jueves, 13 de agosto de 2015

El PP endurece su discurso para el 27-S y evita concesiones a Cataluña

Xavier Albiol, candidato a la presidencia de la Generalitat. / M. MINOCRI

ELECCIONES CATALANAS »

El candidato del PP pide "más recursos" y borra las huellas reivindicativas de su antecesora


FERNANDO GAREA / ÀNGELS PIÑOL 13 AGO 2015 - 00:36 CEST


El PP ha decidido endurecer su discurso en Cataluña ante el 27-S yaparcar cualquier gesto que sea interpretado como una concesión a esa comunidad. Xavier García Albiol, candidato popular a las elecciones catalanas, ha anunciado que no hará bandera del modelo de financiación singular propio que los populares catalanes aprobaron por unanimidad en su congreso de 2012. El esquema perseguía aplicar la ordinalidad (no perder puestos en el ranking de riqueza tras la aportación a la caja común del Estado) y la solidaridad finalista. “Lo que funcionaba en 2010 no tiene por qué ser dogma de fe”, dice Albiol.

MÁS INFORMACIÓN
El PP catalán plantea otro modelo de financiación para frenar el desafío de Mas
El PP rechaza una financiación singular para Cataluña como pide Camacho
Montoro a Sánchez-Camacho: “La financiación ahora no toca”
Camacho se reunirá con Fabra, Bauzá y Valcárcel para tratar la financiación
Albiol apela a los socialistas que “no quieren romper con España”
Albiol exige a Pedro Sánchez que llame al “orden al PSC”

Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del Partido Popular en Cataluña, hizo bandera de ese modelo de financiación singular propio que concibió para contrarrestar el pacto fiscal con que Artur Mas se presentó a las elecciones de 2010. Su idea era promover un modelo de financiación más justo y equilibrado y consensuado dentro de la LOFCA (Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas). El modelo se sustentaba en dos patas: la ordinalidad y la solidaridad finalista —saber a qué se destinaban los recursos— y limitada.

El documento, votado entonces por el propio Albiol, rezaba: “Cataluña debe seguir siendo un territorio de impulso del resto de la economía española pero no puede suponer pérdida de posiciones (...) Hay que mantener un principio de ordinalidad coherente antes y después de la aplicación de los mecanismos de compensación territorial”. Pero no solo eso. El texto instaba a garantizar la igualdad de acceso a los servicios sociales básicos y propugnaba un “menor esfuerzo fiscal” por parte de los territorios aportadores netos, hasta conseguir un resultado similar al de los territorios forales “por lo que es necesario que sea acondicionado en el tiempo y de carácter finalista”. La senadora Sánchez-Camacho, desplazada por Albiol como cabeza de lista del 27-S, apostó por ese modelo que, a su juicio, podía prosperar por su buena sintonía con La Moncloa.

Los barones, en contra


El plan languideció y se quedó en tierra de nadie: no triunfó en la sede de Génova, 13 —Dolores de Cospedal lo fulminó en un comité ejecutivo en 2013— y tampoco sedujo a los empresarios catalanes, empezando por Fomento, la gran patronal catalana, que pide un concierto económico a la vasca. La propuesta no convenció tampoco al resto de partidos catalanes ni a los barones del PP. La senadora quería que se conociera el destino de los recursos de la misma forma que la Unión Europea lo exige con los fondos de cohesión territorial. Su postura le llevó a tener una gélida relación con su compañero José Antonio Monago.

Albiol, designado por la cúpula del PP para contener la estrepitosa caída del PP en las encuestas, ha aparcado ahora la propuesta. En una entrevista en Europa Press, el exalcalde de Badalona ha admitido que reivindicará una mejor financiación aunque no hará bandera del modelo singular. “Planteamientos que en 2010 podían estar acotados a un momento o contexto determinado, no necesariamente tienes que mantenerlos como dogmas de fe”, ha afirmado señalando que el tipo de modelo es relativo si le sirve para aumentar los ingresos para Cataluña. “Tanto me da que usted me dé los recursos por la mano derecha o por la mano izquierda, yo lo que quiero es tener recursos económicos para poder hacer cosas”. Albiol ha señalado que no se trata de dar con un modelo “diferenciado”: “Cataluña tendrá en el PP catalán el mejor aliado a la hora de reivindicar recursos”.

Camacho hizo bandera de un modelo de financiación propio para contrarrestar el pacto fiscal de Mas

Pese a esas declaraciones, Enric Millo, portavoz del PP en Cataluña ynúmero dos de Camacho —será candidato por Girona— ha asegurado este miércoles a EL PAÍS que su partido no ha renunciado a la esencia de un plan que han defendido en los tres últimos años en el Parlament y afirmó que el equívoco puede surgir por la denominación de singular. “Siempre hemos dicho que será necesaria la negociación y el acuerdo con otras comunidades. Respetando la singularidad de cada territorio, habrá que consensuar un nuevo modelo que garantice la igualdad de recursos per cápita para todos los españoles y eso significará más para Cataluña”, ha afirmado.

La crisis


La dirección del PP ha optado por concurrir al 27-S con Albiol, un político de perfil más duro que Camacho. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha retrasado toda la legislatura la aprobación de un nuevo sistema de financiación por entender que la crisis impedía abordar este asunto. Ahora ha anunciado que lo hará en el próximo mandato. El PP prevé que en el programa electoral de las generales haya una propuesta para esa futura reforma. La base será la discusión en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y estará lista para septiembre, coincidiendo con la campaña electoral del 27-S. En principio, no prevé que en el programa electoral de Cataluña haya referencia a la fórmula para ese modelo, aunque Millo asegura que sí lo recogerá.

La dirección del PP considera que la propuesta debe ser unificada para todas las comunidades y expuesta y desarrollada en ese programa de las generales. A falta de que se concrete la decisión en el PP, la intención es que no se haga diferenciación alguna entre comunidades, más allá del País Vasco y Navarra que ya están fuera del régimen común de financiación. Es decir, no habrá ninguna singularidad respecto a Cataluña, según fuentes del populares. En principio, la dirección nacional no es partidaria de mantener la idea del principio de ordinalidad, según el cual la solidaridad no debe perjudicar a la comunidad que más fondos aporte al resto.

El largo debate del modelo de financiación del PP catalán

ANA GONZÁLEZ LISTE

El modelo del PP catalán fue aprobado en el congreso de los populares catalanes en mayo de 2012 y Alicia Sánchez-Camacho lo defendió en una reunión en Genóva en octubre de 2013 después de haberlo hecho en el Parlament. La idea era diseñar una financiación específica para Cataluña dentro de la LOFCA, con un sistema nuevo que incluyera límites a la solidaridad entre regiones, como ocurre en Alemania, y que las ayudas fuesen finalistas, como en la UE. La popular también había propuesto que se reconociera el hecho diferencial de Cataluña en una futura racionalización de la Administración y había resaltado la necesidad de revisar las competencias pendientes para esta Comunidad. “Las transferencias entre comunidades deben comportar unos objetivos en desarrollo que aseguren un menor esfuerzo fiscal por parte de los territorios aportadores netos de recursos, hasta conseguir un resultado similar al de los territorios forales", detallaba el texto.

Aquel texto, defendido por Camacho ante los barones de su partido, también planteaba incluir “fórmulas dinámicas” que permitiesen la “actualización anual” de la participación de Cataluña en los ingresos del Estado, con el objetivo de evitar situaciones injustas. “El objetivo de suficiencia de recursos por parte de la Generalitat exige un grado de autonomía financiera que permita disponer de la capacidad normativa, de gestión, liquidación, recaudación e inspección, que asegure los márgenes suficientes para poder determinar y establecer las modificaciones adecuadas en las diferentes figuras tributarias para cubrir las necesidades de ingresos para hacer frente a diferentes compromisos de gasto”, rezaba la ponencia del PP catalán aprobada por unanimidad. Fuentes del partido en Cataluña aseguran que el programa con el que concurrirán al 27-S sí recoge la mejora de la financiación para que sea más justa y equilibrada garantizando la equidad en los servicios públicos en todas las comunidades y defendiendo que la solidaridad interterritorial vaya destinada a la mejora de los servicios públicos de las comunidades y no a otro tipo de gastos.

No hay comentarios: