miércoles, 22 de julio de 2015

Rajoy: “Ningún catalán perderá su condición de español y europeo”

Rajoy, tras su reunión con el primer ministro argelino. / J. ROJAS / ATLAS

El presidente del Gobierno intenta transmitir tranquilidad y rebate el choque de trenes pero matiza: "Nada es posible fuera de la ley"

JAVIER CASQUEIRO Madrid


El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado esta tarde que su Ejecutivo "está preparado para cualquier problema que pueda surgir en el futuro" en relación a una hipotética declaración de independencia unilateral desde Cataluña pero intentó, sobre todo, transmitir un mensaje de tranquilidad y confianza en el actual modelo del Estado español no cambiará. Rajoy repitió tres veces un "estén tranquilos" genérico dirigido a la sociedad española en su conjunto porque afirmó que "los catalanes, españoles y europeos" que viven ahora en Cataluña "no van a perder su condición y también apeló a la tranquilidad sobre que "no se va a romper la soberanía nacional" y tampoco "va a haber independencia de Cataluña".

Rajoy eludió entrar en "los detalles" de los planes que tiene ya en marcha el Gobierno español ante este desafío pero sí enfatizó que quería fijar su posición sobre el problema. El jefe del ejecutivo español se declaró a favor de "la estabilidad política y de dar certidumbrea la gente" sobre que Cataluña es España y los catalanes son ciudadanos españoles y europeos y eso no va a variar en el futuro. El discurso, muy preparado, iba dirigido a subrayar todos los aspectos de "unión" y no de "división" de nuestra historia conjunta y menoscabar la actitud de "los que pretenden romper lo que lleva unido siglos y a los que no les importa nada la división".

Sobre ese mensaje de fondo, Rajoy insistió en que las elecciones del 27 de septiembre que el presidente catalán Artur Mas pretende convocar con carácter supuestamente plebiscitario para refrendar sus posiciones a favor de la independencia no pueden ni deben tener legalmente ese sentido. Rajoy reafirmó: "Las elecciones son autonómicas y solo sirven para elegir parlamentos autonómicos y no se va a privar a ningún español de decidir sobre su futuro". En esa línea profundizó que intentar colar a través de unas elecciones autonómicas una consulta sobre la independencia "sería un ataque frontal a la ley, a las normas, sin precedentes, y el Gobierno no lo iba a permitir porque es su obligación".

Mariano Rajoy rechazó que se pueda hablar de "choque de trenes" a las dos visiones tan enfrentadas que encabezan él por un lado y Mas por otro y que parecen no poder confluir en ningún punto en estos momentos. Rajoy señaló: "No es choque de trenes, es aplicación de la ley. Todo es posible dentro de la ley y nada es posible fuera de la ley. Un presidente no se puede saltar la ley porque eso es una situación grotesca. No puede hacerlo. Puede convocar elecciones pero no romper la ley ni una Constitución tan avanzada como la española".

El líder del PP eludió comprometerse sobre la futura nominación de la presidenta actual del partido en Cataluña como candidata a esas elecciones y dirigió una pregunta sobre esa designación a las estructuras del aparato de esa formación en la sede de "Génova 13". Rajoy, sin embargo, es el que definirá esa nominación y de hecho todo el partido, en Cataluña y en la sede central, está a la espera de que decida cuándo se proclama esa candidatura y quién será el cabeza de cartel, porque Sánchez Camacho, que sería la apuesta más lógica, levanta muchas críticas internas.

Rajoy sí quiso explicar que, aunque el PP defiende y ha propuesto varias veces la formación de una lista unitaria de partidos constitucionalistas para contraponer a la candidatura independentista que promueven Mas y Oriol Junqueras, no se ve negociando o charlando con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, sobre esa solución. Rajoy ha deducido que Iglesias y Podemos respaldan el derecho a decidir de los catalanes al margen del resto del Estado y aclaró que esa no es su posición y por lo tanto poco o nada tiene que conversar con esa formación.

No hay comentarios: