domingo, 2 de agosto de 2015

Decenas de medallistas olímpicos, bajo sospecha de dopaje

Una serie de 100 m en los Mundiales de Moscú de 2013. / REUTERS

Un informe de la Federación de Atletismo filtrado a la prensa cuestiona a más de 800 atletas, 55 de ellos ganadores de títulos en los Juegos

EL PAÍS / AGENCIAS Madrid 2 AGO 2015 - 16:42 CEST


Un gran escándalo de dopaje ha puesto en la diana al atletismo internacional, a apenas dos semanas del comienzo de los campeonatos del Mundo en Pekín. Informes internos de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), difundidos por la cadena de televisión alemana ADR y el periódico británico The Sunday Times, revelan que, entre 2001 y 2012, un total de 800 atletas mostraron en sus análisis de sangre valores sospechosos que apuntan al posible consumo de sustancias ilegales para mejorar su rendimiento. Los mismos informes, según ambos medios, cuestionan la limpieza de un tercio de las medallas olímpicas obtenidas durante ese periodo en el atletismo. Hasta 154 medallas, 55 de ellas de oro, podrían haber sido logradas fraudulentamente, según los datos difundidos hoy.

La propia Agencia Mundial Antidopaje (AMA) se ha mostrado "alarmada" ante la difusión de esos datos que la Federación de Atletismo mantenía bajo secreto y que recogen los análisis de sangre de un total de 5.000 atletas a lo largo de 12 años.L a IAAF ha admitido la veracidad de los informes difundidos, pero ha señalado que se trata de "datos médicos confidenciales y privados que han sido obtenidos sin consentimiento". La Federación Internacional de Atletismo se declara "consciente de que se han formulado graves acusaciones sobre la integridad y competencia de su programa antidopaje", aunque al mismo tiempo deja caer que estudiará posibles acciones legales "en defensa de los derechos de los atletas". Los datos forman parte de una base manejada por la IAAF para la investigación que permitió elaborar en 2012 el llamado pasaporte biológico, un perfil de las características de cada atleta confeccionado para combatir el dopaje. Según fuentes próximas a la federación de atletismo, esos datos han permitido seguir a algunos deportistas sospechosos, una vez que entró en vigor el pasaporte, y detectar casos de dopaje.

En 800 casos se detectaron valores anormales "altamente sospechosos de dopaje", según las informaciones difundidas por el diario británico y la televisión alemana. Ninguno de los medios ofrece nombres de los atletas señalados, aunque asegura que entre los que presentan parámetros fuera de lo corriente se encuentran diez de los ganadores de medallas de oro en los últimos Juegos Olímpicos de Londres 2012. The Sunday Times resalta que, sin embargo, no se ha advertido nada dudoso en los informes sobre el plusmarquista mundial de 100 y 200 metros lisos, el jamaicano Usain Bolt, y sobre el mediofondista británico Mo Farah, que recientemente fue sometido a un interrogatorio por miembros de la agencia antidopaje de EE UU debido a su relación con el entrenador Alberto Salazar, en la diana de diversas investigaciones por presuntamente suministrar sustancias prohibidas. Según el diario británico, 415 de los sospechosos son rusos y 77 kenianos. Las federaciones de ambos países han negado las acusaciones, que atribuyen a una "campaña de difamación".

"La AMA está muy preocupada por estas nuevas acusaciones que se han planteado" dijo Craig Reedie, presidente de la institución, desde Kuala Lumpur (Malasia), en un comunicado público. "Dada la naturaleza de las acusaciones, que son una continuación de otras realizadas en diciembre de 2014 por la misma cadena televisiva, vamos a enviar el documental a una Comisión Independiente de la AMA para una investigación en profundidad", añadió Reedie.

El anterior documental, emitido en diciembre del año pasado, condujo a la formación de una Comisión Independiente, presidida por el presidente de fundación de la AMA, Dick Pound, para investigar la veracidad de las acusaciones de prácticas de dopaje; prácticas corruptas alrededor de la recogida de muestras y la gestión de los resultados. También se apuntaba en el documental la ineficaz tramitación de procesos antidopaje que implicaban a Rusia, la IAAF, atletas, entrenadores, médicos, así como al laboratorio acreditado con sede en Moscú y a la Agencia Antidopaje de Rusia (Rusada).

"Estas acusaciones requieren un análisis exhaustivo para determinar si ha habido incumplimientos en virtud del Código Mundial Antidopaje y, si es así, qué acciones tomar por la AMA o por otros organismos", finalizó Craig Reedie. La IAAF introdujo pasaportes biológicos para el atletismo como parte de su régimen de pruebas antidopaje en 2009, que ayudan en la detección de las fluctuaciones anormales en los recuentos de glóbulos rojos. Los atletas, sobre todo en ciclismo, han utilizado transfusiones de sangre y eritropoyetina (EPO) para aumentar su número de glóbulos rojos, lo cual puede ayudar a mejorar el rendimiento en pruebas de resistencia.

Reedie se encuentra en Kuala Lumpur (Malasia) para asistir a un congreso del Comité Olímpico Internacional, sacudido por la difusión de la noticia. El máximo dirigente de la AMA se reunió con el vicepresidente de la Federación de Atletismo, Sergei Bubka, quien declaró: "Habrá tolerancia cero, está claro. No vamos a entrar en detalles ahora, pero la IAAF es un fuerte líder en la lucha contra el dopaje. No vamos a parar la pelea. Si tenemos que cambiar las normas y reglamentos,lo haremos".

No hay comentarios: