordenado e inseguro.

El paro del transporte no tuvo un anuncio oficial de las pandillas. Un dueño de autobuses dijo, sin identificarse, que el rumor corrió desde el fin de semana pasado; entre sábado y domingo, dos autobuses fueron incendiados por los pandilleros después de hacer bajar a todos los pasajeros.

Catalino Miranda, un reconocido líder de los transportistas, aseguró que en San Salvador se ha sentido el paro con más de 40 rutas de autobuses suspendidas. La versión de Miranda fue confirmada por el vocero del Gobierno, quien estimó en unas 38 o 39 las rutas que han acatado el paro.

"Los grupos delincuenciales están queriendo doblegar al Gobierno para que les demos beneficios y puedan reorganizarse y fortalecerse. Pero hemos dicho que el Ejecutivo no negociará ni dialogará bajo ninguna circunstancia con grupos delincuenciales", dijo el secretario de Comunicación, Eugenio Chicas, a EL PAÍS, quien agregó que se está investigando si "esto, como otras acciones, son parte de un plan desestabilizador en contra del Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén".

Ante el paro del transporte, la Policía Nacional Civil (PNC) ha tomado acciones: "Hemos decidido suspender las licencias de todo el personal policial para poder contar con el 100% de la fuerza", afirmó el subdirector de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto. Agregó que la zona urbana es estratégica ya que ha sido la más amenazada por las pandillas y será ahí donde se concentren los agentes.

La suspensión de licencias pretende hacer presencia en puntos de autobuses, en paradas, en terminales, "pero también hemos estado abordando unidades del transporte, no solo en San Salvador sino a nivel interdepartamental", detalló Cotto.

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo por sus altas tasas de homicidios, superiores a los 60 por cada 100.000 habitantes, según agencias de Naciones Unidas (ONU). Oficialmente se estima que en lo que va de año han muerto unos 15 salvadoreños diariamente, en su mayoría a manos de las pandillas.

No hay comentarios: