viernes, 18 de septiembre de 2015

El dólar cae frente al euro tras mantenerse los tipos al 0%

DECISIÓN DE LA FED »

El mercado de acciones de Wall Street cierra mixto tras registrar incrementos superiores al 1% tras anunciarse la decisión de la Fed


Estados Unidos aplaza la subida de los tipos de interés


SANDRO POZZI Nueva York


La decisión de la Reserva Federal se jugó a cara o cruz, y esa aura de misterio creó incertidumbre en Wall Street hasta el segundo antes de conocerse. Hacía tiempo que no se recordaba una división similar en el parqué, con varios escenarios posibles, y eso pese al esfuerzo de transparencia hecho por el banco central los últimos seis años. Al final evitó dar sorpresas y mantuvo los tipos de interés y el mercado se lo tomó con relativa calma, pese a que se mantiene la incógnita sobre el próximo movimiento. El dólar cayó frente al euro a su mínimo en tres semanas.

Los índices de referencia del mercado estadounidense arrancaron la sesión relativamente tranquilos, a la espera de ver qué iba a hacer el banco central y de escuchar la explicación que daría Janet Yellen para justificarla. Los analistas tenían varias cosas en las que fijarse de golpe: el lenguaje del comunicado que sirve de guía, la encuesta interna de los miembros sobre la marcha de los tipos, las nuevas proyecciones económicas y, en este punto, la previsión de inflación.

MÁS INFORMACIÓN
Estados Unidos aplaza la subida de los tipos de interés
OPINIÓN: La Fed no mueve ficha
La economía mundial, pendiente de la decisión de la Reserva Federal
OPINIÓN: Hartos de la Reserva Federal

Incluso si se daba el primer paso simbólico de subir tipos en esta cita, lo que querían escuchar los inversores es la garantía de la Fed de que el proceso de normalización de la política monetaria será muy gradual. Si por el contrario optaba por una nueva pausa, debía reasegurar de que los fundamentales económicos siguen siendo sólidos. En ambos casos, el gran reto para Yellen era evitar una reacción virulenta y eso obligaba a caminar por una fina línea.

La acción en los mercados de acciones, bonos y divisas comenzó nada más conocerse la decisión, a dos horas del cierre de Wall Street, y sin que nadie supiera claramente qué estrategia seguir. La reacción inmediata del Dow Jones fue de un alza del 0,3%, que se aceleró al 1% durante la intervención de Janet Yellen. El S&P 500 y el Nasdaq replicaron el moviemiento con un incremento superior al punto porcentual. Todos esos incrementos se evaporaron al cierre, con el índice de industriales dejándose un 0,4%.

El euro se cambiaba a 1,14 dólares, tras apreciarse un 1,2% en los minutos posteriores al anuncio. El petróleo de referencia en EE UU trató, entretanto, de mantener los 47 dólares el barril. La negociación se cerró con una ligera caída del 0,5%, debida en gran parte a la recogida de beneficios por el fuerte incremento del 6% en la víspera. El oro también se contuvo en las horas previas, pero luego se apreció un 0,8%, a cerca de los 1.130 dólares la onza. El otro punto de atención fue el tipo del bono a 10 años, que se mantuvo estable en el 2,3% para lugar perder diez puntos básicos.

Los mercados europeos también optaron por la cautela mientras que en Asia siguieron una tendencia mixta. Tres horas antes de conocerse la decisión de la Fed, el parqué londinense se desinfló y despidió la jornada con un negativo del 0,7%. El DAX alemán logró salvar la sesión en tablas mientras que el CAC francés se anotaba un ligero incremento del 0,2%. El Ibex se destacó del resto, al apreciarse casi un 1,3%.

La situación "global"

Los analistas se fijaron primero en la referencia a la situación “global” que hizo en el comunicado, inusual a la hora de justificar sus decisiones de política monetaria. Los economistas de BlackRock admiten por eso que este detalle introduce un factor de incertidumbre adicional, porque como indicó Janet Yellen puede tener implicaciones en el crecimiento y la progresión de la inflación.

Wall Street fue la principal beneficiada de los tipos al 0% y de las medidas de emergencia adoptadas a raíz de las crisis financiera, que estalló hace justo siete años con el derrumbe de Lehman Brothers. Los mercados de acciones se convirtieron así en una opción más atractiva que dejar el dinero aparcado en una cuenta bancaria. Por eso se temía por una reacción negativa si se subían tipos.

El alza, sin embargo, es un claro voto de confianza hacia la marcha de la economía de EE UU, como repitene en JP Morgan. Eso, en principio, es bueno para el resultado de las empresas cotizadas y a medio plazo también para los mercados de renta variable. Pero el encarecimiento del precio del dinero en una coyuntura global débil puede pasar factura a las multinacionales por el dólar.

Pimco cree que no hay motivos para mantener los tipos al 0%. Tampoco ve que un incremento tan pequeño pueda tener un impacto material en el crecimiento, el empleo, la confianza del consumidor o la inflación. La volatilidad por la situación en China, admiten, es una preocupación legítima pero insuficiente. Consideran que la Fed tiene que fijar en la economía de EE UU.

No hay comentarios: