miércoles, 28 de octubre de 2015

Alemania acusa a Austria de empujar a los refugiados a su frontera

Varios refugiados se dirigen hacia los autobuses que les trasladaran a un campo de refugiados austríaco, en Rigonice, Eslovenia, el martes. / MAJA HITIJ (EFE)

CRISIS DE LOS REFUGIADOS »

Austria vallará la frontera eslovena para frenar el flujo migratorio

Los franceses son los más reacios de Europa occidental a acoger refugiados


EL PAÍS Madrid 28 OCT 2015 - 12:47 CET


El Gobierno alemán ha acusado este miércoles a Austria de empujar sin control a los refugiados hacia su frontera. "El comportamiento de Austria en los últimos días está fuera de lugar", ha criticado el ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, durante una conferencia de prensa en Berlín. "Hemos observado que grupos de refugiados han sido trasladados sin aviso y de noche a la frontera alemana, sin previsión de ningún tipo", ha señalado De Maizière, que no ha ocultado el malestar de Berlín ante esta situación. Tras "intensos contactos" con el país vecino, Alemania espera que las autoridades austriacas reaccionen "inmediatamente" y retomen un "proceso ordenado" del flujo de refugiados que llegan a su frontera.

Austria ha anunciado este mismo miércoles que alzará una valla en su frontera con Eslovenia para tratar de frenar las llegadas de migrantes y refugiados desde ese país. Así lo ha afirmado la ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner. "Se trata de asegurar que las entradas al país sean ordenadas y coordinadas, no es cerrar la frontera", ha dicho en una entrevista en la radio pública Oe1, donde ha explicado que ha encargado ya un plan para poner en marcha la medida.

Hasta ahora, Mikl-Leitner y otros ministros del Gobierno austriaco habían evitado hablar sobre "vallar" las fronteras con Eslovenia (ambos miembros de la Unión Europea y del espacio Schengen). El mates, la titular de Interior habló de "barreras técnicas" y hoy ha ido más allá. "Claro que se trata de una valla, pero no estamos hablando de cerrar la frontera", ha insistido.

El Gobierno austriaco sigue el camino marcado por el conservador húngaro Viktor Orbán, que ha construido una valla de alambre en sus fronteras con Serbia y con Croacia. Una vía que tampoco descartó hace unos días Eslovenia, que afirmó que no descarta "salvaguardar los pasos fronterizos con obstáculos físicos".

"Estas últimas semanas, los grupos de inmigrantes se han mostrado más impacientes, agresivos y sensibles" y "se trata de tomar todas las precauciones", ha afirmado la ministra Mikl-Leitner, que ayer visitó uno de los puntos de control, en la ciudad de Spielfeld. Austria asegura que cada día han cruzado la frontera entre 3.000 y 8.000 personas, pero que deben prepararse para un posible incremento.

Mientras, Eslovenia afirma que unos 14.500 migrantes y refugiados aguardan en ese país para alcanzar la frontera con Austria. Desde que el Gobierno húngaro cerrara su frontera con Croacia hace diez días, las rutas que habitualmente seguían para alcanzar el norte de Europa —fundamentalmente Alemania, Austria y Suecia— han variado. En ese tiempo, han entrado en Eslovenia unos 86.500 migrantes y refugiados que buscan continuar su ruta.

No hay comentarios: