jueves, 9 de julio de 2015

Reino Unido suaviza los recortes en un presupuesto más social

George Osborne este miércoles en Downing Street. / SIMON DAWSON (BLOOMBERG)

Las cuentas del Gobierno de Cameron incluyen un aumento del salario mínimo

PABLO GUIMÓN Londres 9 JUL 2015 - 10:09 CEST


El Gobierno británico suavizará la intensidad de los recortes sociales, que serán importantes pero menos drásticos de lo que venía avanzando en los últimos meses. Así lo ha anunciado hoy George Osborne, ministro de Finanzas, al presentar en el Parlamento los primeros presupuestos de un Ejecutivo enteramente conservador desde 1996. Refiriéndose a los tories como “el partido de la clase trabajadora”, el canciller del Exchequer ha reservado para el final de su intervención el anuncio más inesperado: un aumento del salario mínimo, destinado a contrarrestar los recortes en las ayudas a las familias con rentas más bajas, a las que además se liberará de carga impositiva.

Osborne había anunciado el pasado mes de marzo un ahorro de 12.000 millones de libras (17.000 millones de euros) en prestaciones sociales en los dos próximos años, para eliminar el déficit estructural. Pero el Gobierno se ha dado un año más para alcanzar ese objetivo.

MÁS INFORMACIÓN
Cameron promete más recortes al entrar en el año electoral
Hambre oculta tras el milagro británico
Las dos caras del milagro británico
GRÁFICO Datos clave de la economía británica

Los severos recortes sociales afectan a las ayudas a la vivienda, a las prestaciones por hijos (que se eliminarán a partir del tercero) y a las ayudas que reciben las personas con menos ingresos (se congelarán durante cuatro años). Estas últimas complementan las ganancias de los trabajadores, permitiendo a las empresas pagar salarios más bajos. Pero ahora son las empresas las que deberán pagar más. Osborne ha anunciado una progresiva subida del salario mínimo, para los mayores de 25 años, de las 6,50 libras (9 euros) por hora actuales a 7,20 (10 euros) a partir de abril, que llegarán a 9 libras (12,5 euros) por hora para 2020. Y las familias con rentas más bajas, las que más sufren los recortes, se verán compensadas también con un aumento del nivel de renta por debajo del cual se está exento de tributar, de 10.500 a 12.500 libras (17.400 euros) anuales para 2020.

El Partido Conservador obtuvo el pasado 7 de mayo una inesperada mayoría absoluta, con la promesa de continuar con el plan de austeridad que pusieron en marcha la pasada legislatura en su Gobierno de coalición con el centrista Partido Liberal Demócrata. Pero en su séptimo presupuesto, a pesar de estar ya liberado del contrapeso de sus socios de coalición, Osborne ha optado a última hora por reducir el alcance de unos recortes cuestionados por la oposición y por la propia Oficina de Responsabilidad Presupuestaria, organismo independiente instaurado por el Gobierno de Cameron para supervisar el presupuesto estatal. Los tories confían en que el “conservadurismo de clase obrera”, como lo definen algunos analistas, inflija aún más daño a la maltrecha oposición laborista, en pleno proceso de elección de líder tras la contundente derrota electoral.

“El déficit presupuestario es ya menos de la mitad de lo que era en 2010”, ha anunciado Osborne. “Y lo seguiremos reduciendo al mismo ritmo al que lo hicimos en la pasada legislatura. No iremos más rápido, ni más despacio”. El superávit en las cuentas públicas no se alcanzará, como estaba previsto, en el ejercicio 2019-2020, sino un año mas tarde.

Esto no significa un cambio en el dogma de la austeridad que enarbola el Gobierno de David Cameron. Los presupuestos responden a un modelo económico puramente tory. El ministro no desaprovechó la oportunidad que le brindaba la crisis griega para subrayar la necesidad del control en el gasto público. “No hay más que mirar a la crisis que está viviendo Grecia mientras estamos hablando para comprender que si un Gobierno no tienen el control sobre su endeudamiento, el endeudamiento tomará el control el país”, ha dicho Osborne.

También las clases medias tendrán una rebaja en su carga impositiva, al aumentarse progresivamente –de las 42.000 libras anuales actuales hasta 45.000 en 2019- el nivel de ingresos por encima del cual se paga un 40% de impuesto sobre la renta. Esta medida supondrá un coste adicional de 1.680 millones para 2020.

Medidas clave

Defensa. Compromiso de mantener el gasto en esta partida por encima del 2% del PIB que recomienda la OTAN.

Restricciones a la concesión del llamado non dom status , que permite a residentes en Reino Unido cotizar solo por las rentas obtenidas en el país.

Progresiva eliminación del impuesto a los bancos, que se sustituirá por un sobrecargo del 8% en su impuesto de sociedades.

Devolución de más poderes a las regiones.

Corrección a la baja de la previsión de crecimiento para 2015 de 2,5% a 2,4%.


El presupuesto contempla medidas contra la evasión fiscal y la eliminación del impuesto de sucesiones para las viviendas de menos de un millón de libras (1,4 millones de euros). Además, se concede a las autoridades locales potestad para ampliar el horario comercial de los domingos.

El presupuesto de Defensa se aumentará cada año, ha añadido Osborne para satisfacción del sector duro de su partido, lo que permitirá a Reino Unido cumplir con la recomendación de la OTAN de que el gasto en Defensa no baje del 2% del PIB.

El ministro ha comunicado la modificación de dos figuras polémicas. Por un lado el conocido comonon dom status, que permite a residentes en Reino Unido pagar impuestos únicamente por los ingresos que obtienen en suelo británico, con solo demostrar que el propio sujeto, su padre o su abuelo nacieron en el extranjero. Osborne ha anunciado que no podrán disfrutar de ese estatus aquellos que hayan residido en Reino Unido durante 15 de los últimos 20 años.

También será modificada el impuesto a los bancos, introducido por el propio Osborne, que deben pagar todos los bancos que operan en Reino Unido, aunque afecta especialmente a los británicos, ya que se aplica a sus resultados globales, mientras que los bancos extranjeros cotizan solo por los resultados de su operación en suelo británico. Dicha tasa fue citada por HSBC como uno de los motivos de su recientemente anunciada intención de mover su sede central de Reino Unido a otro país. El ministro ha anunciado que se reducirá ese impuesto progresivamente en los próximos seis años y se aplicará solo a las actividades en Reino Unido. Se sustituirá por un sobrecargo del 8% en el impuesto de sociedades a los bancos.

Osborne ha corregido ligeramente a la baja las previsiones de crecimiento de Reino Unido para 2015, del 2,5% anticipado en marzo a un 2,4%. “Esto sigue siendo más que Estados Unidos, más que Alemania y el doble que Francia”, ha señalado. El país cerró 2014 con un crecimiento económico del 3%, el mayor de una economía desarrollada.

Manifestación contra los recortes

/ NIKLAS HALLE'N (AFP)

Por la tarde, centenares de personas se manifestaron en el exterior del parlamento para protestar por los presupuestos. La protesta, convocada por la Asamblea del Pueblo Contra la Austeridad, ha incluido una acción en la que los manifestantes se han dejado caer sobre el césped de la plaza y han soltado globos negros de helio.

El candidato a liderar el Partido Laborista Jeremy Corbyn, la líder de los Verdes, Natalie Bennet, y representantes sindicales han hablado ante un público que, en un guiño al referéndum griego del pasado domingo, portaba carteles de “Oxi a Osborne”.

No hay comentarios: