jueves, 9 de julio de 2015

“Nunca amenace a un iraní”, avisa el negociador de Teherán

Federica Mogherini se dirige a los medios en Viena. / JOE KLAMAR (AFP)

PROGRAMA NUCLEAR DE IRÁN »

El diálogo por el acuerdo nuclear llega a sus últimas horas entre nervios y escenas de tensión


MARC BASSETS Viena 9 JUL 2015 - 02:10 CEST


El cansancio y los nervios empiezan a hacer mella en los negociadores que desde hace casi dos semanas buscan, en un hotel de Viena, un acuerdo sobre el programa nuclear de Irán.

“Nunca intente amenazar a los iraníes”, le dijo el ministro de Exteriores de Irán, Javad Zarif, a la jefa de la diplomacia europea,Federica Mogherini, durante una sesión plenaria entre los negociadores iraníes y los de las potencias mundiales. Según otra versión de episodio, la frase exacta fue: "Nunca amenace a un iraní".

De repente, como señaló en un mensaje en Twitter el periodista iraní destacado en Viena Arash Azizi, #neverthreataniranian (#nuncaamenazeauniraní) se convirtió en tendencia "en ciertos círculos".

El episodio, confirmado a EL PAÍS por fuentes próximas a la negociación, refleja la tensión en unas negociaciones que se han prolongado ya dos días y que, en dos ocasiones, han incumplido los plazos impuestos por los propios participantes.

“Era en el contexto de un intercambio muy franco, como suele ocurrir en negociaciones tan difíciles”, explica la fuente citada.

La agencia rusa RIA Novosti, que desveló el incidente, explicó que la discusión estalló a propósito del embargo armamentístico a Irán, uno de los obstáculos que frenan el acuerdo en Viena. Según RIA Novosti, el ministro Zarif respondió a las palabras de uno de los negociadores occidentales. Este negociador habría dicho al iraní, según la agencia rusa, que si Irán no quería un acuerdo, las negociaciones debían terminar.

Según la agencia Bloomberg, la agencia iraní Tasnim identificó a este negociador como Mogherini, alta representante para la política exterior y de seguridad de la UE y vicepresidenta de la Comisión Europea. Mogherini tiene un papel central en las negociaciones: preside las reuniones de llamado P5+1, el grupo de cinco países del Consejo de Seguridad (EE UU, Francia, Reino Unido, China y Rusia) más Alemania, y copreside, con Zarif, las reuniones plenarias del P5+1 con Irán.

Después de que Zarif dijese a Mogherini que nunca amenazase a un iraní, el ministro ruso, Serguéi Lavrov, intervino.

“Ni a un ruso”, dijo en tono de broma, según las fuentes citadas. A lo que Mogherini replicó con otra broma sobre el hecho de que ella es italiana. Terminaron riéndose, añaden.

En una comparecencia ante la prensa, el martes, Mogherini ya reveló, sin especificar detalles, que en las negociaciones hubo momentos de tensión. “Ha habido tensiones”, confirmó el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius.

Ante las noticias sobre las tensiones en la negociación, la portavoz de Mogherini, Catherine Ray, respondió con un mensaje en Twitter, en inglés y en persa: “Las relaciones honestas se basan en la apertura, la franqueza y el respeto mutuo”.

Y un miembro de la delegación iraní escribió en la misma red social un mensaje citando al ministro Zarif: “La sra. Mogherini siempre ha tenido un papel muy positivo y constructivo en las negociaciones”.

Este no ha sido el único momento tenso. Bloomberg informa de que Zarif, harto de que sus homólogos occidentales señalasen el papel desestabilizador de Irán en Oriente Próximo, les espetó: "Si hablamos de seguridad regional, yo debería llevarlos a todos ustedes a los tribunales internacionales por apoyar a Sadam". Se refería al apoyo de EE UU al dictador iraquí Sadam Husein durante la guerra Irán-Irak en los años ochenta.

En otro momento, según la agencia iraní INRA, el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, y Zarif, reunidos cara a cara, se enzarzaron en una discusión a gritos. Un asesor de Kerry entró en la habitación para avisarles de que se les oía fuera.

No hay comentarios: