lunes, 3 de agosto de 2015

Derroche millonario y entronización del líder: la nueva locura kirchnerista

MARIANA LADO
La sala Néstor Kirchner en el Centro Cultural Kirchner

El centro cultural Kirchner es una obra faraónica que ha costado al gobierno argentino más de 500 millones de euros


JOSEFINA G. STEGMANN / BUENOS AIRES/MADRID - Día 03/08/2015 - 09.33h


«Lo habíamos imaginado cuando yo todavía era senadora y esposa del presidente Kirchner. No soy más senadora pero sigo y seguiré siendo siempre su compañera de vida. Hoy es el comienzo del cumplimiento de un sueño largamente acariciado, que era dotar a Buenos Aires, a la capital de todos los argentinos y por lo tanto a nuestro país, de un gran centro cultural que agrupe y exprese a todas las culturas».

Es esta la carta de presentación que la presidenta Cristina Fernández hace del Centro Cultural Néstor Kirchner, que sería inaugurado, según señaló en 2008, solo dos años después. Concretamente, el 25 de mayo de 2010 con motivo del 200º aniversario de la Revolución de Mayo de 1810, que dio inicio a la independencia de la Argentina del Imperio español.

El centro se encuentra en el antiguo Palacio de Correos y Telégrafos, concebido en 1905, en la época de oro argentina, cuando el país era laséptima potencia mundial. Dotado de un valiosísimo mobiliario, el edificio tiene 100.000 metros cuadrados y ha sido completamente reformado. Cuenta con más de 40 salas de exposiciones, 16 salas de ensayo y 15.000 metros cuadrados para exhibiciones. Una de sus estrellas es la conocida como «Ballena Azul», una impresionante sala para música sinfónica coronada por un órgano tubular fabricado en Alemania por Klais que cuenta con 3.500 tubos y cuyo valor no se ha hecho público. También destaca la cúpula, iluminada de noche, de unos soberbios 500 metros cuadrados y dos terrazas con vistas panorámicas de la ciudad. La realidad es que el centro no vio la luz en 2010 sino cinco años después, en 2015, y todavía se sigue trabajando en él. Esto llevó a que la diputada Patricia Bullrichpidiera al Congreso explicaciones sobre un retraso que suponía «gastos dinerarios por parte del erario público».

Derroche frente a pobreza

Según la resolución 1517/2008 del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios se asignó al centro un presupuesto total de925,8 millones de pesos (86,2 millones de euros, considerando la cotización del euro actual). Pero ese valor inicial distó mucho del que finalmente se asignó. Según los datos del mencionado ministerio, desde 2008 hasta 2015, el presupuesto ha ascendido a un total de2.322,6 millones de pesos (216,2 millones de euros). «Hay que tener en cuenta que en estas cifras no se especifican los gastos de decoración, equipamiento, mantenimiento, etc., es decir, todos los gastos asociados que entran en otras partidas presupuestarias. Según nuestros cálculos la suma total podría ser de 6.000 millones de pesos (558,6 millones de euros)», explica el periodista y escritorIgnacio Montes de Oca, fundador de la web «Eliminando variables».

«El centro es un escándalo presupuestario e ideológico»«Sin duda, culturalmente aporta pero lo que se cuestiona es que se gaste en un centro cultural cuando en el norte argentino hay chicos que mueren de hambre. Esto es en realidad un centro de culto a la personalidad de losKirchner, un escándalo presupuestario e ideológico», concluye.

«Entronización de Néstor Kirchner»

En el discurso de la supuesta inauguración del centro en mayo de 2010 (el ministro de Planificación, Julio de Vido, llegó a decir ese día que estaba terminado), la presidenta habló poco de la historia argentina, aún habiendo transcurrido 200 años. Partió de 2003, año en que asumió la presidencia Néstor Kirchner, al que una ley (26.794) le dio su nombre al centro cultural más grande de Latinoamérica. «El centro tiene que ver con el proceso de entronización de Néstor Kirchner posterior a su muerte, incluso, ahora solo usan el apellido familiar para incluir a Cristina. Los Kirchner han apostado siempre por la historia. Tienen un discurso constituido de forma detallada con respecto a quiénes son; creen que encarnan a la nación y a la Argentina. Usan un mensaje muy parecido al de otros gobiernos populistas como el de Venezuela. El centro es un monumento fastuoso, parte de ese relato que han creado», señala el periodista Jorge Lanata.

MARIANA LADO
Sala de exposición artística que consta de dos niveles conectados por escaleras y puentes

«Hay dos problemas con este centro: primero los gastos, que están fuera de control, y también ese aspecto megalómano, personalista de nombrar todo con el apellido Kirchner. Esto no pasó con Néstor en vida, que no se dedicó a hacerlo aunque era un corrupto, pero eso es otra cosa. Este gobierno se cree el fundador de la nueva república, y eso es propio de personalidades con trastornos psicológicos fuertes como tiene Cristina. Cuando la presidenta dijo: “Amo construir, debo ser la reencarnación de un gran arquitecto egipcio” no estaba haciendo un chiste. Está demostrado que tiene el síndrome de Hubris (la enfermedad del poder)», sentencia el periodista y médico, Nelson Castro.

«El centro responde a una actitud propia de los regímenes autoritarios de ponerle el nombre de sus líderes a todo, una vieja tentación fascista de unir el partido con el estado y con el líder, que es, por otro lado, una falta de respeto a los que piensan diferente. Es una forma de crear mitología alrededor de personas que no son míticas como el caso de Néstor», sentencia Federico Pinedo, diputado por el Partido Propuesta Republicana (PRO) dirigido por el precandidato presidencial Mauricio Macri.

Reducen la historia a sus mandatos

La crítica general no es la inversión en la cultura, «por ejemplo, la orquesta sinfónica no tenía sede y ahora sí», puntualiza Castro, sino el hecho de que el país tenga otras prioridades por resolver. Argentina tiene un 28,7% de pobreza en 2014 según la Universidad Católica Argentina, cifra respaldada por Abel Albino, presidente de la Cooperadora para la Nutrición Infantil (CONIN); y 5% según el Gobierno. Sin embargo, poco se hubiera resuelto con ese dinero. «De no haberse construido el centro, no se hubiera invertido en combatir la pobreza, simplemente porque no les interesa», sentencia Castro.

«Parece que antes del gobierno de los “K” no se hizo nada»«Si hubiera tenido vocación federal debería haberse construido en otro lugar, no en Buenos Aires que es la provincia, de un total de 23, que más oferta cultural tiene. Esto es un monumento a Néstor. Para ellos, la historia se reduce a 2003 en cualquier área; si se habla de derechos humanos parece que antes del gobierno de los “K” no se hizo nada, en materia económica sucede lo mismo», coincide el diputado nacional y exfiscal anticorrupción Manuel Garrido que le ha hecho dos requerimientos al ministro de Planificación (uno se respondió y otro no) para que explique por qué ganó una licitación para el servicio de limpieza una única persona (que si bien tiene experiencia en el rubro), no es una empresa. Y que, «casualmente» había un presupuesto para dicho de 240 millones de pesos y el ganador había hecho una oferta de 239,4 millones de pesos (22,2 millones de euros).

«Gasto típico de jeque árabe»

Pero el derroche no termina ahí. En obras de arte, entre 2013, 2014 y 2015 el Ministerio de Planificación, según consta en los presupuestos,se gastó 631,3 millones de pesos (58,7 millones de euros). «Es imposible que hayan comprado tantas obras, tendrían que haber comprado cuatro veces todas las galerías de Buenos Aires, no hay ese dinero en obras de arte porque aparte de que el arte se abarató por la depreciación del dólar, los pintores argentinos son baratos. Se comenta que blanquearon parte de ese dinero», concluye Lanata.

Pero una mención aparte merecen algunos de los instrumentos musicales adquiridos para el centro. No han escatimado en pianos, de hecho, cuentan con los mejores del mundo. Según «Eliminando Variables» hay un total de seis: tres pianos Yamaha CFX, dos pianos Steinway & Sons D-274 y un Steinway & Sons B-211, al que habría que sumar una celesta Yamaha y un Fortepiano Anton Walter. La suma total de estos pianos asciende a 12 millones de pesos (1,11 millones de euros). «Es un gasto típico de jeque árabe, no cualquiera lo hace, y como algunos los adquirieron a principios de año llegarán el año que viene, lo que implica que el gasto lo deberá asumir el próximo gobierno electo», señala Montes de Oca.

«Los "K" dejan un terreno minado»

Las encuestas apuntan a un triunfo de Daniel Scioli, el candidato del partido «K», Frente para la Victoria frente a Mauricio Macri. Pese al derroche, a la corrupción, a la pobreza y otros problemas endémicos argentinos la realidad es que los «K» llevan 12 años en el poder. «Hay una parte de la sociedad que acepta todo esto y por eso están ahí. Todo este fenómeno tiene un relato sociológico. Cristina es lo que es porque la gente la votó. Y también es cierto que no todo lo que han hecho es malo. En un estado con gran pobreza y necesidad de asistencialismo hubo también medidas consumistas, por lo que la gente no vivió a flor de piel la crisis, pero esta llegará y hará una explosión en el futuro. Los “K” dejan un terreno minado para el que venga»

Mausoleo de Néstor Kirchner: reverencias como a Napoleón

J. G. S.

El Centro Cultural Kirchner no es el único lugar que lleva el nombre del expresidente. «Hay muchísimo lugares: el mausoleo, avenidas, centros médicos, plazas, represas hidroeléctricas… es parte del proceso de entronizar al expresidente», apunta el periodista Jorge Lanata. Probablemente el más impactante sea el mausoleo, ubicado en la provincia natal del expresidente, Santa Cruz. Fue construido en 2011, un año después de su muerte.
«Esto remonta al primer peronismo, cuando, por ejemplo, la provincia de Chaco se llamaba Eva Perón. Es interesante ver esta actitud y postura anacrónica cuando dicen ser lo nuevo y se basan en lo viejo», señala el periodista Nelson Castro.

Cuenta Castro que el matrimonio Kirchner visitó París y pidió ir al mausoleo de Napoleón. Al parecer, Cristina quedó impactada porque para ver el féretro del emperador había que agachar la cabeza a modo de reverencia, idea que posteriormente reprodujo en el mausoleo de su difunto esposo.

No hay comentarios: