miércoles, 19 de agosto de 2015

El Bundestag aprueba por amplia mayoría el rescate de Grecia

RESCATE A GRECIA »

El Parlamento alemán aprueba por amplia mayoría el rescate de Grecia

Holanda vota este miércoles la aprobación de 86.000 millones para Grecia


Quién paga los 86.000 millones del rescate y a qué se dedicará

ENRIQUE MÜLLER / ISABEL FERRER Berlín / La Haya 19 AGO 2015 - 13:49 CEST


El Parlamento alemán ha aprobado por amplia mayoría el tercer rescate para Grecia por un total de 86.000 millones de euros. De los 585 diputados alemanes que han acudido a la sesión -hay un total de 631-, 454 han votado a favor, 113 en contra y 18 se han abstenido.

Aunque la aprobación no corría peligro gracias al apoyo incondicional de los diputados socialdemócratas y Verdes la votación era crucial porque podía ilustrar el nivel de autoridad que la canciller Alemana aún ejerce sobre los 311 diputados que integran el grupo parlamentario democristiano. Y la votación ha demostrado que Merkel no ha logrado aunar el voto: 63 diputados democristianos han votado en contra y 3 se han abstenido. Entre las ausencias, 46, se desconoce todavía si había políticos del partido de Merkel.

MÁS INFORMACIÓN
Merkel se enfrenta a una creciente rebelión por el rescate a Grecia
Los euroescépticos usan el ‘no’ griego para atacar a la UE
Geert Wilders: "Los europeos no existen"

La primera vez que el Bundestag se reunió para aprobar la ayuda a Grecia, en 2010, cuatro diputados democristianos votaron en contra. El 17 de julio pasado, los rebeldes aumentaron a 60 -en Alemania la Constitución garantiza la libertad de voto a los diputados.

Merkel no ha intervenido en la sesión y ha cedido la palabra al ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, máximo representante del sector más duro contra Atenas en el Eurogrupo, que ha defendido este miércoles un tercer rescate para Grecia porque sólo así puede volver a crecer la economía helena, aunque ha subrayado que los ajustes son "irrenunciables" para seguir en el euro.
Malestar en Holanda

El pasado julio, Marc Rutte, primer ministro liberal holandés, admitió que había roto la promesa electoral efectuada en 2012 de no aceptar un nuevo rescate para Grecia. “Dos apoyos de esta clase han sido suficientes”, dijo entonces. Ahora que la tercera inyección financiera es una realidad, asegura que “en política es inevitable hacer concesiones, pero nadie lo notará en su bolsillo en casa”.

Los apuros griegos le costarán a Holanda 5.000 millones de euros. La cifra, confirmada por Jeroen Dijsselbloem, titular de Finanzas, divide al Parlamento y molesta especialmente a Geert Wilders. El líder de la extrema derecha ha amenazado ya con presentar una moción de censura durante el debate sobre el particular, previsto para este miércoles. Aunque el resto de los partidos no comparte su táctica, las críticas a la postura del Gobierno serán muy duras. En particular, las de los liberales de derecha, grupo del propio Rutte, que lamentan la negativa del Fondo Monetario Internacional a apoyar, por ahora, el pacto comunitario para Grecia. El martes, sin embargo, los liberales confirmaron “con un nudo en el estómago”, que se pondrán de parte del Ejecutivo. De este modo, la coalición de centro izquierda dispondrá de mayoría en la Cámara.

Aunque Wilders es el mayor crítico del sostén prestado, los sondeos sobre el índice de popularidad del Gobierno muestran los temores y cansancio del electorado ante las reiteradas inyecciones monetarias precisadas por Atenas. A finales de julio, la mitad de los votantes pensaba que Holanda debería haberse opuesto al tercer rescate. Un 40% estaba de acuerdo en aliviar las dificultades de los griegos. Ese tono bajo es el que espera aprovechar Wilders para hacerse oír de nuevo con fuerza. “El primer pago fue un error mayúsculo. Lo que ha venido después es un insulto”, repite. “Si Grecia quiere auxilio, tiene que hacer concesiones y ser creíble”, ha repetido el primer ministro Rutte en vísperas del encuentro parlamentario.

No hay comentarios: