martes, 18 de agosto de 2015

Confederación General de Trabajadores (CGT-CHILE)

PULSO SINDICAL Nº 288
DEL 01 AL 14 DE AGOSTO 2015

Por 
MANUEL AHUMADA LILLO - Presidente C.G.T. CHILE (vivalacgt@gmail.com)


Fueron algo más de 2 semanas de trabajo, las que nos permitieron llegar a miles de trabajadores y decenas de organizaciones en Santiago y algunas ciudades de nuestro país, y desde el exilio con la página Paladines -Edición Global- que nos entrega cobertura internacional. Estamos orgullosos, como CGT, de ser parte integrante del CIUS.

Saludamos a quienes pegaron cientos de papelografos y distribuyeron miles de cartillas informativas en plazas, estaciones de Metro, Inspecciones del Trabajo y a la salida de los lugares de trabajo. Ya no solo nosotros tenemos claro el porque del rechazo a las reformas laborales, sino que también hemos podido exponer las razones de este rechazo y dejar claro que el nuestro, no tiene nada que ver con la oposición a las reformas expuestas por los empresarios.

Los trabajadores estamos hartos de flexibilidad y adaptabilidad, por eso rechazamos.

Los patrones quieren una total libertad para contratar y despedir, por eso se oponen.

Los patrones quisieran disponer de nuevos esclavos, por eso no aceptan reformas.

Los trabajadores queremos sindicalizarnos y negociar de verdad. Por eso el rechazo.

No más humillaciones, basta de represión por expresarnos en la huelga. No más desafueros por oponernos al abuso. Por eso decimos no a las reformas.

Los patrones no quieren estos cambios miserables. Buscan mantener las leyes de la dictadura, arregladas a la rápida por la Concertación. Por eso se oponen a la reforma.

¿Queda claro que no es lo mismo el NO nuestro que el de la patronal?

Aprovechamos de reiterarle al gobierno y sus servidores (en el parlamento y el sindicalismo) orgullosos de su proyecto de ley, que sus reformas no ayudaran a los trabajadores, por el contrario ponen aún mas trabas al ya débil proceso de organización.

Hoy son más de 2 millones los que no se pueden sindicalizar ni negociar colectivamente. Con su propuesta de quórum para negociar el número de impedidos superará esta cifra, la que se duplica si terminan aceptando la petición patronal de aumentar el quórum como lo piden las PYMES.

No vengan a sembrar conformidad con el argumento de que ahora será obligación una mujer en el directorio sindical. Lo que la mujer trabajadora requiere con urgencia es el término del mínimo de trabajadoras exigido para el derecho a sala cuna.

El parlamentario o el dirigente sindical que vive haciendo gárgaras con esto de la dignidad y el respeto a los trabajadores, debe a lo menos revisarse el mate cuando dispara sin saber para donde. ¿Hay algo que sea menos digno que un salario de hambre que no se reajusta, sino mediante una ley que fija el miserable ingreso mínimo?

Los que hablan de defender a los trabajadores no han sido capaces de poner el acento en las necesidades más urgentes de la gran masa abusada.

Por eso deben ser rechazados y repudiados, sacados de sus puestos de representación y reemplazados. Para ello la clase, el pueblo debe necesariamente organizarse.

Nada menos que pago de locomoción por día trabajado, colación diaria, reajustabilidad IPC anual a los sueldos base, gratificación garantizada. Pensiones mínimas iguales a un ingreso mínimo. Partamos por ahí para hablar de dignidad, de lo contrario CALLENSE.

Por eso, cuando el CIUS lanza su campaña de propaganda y difusión bajo la consigna “REBELATE CONTRA EL SISTEMA”, lo hace teniendo como eje central de la misma el rechazo a la reforma patronal – laboral presentada por el gobierno.

Quienes integramos este ejercicio de unidad sindical, somos capaces de ver que el problema no son las mal llamadas reformas, sino que la ignorancia de los problemas mas acuciosos de los trabajadores.

Nos manifestamos pese al cerco comunicacional y el temporal de viento y lluvia. Nada fue impedimento para la conversación directa con los desesperanzados, con los que cansados de tanto abuso hacen un alto y reciben el material informativo y preguntan que se puede hacer. Conversamos y explicamos, pues tenemos claros que sin educación no hay organización ni lucha.

Recibimos la solidaridad y el respaldo moral de muchos y trabajamos por que ese apoyo se transforme en acciones. Todos a un podemos.

Es que es todo un país el que debe REBELARSE CONTRA EL SISTEMA, por eso avanzamos con la pagina web y el programa de radio por Internet del CIUS, por eso nos preparamos para un próximo encuentro informativo y más y más salidas a la calle.

Combatiremos la decepción con acciones, venceremos la desesperanza con sindicatos y grupos de trabajadores organizados, invitaremos a demandar respuestas de los patrones con el proyecto de demandas mínimas.

Cuando nos preguntamos que pasa con nuestro pueblo trabajador que no reacciona, tendemos a culpar solo al temor y la desconfianza de este flagelo, y sin embargo hay razones mucho mas profundas que esas.

En un articulo de J.J. Faundes en Punto Final (N° 834, pagina 7) hay datos que no podemos ignorar, pues nos ayudan a encontrar respuesta a muchas de las preguntas que nos asaltan.

“El 44% de los chilenos entre 15 y 24 años se encuentran en un analfabetismo funcional en lectura de textos, un 42% en lectura de documentos…. Solo un 3% de la población del país logra evaluar críticamente o formular hipótesis derivadas del texto que lee”. 

Este simple pero decidor antecedente puede explicar por que los viejos no entienden el proyecto de contrato colectivo, por que no son capaces de entender e impugnar el Reglamento Interno, por que firman un contrato sin darse cuenta que están aceptando condiciones inhumanas.

De ahí que insistamos hasta la saciedad en la imperiosa necesidad de educar a nuestros compañeros en sus derechos básicos, para desde ahí avanzar a una educación integral que les permita dar una cachetada a todo aquel que busque hacerlo comulgar con ruedas de carreta.

Una buena manera de avanzar hacia esto es mantener y profundizar las acciones de propaganda. Cada esquina debe ser un espacio a utilizar para hablar a los trabajadores, a esos miles de hombres y mujeres que retornan a sus hogares con la cabeza gacha.

Van sin esperanzas, devolvámosla con la palabra, con el ejemplo, generemos los espacios para que nadie quede sin educación sobre sus derechos.

Ese es el principio. EDUCAR, luego podremos ORGANIZAR y LUCHAR. Sin educar a la clase, es imposible combatir y ganarle al capital. 

No hay comentarios: