lunes, 17 de agosto de 2015

La devaluación salarial se ceba en las empresas más pequeñas

Un obrero trabaja en la construcción de una vivienda. / EFE

Los sueldos en las compañías con menos de 50 trabajadores cayeron 490 euros desde 2011, casi tres veces más que la media

MANUEL V. GÓMEZ Madrid 17 AGO 2015 - 00:05 CEST


La devaluación salarial se ha cebado especialmente con los trabajadores de las empresas más pequeñas. Estos asalariados han visto cómo su sueldo menguó en 2014 hasta 18.812 euros anuales, 490 menos que en 2011, cuando marcaron el máximo. Esta caída casi triplica la pérdida salarial media para el conjunto de las empresas, que entre 2011 y 2014 se situó en unos 170 euros. Aunque este descenso solo supone un 0,75%, se agranda la pérdida del poder adquisitivo del conjunto de empleados, pues en ese mismo periodo los precios crecieron un 4,5%.

La caída de sueldos ha ido por barrios. Ha afectado más a los trabajadores que han perdido su empleo y han vuelto a encontrar otro, con un salario mucho menor. Ha golpeado más a los que tienen contratos a tiempo parcial. Ha castigado, de forma casi exclusiva, a quienes ganan menos. Y se ha cebado con más fuerza entre quienes trabajan en las empresas de menos de 50 trabajadores, que concentran a casi la mitad de los empleados de España.


Entre 2011, cuando los sueldos tocaron techo, y el pasado ejercicio, el salario medio anual en estas compañías menores pasó de 18.803 euros a 18.312, según la encuesta de coste laboral que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este dato confirma que las pequeñas empresas —muy castigadas por la escasez de crédito en lo peor de la crisis financiera— son las que han tenido que realizar más ajustes por la vía laboral. También han sido ellas las que más han tenido que reducir sus plantillas, según muestran los datos de la Seguridad Social.

Tres situaciones distintas

Las medianas, las más beneficiadas. Las empresas con una plantilla entre 50 y 199 trabajadores son las que más partido sacan de las ayudas públicas. Gracias a ellas, se descuentan 200 euros del coste laboral bruto (32.992 euros).

Las grandes, con menos ayudas. Las subvenciones y las deducciones suponen una reducción de 145,2 euros sobre su coste laboral anual, y lo reduce hasta los 37.543,5.

163 euros para las pequeñas. Estas ayudas rebajan el coste anual de estas empresas hasta los 24.944 euros.

Muy distinta ha resultado la marcha de los sueldos en las empresas que figuran en el escalón inmediatamente superior en la clasificación por tamaño, las que tienen entre 50 y 200 empleados. En esas compañías medianas, el salario medio incluso creció entre 2011 y 2014 en 193 euros al pasar de 24.055 euros anuales a 24.248. Estas firmas llegan a mejorar la evolución de las de mayor tamaño, las que tienen plantillas superiores a los 200 empleados, en las que los salarios han caído en casi 100 euros en ese mismo periodo.

Las compañías de menos de 50 trabajadores, que también son las que presentan sueldos más bajos, no solo han liderado el ajuste salarial, sino que también lo han hecho, incluso con una mayor diferencia, cuando se suman todos los componentes del coste laboral: cotizaciones sociales obligatorias y voluntarias, prestaciones sociales, indemnizaciones por despido, etcétera. En este caso, la caída neta —a la que se descuentan subvenciones y bonificaciones— se sitúa en 765 euros, hasta quedar en 24.944 euros el año pasado.

También aquí se llevan la peor parte las empresas medianas, en las que el coste laboral ha crecido en 116,9 euros. De nuevo, estas firmas, que en los últimos años han realizado un importante esfuerzo por salir al mercado exterior a vender sus productos, contrastan con las más grandes, en las que al igual, que en las más pequeñas, el coste laboral se ha reducido, en concreto, en 414 euros.

El salto del ajuste que dan las compañías de mayor tamaño al incluirse todos los componentes del coste se debe principalmente a las compensaciones no monetarias, que resultan mucho más fáciles de encontrar en los convenios colectivos de las grandes empresas que en los sectoriales, que suelen regular las condiciones laborales de las pymes. En este caso, el recorte en las grandes había comenzado antes incluso —tocaron techo en 2009— y ha superado los 350 euros, más de la mitad de los 647 euros de los que partían. En cambio, en el resto de firmas, la reducción se sitúa entre los 120 euros de las medianas y los 30 de las pequeñas.

No hay comentarios: