lunes, 3 de agosto de 2015

Consejos para que cuidar tu dieta en verano no sea misión imposible

FOTOLIA VIDA SANA

Solo se necesita cuidar los alimentos, las cantidades y algún truco


S.F / MADRID - Día 03/08/2015 - 00.37h


La cocina en verano es un lugar que, por norma, en una casa se tiende a evitar. El calor, la falta de rutina y la pereza cocinar es, posiblemente, una de las actividades que menos apetece realizar durante el período estival.

La consecuencia directa de esta «apatía culinaria» es una mala alimentación, desequilibrada y repleta de alimentos ricos en grasas. Para luchar contra ello, Arantxa Ezcurdia —especialista en dietética y nutrición— apunta 8claves para llevar una dieta saludable en vacaciones y no aumentar de peso.

8 claves para una comida saludable

1. Las ensaladas son las grandes aliadas del verano. 

Las ensaladas son una comida fresca y rápida de elaborar. Elige hidratos de carbono —30 gramos de pasta o legumbres pesadas en crudo—, combinados con verduras, hortalizas como los tomates, lechuga, pepinillos, etc. A los hidratos, se les puede añadir proteínas (atún, salmón, gulas, jamón ibérico o queso bajo en grasa) y, por último, el aliño —para el que Ezcurdia recomienda usar aceite de oliva, vinagre y sal o, en su defecto, un puñado de frutos secos.

2. Se puede jugar con los aliños. 

Se pueden añadir diferentes aliños a las ensaladas que escapen del tradicional aceite, vinagre y sal. Utilizando aceite de oliva se puede hacer vinagretas con limón, lima o naranja. También se le puede añadir pimiento rojo, anchoa o huevo picado (en pequeñas cantidades).

3. Comer fruta entre horas. 

Para evitar el picoteo de media mañana o media tarde la mejor solución es comer fruta. Puedes preparar un tupper con un par de paraguayas, melón o sandía.

4. La merienda puede ser un buen momento para darse un capricho. 

Si las comidas no son muy calóricas se puede aprovechar las horas de merienda para comer algún dulce o helado. Si son integrales mejor, aunque se debe tener en cuenta que estos alimentos no adelgazan. Solo tienen una mayor cantidad minerales, vitaminas y fibra.

5. El tapeo no tiene por qué desaparecer. 

Las tapas más saludables son los pepinillos, los mejillones, los berberechos o las almejas. Las aceitunas no son un problema siempre que se mida su cantidad y lo que hay que evitar siempre son los fritos con aceites vegetales.

6. Evita los refrescos o bebidas edulcoradas y el alcohol. 

El agua, con o sin gas, o el agua con limón refresca más que cualquier otra bebida, y tienen menos calorías. El té sin teína es una buena alternativa.

En cuanto al alcohol, 100 ml de cerveza tienen las mismas calorías que 100ml de vino —blanco o tinto—. Si se bebe cerveza, la cerveza sin alcohol contiene entre 35 y 45 kcal frente a las casi 100 kcal de una cerveza con alcohol.

7. Utilizar pan integral en el sándwich. 

Además, hay que incluir hidratos de carbono (lechuga, tomate y/o espárragos). Proteínas usando, por ejemplo, jamón queso bajo en grasas, pechuga de pavo o jamón de york, atún o anchoas.

8. Los zumos son más que recomendables.

El zumo es uno de los alimentos estrella del verano aunque la fibra de las frutas es soluble pero al exprimirlas se pierde. Es mucho más eficaz licuarlas.

No hay comentarios: