viernes, 31 de julio de 2015

Tsipras fuerza a Syriza a tomar partido sobre el rescate europeo

Tsipras durante una sesión parlamentaria en Atenas / MILOS BICANSKI (GETTY IMAGES)

GRECIA »

El primer ministro logra el apoyo a un congreso extraordinario en septiembre

Tsipras amenaza a los rebeldes con elecciones

CLAUDI PÉREZ Atenas 31 JUL 2015 - 00:37 CEST


Problemas en Atenas y problemas en Washington; no es el fin del mundo, pero nada va a ser fácil para Grecia, ni con los acreedores externos ni en las procelosas aguas de la política interna. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha convocado un congreso extraordinario en septiembre para acallar a las voces más críticas dentro de su partido, Syriza, acerca de su liderazgo y del rescate europeo. Tsipras ha logrado dejar para el otoño ese congreso pese a los deseos de los rebeldes, y tras amenazar con un referéndum interno, para este domingo, sobre si existe la posibilidad de poner en marcha un plan alternativo al pacto con los acreedores alcanzado hace unos días; sobre “si había una alternativa en la madrugada del 13 de julio”, la del acuerdo.

Paralelamente al debate interno en torno al rescate y la figura de Tsipras, el FMI ha reiterado que no participará en el tercer programa hasta que Atenas demuestre que puede superar con éxito el primer examen, previsto para otoño. El FMI deja en el aire su aportación hasta que Grecia dé muestras de su compromiso con el programa (esto es, hasta que apruebe las primeras medidas) y, sobre todo, vincula la financiación a que la eurozona “haya acordado un alivio de la deuda”.

MÁS INFORMACIÓN
Tsipras amenaza a los rebeldes de Syriza con convocar elecciones
Atenas descarta aprobar más medidas antes del rescate
El exministro Varoufakis planeó un sistema bancario paralelo al euro
Francia busca una refundación de la zona euro tras la crisis griega

“Hay que respetar las decisiones colectivas”. Alexis Tsipras ha cargado, durante la reunión del comité central de Syriza, contra la oposición interna en su propio partido, liderada por el ministro Panaiotis Lafazanis. Lafazanis apostaba fuerte por un congreso del partido antes de la firma del tercer rescate, prevista para mediados de agosto. Tsipras se ha cerrado en banda a esa posibilidad, y ha ofrecido celebrar un cónclave extraordinario en septiembre, una vez esté listo el rescate, para decidir entonces si conviene o no ir a unas elecciones anticipadas. Además, ha advertido de que si Syriza no aceptaba esperar hasta septiembre, se celebraría un referéndum interno el próximo domingo.

Una clara mayoría de los dos centenares de miembros del comité central ha apoyado finalmente la propuesta de Tsipras de dejar el congreso para otoño. El acalorado debate, de más de 12 horas, ha puesto de manifiesto la profunda división en Syriza (una decena de integrantes del comité central anunciaron su dimisión, informó France Presse).

El primer ministro ha insistido en que cualquier otra alternativa al tercer rescate no hubiera sido viable. Pero Lafazanis lidera una plataforma cada vez más activa, que clama contra “la humillación” asociada a ese paquete de ayuda y abre incluso la puerta a una posible salida del euro. Además, el exministro Yanis Varoufakis ha sugerido en los últimos días que sí había alternativa al rescate:activar una moneda paralela, dentro del euro, cuando se cerraron los bancos, el fin de semana previo al referéndum sobre la propuesta europea.

Tsipras ha reclamado a Syriza que cierre filas y acabe con las voces discordantes de los rebeldes. “Algunos creen que la alternativa es salir del euro”, dijo ante la cúpula de su partido, en un cine ateniense. “Si alguien cree que puede conseguir algo mejor con otro primer ministro y otro Gobierno que lo diga”, arengó el primer ministro a sus correligionarios. El primer ministro incluso se ha planteado acallar al ala crítica con un referéndum sobre su figura –que sigue cotizando al alza en las encuestas— y sobre la controvertida decisión de aceptar un duro rescate apenas días después de que el pueblo griego rechazara una propuesta europea anterior en un controvertido referéndum. Una cuarta parte de Syriza ha votado en el Parlamento contra el rescate y deja al Gobierno en una posición delicada, pero no está nada claro que Lafazanis y los suyos puedan aglutinar una mayoría suficiente como para propinar un revés a los planes de Tsipras.

Tras calificar de “surrealistas” las propuestas de los críticos, ha explicado que las opciones de Grecia pasan por “un compromiso difícil o una quiebra incontrolada”. Y deja la puerta abierta a la convocatoria de elecciones anticipadas, si no consigue la estabilidad política necesaria después de la guerra de guerrillas interna dentro de Syriza.

No ha sido el único sobresalto del día. El FMI ha reiterado que no pondrá un solo euro más en Grecia hasta que Atenas y lo socios acuerden definitivamente el tercer programa –a mediados de agosto—y el Ejecutivo griego supere con éxito el primer examen de la antigua troika, hoy cuadriga (FMI, BCE; Comisión Europea y Mede, el mecanismo de rescate). En otras palabras: el Fondo quiere ver dinero europeo contante y sonante. Y quiere también la reestructuración prometida de la deuda griega, para que salgan los números: el FMI no puede participar en ningún programa si los análisis de sostenibilidad de la deuda no salen impolutos. Y en Grecia, de nuevo en recesión y con los bancos hechos trizas, todo son impurezas. Alemania propuso también un plan que incluye quitar poder a la Comisión Europea y dárselo al Eurogrupo (la reunión de ministros de Finanzas) para endurecer las reglas fiscales de la eurozona. El Eurogrupo podría también sustituir a la Comisión en la cuadriga de instituciones que supervisa el rescate en Atenas. Berlín quiere, cómo no, mayor dureza. Una vez más.

No hay comentarios: