martes, 11 de agosto de 2015

Clinton quiere acabar con la deuda por el alto coste de la universidad

La candidata demócrata Hillary Clinton. / K. DJANSEZIAN (AFP)

ELECCIONES EE UU 2016 »

La deuda de los universitarios asciende a 1,2 billones de dólares


Trump, expulsado de un evento por sus comentarios misóginos

CRISTINA F. PEREDA Washington


El alto precio de la educación universitaria en Estados Unidos ha contribuido a crear la que puede ser la próxima ‘burbuja’ financiera: la deuda estudiantil. Los norteamericanos con un título universitario acumulan una deuda de 1,2 billones de dólares. La grave amenaza que esto supone para la economía ha convertido el problema en una parada imprescindible para los candidatos a la presidencia. Este lunes, la aspirante demócrata Hillary Clinton expone su solución: un programa federal que ayude a los estudiantes a pagar la matrícula de centros públicos sin necesidad de recurrir a un préstamo.

“Quiero que la universidad sea asequible. La educación superior debería ser un derecho, no un privilegio para aquellos que pueden pagarla”, afirmó Clinton en un vídeo de campaña. En la grabación, la candidata cita ejemplos de estudiantes que pagaron 64.000 dólares al año, deben 149.000 dólares en el momento de graduarse, pagan préstamos con intereses del 9% o invierten una media del 27% del sueldo del primer trabajo en devolver ese crédito.

La deuda estudiantil se ha triplicado en la última década, alimentada por un aumento del precio de las matrículas del 40%. Los expertos atribuyen esa subida a los recortes de presupuesto, ya que las universidades cubrieron la falta de financiación pública subiendo las matrículas. En la actualidad, 43 millones de estadounidenses deben parte del coste de su educación, según el Centro Pew de Investigación. Las cifras representan el 37% de los hogares con adultos menores de 40 años.

Clinton propone la inversión de 350.000 millones de dólares durante una década para cubrir el coste de la educación superior en centros públicos. La propuesta es similar a la que ya han presentado otros candidatos republicanos, una señal de que los dos partidos políticos quieren resolver el problema de la deuda estudiantil, una de las principales razones por la que los estadounidenses están retrasando la edad en la que abandonan la casa de sus padres.

La propuesta, que será presentada este lunes en un acto en New Hampshire, consiste en destinar 175.000 millones de dólares para que los estados cubrir la matrícula universitaria, cuyo presupuesto se financiará en gran parte eliminando los beneficios fiscales de las rentas más ricas. A cambio de recibir ese dinero, los estados deberán cancelar los recortes presupuestarios que en los últimos años han diezmado los recursos para educación y aumentar la inversión en el sector. Las universidades, por su parte, deberían comprometerse a un control del gasto.

El republicano Marco Rubio, sin embargo, argumenta que el problema no es solo el precio de las matrículas sino que el sistema universitario ya no funciona. En declaraciones a la cadena FOX, Rubio acusó a Clinton también de proponer “lo mismo que hace siempre la izquierda” por financiar el plan federal mediante impuestos a las rentas más ricas. “Este plan encarece la actividad empresarial al aumentar los impuestos para después arrojar ese dinero en un sistema educativo caducado”, aseguró el senador, cuya propuesta incluye permitir que inversores privados financien la educación de los universitarios a cambio de un porcentaje de su futuro sueldo.

La propuesta de Clinton aborda en una etapa muy temprana de la campaña uno de los asuntos que pueden resultar clave para atraer a los votantes más jóvenes. La demócrata intentará así mantener gran parte del electorado que contribuyó a las victorias de Obama en 2008 y 2012. Su plan educativo necesitaría en cualquier caso del Congreso, cuyas cámaras están dominadas en la actualidad por mayorías republicanas que ya se han opuesto a propuestas similares del presidente.

No hay comentarios: