martes, 25 de agosto de 2015

A la Sombra de los Cuervos


El nuevo libro del escritor y periodista Javier Rebolledo que denuncia a civiles que colaboraron con la dictadura

Por Felipe Reyes - 
23/08/2015  (cambio21.cl)

Se trata de un trabajo meticuloso, potente y detallado. Donde se desenmascara a muchos de los personajes más poderosos de la derecha política chilena y sus vínculos directos con la dictadura, se desvela su complicidad con las muertes y las desapariciones de muchos chilenos.

Los tiempos favorablemente están para libros como "A la sombra de los cuervos-Los cómplices civíles de la dictadura", del periodista Javier Rebolledo. Textos que denuncian, con nombre y apellido, a los que fueron responsables de los hechos más atroces que pudo haber experimentado la sociedad chilena. La dictadura realmente marcó a varias generaciones, y la forma más honesta de superar su influjo es con la verdad.

Civiles y militares bailaron un danza de muerte, desaparición y torturas; la sombra de los cuervos cubrió al país y, lamentablemente, sus alas permanecen oscureciendo al país.

Un libro necesario

El libro se lanzó oficialmente el sábado pasado, en el Club Providencia. Acompañaran al autor en este lanzamiento Verónica de Negri, madre de Rodrigo Rojas; el periodista Jorge "Gato" Escalante, y el abogado y periodista Tomás Mosciatti, quienes compartieron sus impresiones sobre la obra.

El libro establece la responsabilidad directa que tuvieron muchos civiles en los crímenes de la dictadura desde sus primeros días, y cómo algunas de las familias más poderosas del país basan el crecimiento de sus fortunas en el aprovechamiento que tuvieron de su relación con el régimen cívico-militar. Especificamente se analiza a las familias Matte y Kast.

El libro demuestra, además, que "hasta la fecha, la revisión crítica de la historia reciente del país ha estado colmada de evidencias respecto de la práctica del terrorismo de Estado. Ha sido menos frecuente que se tipifiquen de atentados a los derechos fundamentales las reformas laborales, las de salud y educación, las tributarias, las del sistema de pensiones, las privatizaciones del sector productivo y de los recursos naturales, el enriquecimiento ilícito; la prohibición de sindicalizarse, de informarse, de expresarse, de organizarse, de vivir en el país propio. Dichas "políticas refundacionales" habrían sido imposibles de concretar sin la violencia y la práctica del terrorismo de Estado. Aún peor: muchas se encuentran vigentes, pues fueron declaradas intocables en negociaciones entre los gobiernos de la Concertación y la dictadura".

Conversamos en exclusiva con el autor, Javier Rebolledo.

¿Por qué enfocarse en estas dos familias, los Matte y los Kast?

"Bueno, se trata de una familias sumamente importantes y poderosas. Los Matte son una de las familias más ricas de este país y representan una tutela histórica de muchas cosas. Los valores, el sistema económico; se trata de una forma de hacer país. Cuando hablo de la historia de los Matte, al mismo tiempo, hablo de muchísimas otras personas que estuvieron, y que están, alrededor de ellos. Al hablar de la familia Kast sucede algo parecido. Da pie para hablar del sistema económico y de muchos empresarios que se vieron beneficiados con la labor de Miguel Kast y con su trabajo en la Odeplan (Oficina de Planificación Nacional) durante la dictadura, lugar desde donde se planearon todas las implementaciones económicas que nos afectan hasta el día de hoy: Isapres, Educación y AFP", ratifica.

"Fue una investigación de dos años y medio. Todo lo que se narra en el libro sobre estas dos familias se relaciona con la implementación de nuestro sistema económico, en la labor de los Chicago Boys. Serían dos investigaciones a partir de dos familias, el poder absoluto con los Matte y la implantación del sistema económico con los Kast", revela.

¿Cómo ha sido la respuesta de las personas y de los medios frente al libro?
"Buenas. Hemos sido reseñados en distintos medios, radios y televisión y ha generado discusión. Sentimos que la expectación ha ido creciendo pues justamente el país está viviendo una suerte de reflote de los temas de derechos humanos y se ha ido encauzando hacia el lado de nombrar a las personas que se vieron beneficiadas con algunos hechos particulares, como las torturas y las desapariciones. Por lo mismo, cuando hoy vemos los casos Penta, Soquimich y Corpesca nos damos cuenta que son las mismas personas que colaboraron y que fueron cómplices activos de la dictadura y que participaron, de una u otra forma, en violaciones a los derechos humanos muchos de ellos", atestigua.

En tu texto se narran acontecimientos de los años 70 y 80, bajo dictadura. Causalmente hoy podemos apreciar una linealidad en la historia, que tuvo como cimiento esos años bajo dictadura. ¿Qué opinas?

"Esa es la estructura del libro, pues hay muchos personajes, como Jovino Novoa, los Matte, los Kast, Sergio Fernández y otros, y se aprecia cómo ellos desde jóvenes estuvieron relacionados a algunos órganos del aparato estatal. Ellos participaron activamente durante esos años en la privatización de las empresas, lo que también podría considerarse una violación a los derechos humanos, más si no existe un Parlamento, ni un Poder Judicial, ni un Poder Ejecutivo real; tenemos que denunciar a estas personas quienes se enriquecieron en esos tiempos y hoy se construyen como unos verdaderos monstruos sumamente poderosos y han reducido el estado a una mínima expresión".

¿Cómo se relaciona el pasado con la coyuntura?
"En los años 70 y 80 el país se dividió entre empresarios y las personas, y hoy vemos que estos empresarios son quienes dominan el país, pues ellos son quienes mandan al poder político, ellos mandan al poder ejecutivo y ellos mandan al poder legislativo pues esas boletas falsas han venido a corroborar las colaboraciones, y esas colaboraciones tienen un precio".

¿Qué cosas consideras que son elementales preguntarse de la realidad social actual que deberíamos cambiar?
"Necesitamos una Asamblea Constituyente y una nueva Constitución. ¿Necesitamos que la educación sea entregada por el empresario, y que si gana menos plata se cierra el colegio y si no sigue? ¿Necesitamos que la salud sea entregada por un empresario? ¿Necesitamos estar pagando a una AFP toda una vida para así tener unas pensiones miserables? ¿Eso es lo que queremos para el país y para todas las personas? Estas son las preguntas que deberíamos preguntarnos, y participar en la elección y no dejar todo en manos de quienes nos controlan".

¿Cómo cambiamos para incentivar la participación de las personas?
"Hay que empezar a quitarles el piso a los políticos, hay que comenzar a exigirles. Nos damos cuenta todos que nuestro voto no vale lo que valía. El tema de la Asamblea vale la pena luchar. Ahora estamos discutiendo temas sociales que antes no hubiéramos pensado que lo haríamos. La calle, las protestas son el mecanismo de presión para generar algo".

Cuándo te informas y lees y escuchas la información de los medios y puedes comprobar que las mismas personas que denuncias en tus libros son quienes llevan la vanguardia de los comentarios y las determinaciones más importantes, ¿qué genera en ti?
"La verdad, nada. No me siento frustrado, pues en la medida en que estoy realizando mi trabajo colaboro con la denuncia para que la información se masifique. Hay que denunciar todo lo que sucede. Estamos construyendo para que, ojala, en un momento podamos vivir en un país mejor".

¿Estas personas que aparecen nombrados en tus libros, son cómplices de la dictadura?
"Sí que lo son. Son cómplices activos, y yo creo que ellos sabían muchas cosas. En el libro demuestro que muchos de estos actos delictivos ellos los supieron, pues de esa forma les favorecía para establecer las medidas y las formas que les aseguraban el futuro. Todo esto lo exculpan cuando se dirigen a sus congregaciones religiosas, Los legionarios y el Opus Dei".

No hay comentarios: