lunes, 14 de septiembre de 2015

Rajoy se trata de usted con sus ministros y ya habla en inglés con Barack Obama

El presidente del Gobierno ha mostrado en una entrevista para «El programa de Ana Rosa» su lado más desenfadado

EP / MADRID - Día 14/09/2015 - 14.12h

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asegura que está dispuesto a buscar acuerdos si son necesarios para que el PP siga en el Gobierno tras las próximas elecciones generales, pero ha alejado la posibilidad de un pacto con el PSOE.

«El problema es que después de lo que hemos visto en municipales parece poco probable, porque el PSOE prefiere que sea alcalde el de la CUP, que perdió, a que sea uno del PP», ha afirmado en una entrevista en Telecinco. Preguntado entonces si pactará con Ciudadanos, ha afirmado que lo único que tiene claro es que va a «dar la batalla» porque cree que el proyecto político del PP es «el que más le conviene a España». «A partir de ahí, si es necesario llegar a acuerdos, los buscaré, pero no sé con quién», ha dicho.

Eso sí, también ha reconocido que «no parece razonable» que pueda llegar a acuerdos con Podemos. «Sobre todo es que hay partidos que su único objetivo es que no gobernemos nosotros», ha opinado. El presidente ha reconocido que no conoce al líder de este partido, Pablo Iglesias, pero cree que «lo bueno de que sea eurodiputado es que ya forma parte de esa casta que se dedicó a criticar».

Del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, considera que comete el error de hablar siempre del Gobierno y su presidente, en vez de intentar explicar qué quiere hacer él. En cuanto a Ciudadanos y su presidente, Albert Rivera, ha negado que sea una 'marca blanca' del PP -«aquí se dicen muchas tonterías», ha aseverado- y ha opinado que Rivera «tiene su propio partido y toma sus propias decisiones».

Para Rajoy, fue «una buena foto» la que compartió con los expresidentes del Gobierno cuando se entregó el Toisón de Oro al ex mandatario francés Nicolás Sarzoky. De hecho, ha afirmado que no se lleva mal con su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero, ahora que no confrontan políticamente, y ha negado que tenga mala relación con José María Aznar. 


«Eso es un cotilleo», ha asegurado, antes de precisar que hablan «de cuando en cuando».

En cuanto a la relación entre los ministros de su Gobierno, ha afirmado que si entre ellos se han formado grupos él no los conoce, porque no le invitaron «a ninguna cena». Y ha dejado claro que no querría que le invitasen, pero porque no le gustaría que hubiera tales grupos.


Se llaman «de usted»

Durante el reportaje, Rajoy ha relatado que en las reuniones del Consejo de Ministros los miembros del Gobierno se tratan de usted y se dirigen unos a otros no por su nombre, sino por su cargo. «Normalmente un ministro llama cuando tiene un problema no cuando ya lo ha resuelto», dice también en otro momento de la entrevista.

El jefe del Ejecutivo ha vaticinado que en 2016 «España irá mejor»y que el presidente del Gobierno será «el que digan los españoles», aunque tiene claro que pretende seguir siendo él, y ha dicho ser consciente de que en las municipales hubo votantes del PP que en esta ocasión no les apoyó.

Rajoy ha reiterado también que las elecciones serán «lo más probable» el 20 de diciembre, porque quiere aprobar los Presupuestos de 2016 antes de convocarlas.

Además, ha dejado claro que no se siente incomprendido, porque no congeló el sueldo a los funcionarios ni subió el IVA «por fastidiar» sino porque no le quedó «más remedio» en una situación de «prequiebra», y ha destacado que la única partida que no ha bajado es la de las pensiones. Según dice, la oposición le «atiza inmisericordemente» por todo, pero ha puesto en duda que «le sirva de algo».

El jefe del Ejecutivo ha admitido que ha habido «unos cuantos» días en los que se ha preguntado algo así como «quién me ha mandado meterme en esto», porque «hay momentos que no son fáciles», no hay más remedio que tomar ciertas decisiones que no gustan y los políticos «aunque haya quien no se lo crea son seres humanos y tienen sentimientos».

Rajoy ha reconocido además problemas de comunicación, en primera persona, y lo ha atribuido a que han priorizado el trabajo de despacho y el «llevar bien las cosas». «Probablemente, lo reconozco, haya habido una carencia por mi parte, eso que se dice de fallos en la política de comunicación, no, yo era el que tenía que comunicar», ha resumido.

Con Obama, en inglés

El presidente asegura que, a diferencia de en 2012, ahora habla en inglés con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aunque reconoce que no es Shakespeare, y que hace deporte todos los días, entre las 7 y las 7.45, cinta y elíptica, además de «caminatas largas los fines de semana». Y aunque reconoce que es un deportista reciente (empezó en 2009), afirma que le ayuda no sólo físicamente.

Además, relata que no suele perder los nervios, porque considera que «enfadarse no sirve de mucho» y reconoce que desde que es presidente del Gobierno apenas sale a cenar con su esposa --más que algo en verano y en casi siempre en Galicia-- y nunca al cine. Eso sí, admite que echa de menos «andar por la calle» y que hoy día, cuando sale, no sabe cuánta gente lleva alrededor.



EFE
Mariano Rajoy en una imagen de archivo

No hay comentarios: