viernes, 7 de agosto de 2015

Poniatowska: “Me quita el sueño que hayan asesinado a Rubén Espinosa”

Elena Poniatowska. / SAÚL RUIZ

EN CORTO| ELENA PONIATOWSKA »

La escritora y periodista mexicana contesta al carrusel de preguntas de este periódico


CECILIA BALLESTEROS Madrid 7 AGO 2015 - 12:36 CEST


Es la mexicana más universal junto con Frida Kahlo, aunque Elena Poniatowska (París, 1932) ha elegido a otra de las mujeres de Diego Rivera, Lupe Marín, como protagonista de su nueva novela Dos veces única (Seix Barral), que saldrá en septiembre y acaba de presentar en Periscope.

¿Cuál es el último libro con el que se rió a carcajadas?

La revista El Chamuco de Rafael Barajas El Fisgón.

¿Su lector perfecto?

El joven que me dice sonriente que está leyendo El Universo o nada y me da a firmar su ejemplar.

¿Qué libro tiene en su mesa de dormir?

A Narco History de Carmen Boullosa y Mike Wallace.

¿Algún libro le cambió la vida?

El de mi madre que tiene el nombre de Nomeolvides y me hace pensar en ella todas las noches

¿Elegiría literatura o periodismo?

Literatura. Siempre quiero salirme del periodismo y siempre una persona, un acontecimiento, una tragedia me jala de nuevo. Quisiera bajar la cortina y no volver a escribir de asesinatos, narcotráfico, pobreza, corrupción, los sucesos cotidianos de México.

¿Qué premio lleva en el corazón?

El Premio Cervantes 2013. También el primer premio de Periodismo porque me acompañó mi padre y vi su sonrisa.

¿A qué heroína literaria le hubiera gustado parecerse?

A la Natasha de Guerra y Paz de Tolstói.

¿Junto a quién le gustaría sentarse en una fiesta?

Junto a los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, y a cuyos padres el Gobierno evade continuamente.

¿Qué libro regalaría a un niño?

El principito, de Saint Exupéry.

¿Cuál es su lugar favorito en el mundo?

Mérida, Yucatán, porque ahí vive mi hija Paula.

¿Qué libro le hubiese gustado haber escrito?

Guerra y paz.

¿Qué cuadro adquiriría si pudiera?

La noche estrellada, de Van Gogh.

¿Qué cambiaría de usted misma?

Mi ingenuidad, a todo el mundo le creo. Nunca he maliciado la ofensa. También mi inseguridad.

¿Cuándo fue la última vez que lloró?

Ayer.

¿Cuándo fue más feliz?

Ahora soy muy feliz.

¿Qué le deja sin dormir?

El asesinato del fotoreportero veracruzano Rubén Espinosa junto a cuatro mujeres. Han muerto más de cien periodistas en México. Es el país más peligroso del mundo para ellos.

¿Con quién le gustaría quedarse atrapada en un ascensor?

Con Barack Obama.

¿Lo último que compró y le encantó?

Un libro de Siri Hustvedt que, además de ser la esposa del gran Paul Auster, escribió un libro muy para mujeres, muy curativo: La mujer temblorosa o la historia de mis nervios.

¿Qué está deseando comprar?

Tiempo.

¿La última comida que realmente le sorprendió?

El salmón de Martina García, en mi casa, con una maravillosa salsa muselina.

¿Tequila o mezcal?

Tequila. Soy de la vieja guardia.

¿El mejor souvenir?

Los dos gatos Monsi y Vais y el labrador Shadow que me mira como no lo ha hecho un solo amante.

¿Su viaje más loco?

Uno a Europa con Guillermo Haro, astrónomo, que no hacía reservaciones en ningún hotel y un día dormíamos en el Plaza y al otro en la calle, pero en una calle de Venecia.

¿El espacio favorito en su casa?

Mi recámara con sus cortinas blancas de encaje y una sillita blanca que era de mi abuela.

¿En su nevera siempre hay..?

Agua de limón.

¿El mejor regalo?

El nacimiento de mis tres hijos y el de mis diez nietos. Sin ellos nada tiene sentido.

¿Qué le asusta?

La violencia terrorífica de México, el hecho de que todos los días amanecemos al asesinato e incluso al degüello de mexicanos totalmente desprotegidos.

Si tuviera un superpoder, ¿qué haría?

Eliminaría la pobreza e implantaría la educación a lo largo y ancho de México.

¿Qué le diría al presidente Peña Nieto?

Que no tiene vergüenza.

No hay comentarios: