lunes, 3 de agosto de 2015

Los incendios arrasan California

EL FUEGO SE EXTIENDE EN CALIFORNIA | Scott Bauder, uno de los bomberos desplazados al Norte de California. / NOAH BERGER (EFE)

Alerta en el Norte de California por un nuevo incendio

Un bombero perdió la vida y centenares de hectáreas forestales han ardido en los últimos días. Hay más de 12.000 evacuados


Los incendios arrasan California


ROSA JIMÉNEZ CANO San Francisco 3 AGO 2015 - 00:20 CEST


La alarmante sequía alimenta uno de los clásicos del verano, los fuegos recurrentes en todo el estado de California. Especialmente el sur. La mañana del domingo los esfuerzos se centraban en controlar el fuego en Rocky Fire, cerca del Lago Clear, cuya extensión alcanza las 19.000 hectáreas y solo se controla un cinco por ciento. El fuego ya se ha llevado por delante 24 hogares y 26 naves de uso agrícola según fuentes oficiales del Estado. La apertura de un nuevo frente cerca de Cache Creek ha obligado a cerrar las autopistas 20 y 53 cerca del lago Clear para intentar sofocar las llamas.

La zona, a 160 kilómetros al Norte de San Francisco, cuenta con una población rural muy dispersa. Más de 6.000 hogares en peligro se han visto evacuados. Las estimaciones de los bomberos de California hablan de 12.500 desplazados.

“Intentamos contenerlo y frenarlo, pero va a seguir arrasando terreno durante un tiempo. Esto es como una montaña rusa”, se lamentó a través del servicio de prensa del departamento de protección forestal y medio ambiente de California el capitán de bombero Joe Fletcher, a cargo de más de 2.000 profesionales que sofocan las llamas sobre el terreno y también con ayuda aérea, entre la que cuentan con 19 helicópteros y cuatro aviones. Así como 56 excavadoras dedicadas a generar cortafuegos de emergencia con el fin de limitar la extensión de la catástrofe.

En total, más de 9.000 bomberos intentan apagar la docena de incendios de gran alcance en el estado más próspero de Estados Unidos.

Los alrededores de Napa, zona reconocida por sus vinos, que sufrió un notable terremoto hace un año escaso, sufre el azote de un incendio que brotó el miércoles, con más de 3.237 hectáreas afectadas. Se espera que este lunes remitan las llamas. El Parque Nacional de Yosemite tiene 1.740 hectáreas bajo el fuego, con tan solo el 40% bajo control.

Mapa con los incendios activos en California proporcionado por el servicio estatal.

El gobernador Brown declaró el pasado viernes el estado de emergencia, al tiempo que lamentó la muerte de uno de los bomberos, David Ruhl, que aliviaba las llamas en Frog Fire, en el Norte de California, a 160 kilómetros del Monte Shasta. También anunció la apertura de un fondo para ayudar a los afectados. “A la severa sequía, se suma el clima extremo, que han convertido el Estado en un polvorín. Nuestros valientes bomberos, en primera línea, están haciendo tanto cuanto pueden. Nosotros vamos a hacer lo que esté en nuestra mano para ayudarlos”, dijo a través de un comunicado.

En lo que va de año, más de 36,826 hectáreas han ardido en California, según los datos oficiales, una cifra levemente superior a la del año pasado en estas mismas fechas, pero lejos de las 58.059 hectáreas registradas en el verano de 2013.

Tras cuatro años de lluvias escasas, la perspectiva cada vez más probable de la llegada del fenómeno de El Niño, copioso en lluvias, el próximo invierno, se acoge con gran esperanza.

No hay comentarios: