martes, 11 de agosto de 2015

Scioli, Macri y Massa emprenden la batalla para atraer votos ajenos

Daniel Scioli, candidato presidencial kirchnerista, saluda este lunes en una rueda de prensa junto Carlos Zannini, aspirante a la vicepresidencia. / NATACHA PISARENKO (AP)

ELECCIONES ARGENTINAS 2015 »

Scioli, Macri y Massa pelearán por mantener los votos de sus coaliciones y captar ajenos


Daniel Scioli gana las primarias argentinas y se convierte en favorito

ALEJANDRO REBOSSIO Buenos Aires 11 AGO 2015 - 01:59 CEST


Una nueva elección ha comenzado en Argentina después de las primarias de este domingo. Se supone que el candidato kirchnerista Daniel Scioli, peronista de origen conservador, se ha asegurado un piso del 38% y ahora deberá seducir a los peronistas opositores. El centroderechista Mauricio Macri ha logrado un 24%, aspira a retener el 6% de sus dos rivales internos en la alianza Cambiemos y también pretende mostrarse ante el peronismo opositor como la opción del “voto útil” para vencer al kirchnerismo. Por último, Sergio Massa, que hasta hace dos años era kirchnerista, tendrá que evitar que se le fuguen sus propios votantes (14%) y los de su contendiente en las primarias, José Manuel de la Sota (6%), que nunca se enroló en el kirchnerismo, y además seducir a los de Scioli y Macri.

En un país en el que la población elige personas y no partidos, eclosionados desde la crisis argentina de 2001, lo que está claro es que comienza la temporada de migraciones de votos hasta las generales del 25 de octubre y el resultado de las primarias se modificará en dos meses y medio en los que la campaña electoral, las eventuales denuncias de corrupción y el vaivén económico influirán.

“Scioli es el que tiene mayores posibilidades de retener sus votos después de 12 años en los que el kirchnerismo ha construido fidelidad”, opina el encuestador Roberto Bacman. No obstante, advierte sobre la continuidad de las denuncias sobre supuesto narcotráfico contra el jefe de Gabinete de Ministros de Cristina Fernández de Kirchner y candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Aníbal Fernández. Su colega Fabián Perechodnik añade que una recaída de la débil recuperación económica actual, ya sea por factores internos o externos, puede dañar las aspiraciones de Scioli. Tanto él como Bacman consideran que el candidato kirchnerista hizo una elección “modesta” en la provincia en la que gobierna, Buenos Aires, donde vota el 37% de los argentinos, porque las lluvias de los últimos días impidieron o desalentaron el voto en barrios inundados o embarrados, por el efecto de las recientes acusaciones contra Aníbal Fernández y por la encarnizada luchaentre este dirigente y su rival interno en las primarias a gobernador.

Scioli busca los votos peronistas y Macri, los antikirchneristas en un país con partidos en crisis

Scioli deberá buscar nuevos votantes para evitar un balotaje. Para ello necesita que en la primera vuelta lo apoye más del 45% o entre el 40% y el 44% siempre y cuando mantenga una diferencia de diez puntos sobre el segundo. “Scioli se dirigió en el discurso de este domingo a los votantes del peronismo, recordó las banderas de (Juan Domingo) Perón, que hace mucho no se recordaban”, señala Bacman. El gobernador de Buenos Aires procurará seducir a quienes votaron a Massa y De la Sota con el argumento de la batalla se librará entre el peronismo y el supuesto antiperonismo de Macri. De la Sota ha prometido que apoyará a Massa, pero su futuro sucesor en la gobernación de la provincia de Córdoba (la segunda más poblada del país), Juan Schiaretti, puede llegar a pactar con Scioli, especula Bacman. El candidato oficialista también intentará captar el 2% de otro peronista opositor que compitió por su cuenta, el expresidente argentino Adolfo Rodríguez Saá (2001). En una pelea tan pareja, ese 2% se torna atractivo. Scioli también intentará arañar algo del 3% que apoyó a la progresista Margarita Stolbizer si se presenta como alternativa a la centroderecha del actual alcalde de Buenos Aires, según Perechodnik.

El 24% propio de Macri supone un piso menor al esperado, según Perechodnik. A su vez, no tiene asegurado que el 6% que votó a sus rivales internos, el radical (centrista) Ernesto Sanz y Elisa Carrió, lo vaya a apoyar en octubre. Más de la mitad de los votantes de Sanz y Carrió podrían migrar a Massa o a la progresista Stolbizer porque rechazan el conservadurismo de Macri, según encuestas del consultor Federico Aurelio. Claro que Massa y Stolbizer deberían esforzarse en seducir a esos ciudadanos, advierte Bacman. Macri además deberá sumar sufragios por fuera de Cambiemos, entre los seguidores de los peronistas opositores Massa, De la Sota y Rodríguez Saá, para polarizar la batalla con el kirchnerismo.

Massa, por último, “tendrá dificultades para consolidar” su 14% de votos, según Perechodnik. Debe evitar la polarización. Tampoco puede dar por descontado que el 6% que apoyó a De la Sota lo acompañará. Dos tercios de los que respaldaron al actual gobernador de Córdoba migrarían hacia Scioli, Macri y hasta Rodríguez Saá, según el encuestador Aurelio. Pero Bacman destaca que Massa ha lanzado este domingo una campaña de propuestas concretas que pueden ayudarlo a quitarle apoyos al alcalde porteño. Incluso las denuncias de corrupción contra el kirchnerismo pueden hacerle ganar votos.

No hay comentarios: