martes, 1 de septiembre de 2015

Filme sobre los ideólogos del modelo económico chileno gana Mejor dirección en Sanfic 11

"Chicago boys" según su directora, "Es una película destinada a los chilenos comunes y corrientes, a los que han salido a marchar en el último tiempo, a los que salieron antes y a los que ven las protestas por televisión; nos va a ayudar a todos a tener más información y debatir de mejor manera el Chile que queremos ser".


por EFE - 31 agosto 2015

"Chicago Boys", un documental sobre los economistas que llevaron el modelo neoliberal a Chile amparados por la dictadura Pinochet que hasta hoy arrastra una gran desigualdad social y rechazo de la población, ganó el Premio a la Mejor Dirección en la undécima versión del Festival Internacional de Cine de Santiago, Sanfic. Carola Fuentes, codirectora de la cinta junto a Rafael Valdeavellano, fueron los premiados.

"Nos preguntamos qué pensarían los padres del modelo neoliberal respecto de este malestar", reflexiona Fuentes.

La idea de hacer el documental se vino a la cabeza a la ex periodista de Contacto, una noche en que su calma fue interrumpida con un ruido de cacerolas en una plaza de Ñuñoa, un sector residencial de clase media alta de Santiago.

Los manifestantes eran familias molestas por el modelo neoliberal instaurado en dictadura, y que 40 años después sigue plenamente vigente.

"Chile es el país el con mayor crecimiento de Latinoamérica, pero a la vez es el que tiene la mayor desigualdad de ingresos. La insatisfacción de los chilenos se manifiesta en encuestas de felicidad, índices de suicidio y depresión", señaló Carola Fuentes.

"Tenemos más edificios y carreteras, pero la gente vive más endeudada", destacó la directora, que ganó una financiación del Festival Sundance para realizar el proyecto.

Los "Chicago Boys" eran mayoritariamente economistas de la Universidad Católica, políticamente de derecha, que en los años 50 y 60 tuvieron la oportunidad de doctorarse en la Universidad de Chicago, al alero de los padres del neoliberalismo, Milton Friedman y Arnold Harberger, sus referentes académicos.

Al terminar sus estudios, volvieron a Chile con ansias de implementar lo aprendido, pero la oportunidad no les llegó hasta el golpe militar de 1973.

Los militares carecían de conocimientos para idear reformas que levantaran la economía, gravemente dañada en el marco de la compulsión política e ideológica que caracterizó el gobierno de Salvador Allende (1970-1973), truncado por el alzamiento de los uniformados.

Según Fuentes, "en ese momento, los Chicago Boys fueron la respuesta para asegurar un repunte financiero".

Los discípulos del neoliberalismo, desde sus sitiales bendecidos por el dictador, implementaron reformas radicales, comenzando por la privatización de las empresas del Estado.

La restricción del gasto fiscal en políticas sociales, una apertura amplia al ingreso de inversiones y divisas, disminución de los aranceles, un tipo de cambio fijo respecto del dólar estadounidense, y la privatización del sistema de pensiones fueron también parte del programa.

Esas reformas permitieron a los Chicago Boys "llegar a puestos de poder que quizás no buscaron en un inicio, pero que aprovecharon para cambiar la economía del país", según Carola Fuentes.

El documental incluye testimonios de destacados exponentes del grupo, como Sergio de Castro, ministro de Economía entre 1974 y 1976 y de Hacienda desde 1976 a 1982; Ernesto Fontaine, asesor económico del gobierno militar y Rolf Lüders, ministro de Economía y Hacienda entre 1982 y 1983.

"Para ellos era mucho más fácil tomar decisiones y cambiar la economía del país porque se conocían y compartían la misma ideología", dice Carola Fuentes.

Para la cineasta, más allá del modelo neoliberal que se impuso como vía al desarrollo económico, fue "el control que hizo la dictadura en todos los ámbitos de la sociedad lo que les permitió imponer el sistema, "como un mensaje unívoco de cuáles eran los valores que debían guiar este país".

"Uno de estos valores fue la libertad, pero enfocada en el levantamiento del control de los mercados. No la libertad de prensa, sindical, política o de manifestarse, por ejemplo", profundizó Fuentes.

"Chicago Boys" apunta a eso, según su directora. "Esos valores fueron quedando en los genes de los chilenos. Las cosas que hoy vemos en Chile se pueden explicar y nacen de las decisiones que se tomaron en esos años de dictadura", explicó la periodista.

"Es una película destinada a los chilenos comunes y corrientes, a los que han salido a marchar en el último tiempo, a los que salieron antes y a los que ven las protestas por televisión; nos va a ayudar a todos a tener más información y debatir de mejor manera el Chile que queremos ser", finalizó la realizadora.

No hay comentarios: