martes, 14 de julio de 2015

Netanyahu califica de “error histórico” el acuerdo con Irán

ACUERDO NUCLEAR CON IRÁN »

La oposición israelí afirma que el primer ministro ha fracasado ante el desafío de Teherán

Estados Unidos e Irán alcanzan un histórico pacto nuclear

JUAN CARLOS SANZ Jerusalén 14 JUL 2015 - 12:58 CEST


A pesar de haber intentado bloquear durante dos décadas el programa nuclear de Irán, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, constató este jueves que Estados Unidos, su principal aliado, y el resto de las grandes potencias no comparten su visión apocalíptica. “Teherán ha recibido una señal de vía libre para obtener armas atómicas. Gracias a las concesiones que recibe, muchas de las limitaciones que lo impedían van a ser levantadas”, aseguró en Jerusalén poco antes de que se oficializara el acuerdo en Viena. “Pero hemos estado comprometidos para impedir que Irán logre el arma atómica, y ese compromiso se mantiene”, advirtió

Netanyahu y gran parte de la sociedad israelí comparten la opinión de que un Irán con capacidades nucleares constituye una amenaza para la supervivencia del Estado Judío. “En las calles de Teherán aún se sigue gritando “Muerte a América”, “Muerte a Israel”, asegura el jefe de Gobierno. “Ahora Irán va a obtener cientos de miles de millones de dólares [tras el levantamiento de las sanciones] para proseguir su política de agresión y terror en Oriente Próximo y en todo el mundo: es un error de proporciones históricas”, sentenció, en alusión a los lazos de la República Islámica con el brazo armado de Hamás en Gaza y la guerrilla de Hezbolá en Líbano.

La viceministra de Exteriores, Tzipi Hotovely, calificó sin matices el acuerdo como una “rendición histórica de Occidente ante un eje del mal encabezado por Irán”. En las mismas filas del gubernamental partido Likud, el ministro de Inmigración, Zeev Elkin, llamó a la oposición a “cerrar filas con el Gobierno para dar juntos la batalla de la hasbará [presión, propaganda a favor de Israel] en el Congreso y sobre la opinión pública norteamericana”, según declaraciones recogidas por la Radio del Ejército de Israel.

El Gabinete de Netanyahu lleva preparándose desde hace tiempo para jugar la baza de la influencia ante el Legislativo de EE UU, que tendrá que revisar y aprobar definitivamente el acuerdo de Viena. La cercana campaña para las elecciones presidenciales y legislativas de 2016 también puede favorecer la estrategia del primer ministro, que espera poder contar con el apoyo de la influyente comunidad judía estadounidense.

El principal líder de la oposición, el laborista Isaac Herzog, había lamentado ya en el diario “Yedioth Ahronoth” la consecución de un acuerdo con Teherán en Viena. “Es inconcebible que Israel haya llegado a este momento crucial con cero influencia sobre las negociaciones. Ello se debe en exclusiva a un fracaso personal de Netanyahu, que antepuso sus intereses electorales a las relaciones con EE UU y la seguridad de Israel”, argumentó el líder del centro izquierda en referencia al discurso que el primer ministro pronunció en marzo, poco antes de las recientes elecciones israelíes, ante el Congreso de EE UU contra la negociación nuclear con Irán.

Uno de los principales analistas de la prensa israelí, el columnista deMaariv Ben Caspit, parecía coincidir con ese diagnóstico: “Se mire como se mire, se trata de un fracaso personal de Netanyahu, que desde hace 20 años se ha presentado como el líder que iba a bloquear el programa nuclear iraní”.

En la edición de este jueves del mismo diario proconservador, un alto mando militar aseguraba que las Fuerzas Armadas de Israel están “preparadas para cualquier escenario” en el caso de que Teherán obtenga el arma nuclear, “incluido el de una ofensiva”. Los servicios de inteligencia civiles y militares tienen previsto reunirse inmediatamente tras la difusión del contenido del acuerdo con Irán antes de presentar sus conclusiones al Gabinete de Seguridad del Ejecutivo.


No hay comentarios: