viernes, 30 de octubre de 2015

Irán detiene a un ejecutivo irano-estadounidense

Policías antidisturbios contienen a activistas basiyis concentrados ante la Embajada de Italia en Irán, en Teherán, durante una protesta por las críticas europeas al programa nuclear iraní. / MEGDAD MADADI (AFP)

EN TEHERÁN »

El arresto de Siamak Namazi, que visitaba a su familia en Teherán, es el primero de un estadounidense tras el acuerdo nuclear


La oposición queda fuera del diálogo para la paz en Siria


ÁNGELES ESPINOSA Dubái 30 OCT 2015 - 12:38 CET


Un hombre de negocios con doble nacionalidad iraní y estadounidense se encuentra detenido en Teherán desde mediados de mes, según informa este viernes la prensa norteamericana. El arresto de Siamak Namazi, adelantado la semana pasada por algunas webs en persa, no ha sido anunciado oficialmente y la familia mantenía silencio en un intento resolverlo sin que se convierta en un asunto político. Este caso viene a reforzar la sospecha de que los ultras del régimen están intentando boicotear cualquier posibilidad de acercamiento a Estados Unidos tras el acuerdo nuclear.

"Me he quedado de piedra. Siamak nunca entró en maquinaciones políticas", reaccionaba un amigo la semana pasada cuando transcendió su detención.

MÁS INFORMACIÓN
Condenado en Irán el periodista de ‘The Washington Post’ Jason Rezaian
Estados Unidos e Irán alcanzan un histórico pacto nuclear
Cronología | Cuatro décadas de enfrentamiento entre EE UU e Irán

Namazi, de 40 años y en la actualidad jefe de planificación estratégica de Crescent Petroleum,una empresa con sede en Emiratos Árabes Unidos, siempre ha trabajado por la mejora de relaciones entre su país de origen, Irán, y su país de adopción, Estados Unidos. A mediados de los años noventa del siglo pasado, durante la apertura propiciada por la presidencia de Mohamed Jatamí, dirigió la consultoría familiar Atieh Bahar Consulting, que asesoraba a compañías petroleras internacionales.

“Es uno de los politólogos más interesantes del país, un joven brillante y con un valor y una franqueza únicos”, le describió un diplomático occidental cuando se lo presentó a esta corresponsal. No tenía aún 30 años. Pronto fue incluido entre los Jóvenes Líderes Globales del World Economic Forum.

Pero tras la reelección de Mahmud Ahmadineyad, en 2009, la situación de Atieh Bahar se complicó. La empresa fue acusada de mantener relaciones sospechosas con Ali Akbar Hachemi Rafsanyani, expresidente y rival político de Ahmadineyad. Namazi se vio obligado a dejar Irán y se instaló en Dubái. Pero siguió trabajando por la apertura de Irán al mundo y en especial contra las sanciones internacionales. En 2013, Namazi coordinó un trabajo del Wilson Center sobre el impacto de esas medidas sobre la sanidad y la salud de los iraníes.

Poco después, el triunfo electoral de Hasan Rohaní le iba a permitir reanudar las visitas a su madre, que reside en Teherán. Se encontraba en su domicilio cuando al parecer agentes de los servicios secretos le detuvieron hace unos días. Había viajado allí en septiembre con la intención de pasar unos días, pero le retuvieron el pasaporte.

Significativamente, a mediados de ese mes The Daily Beast publicó un largo reportaje sobre su familia, a la que atribuía estar detrás del National Iranian American Council (NIAC), un grupo de presión basado en Washington que promueve la diplomacia para mejorar las relaciones entre ambos países y que ha sido muy activo contra las sanciones internacionales. Algunos observadores, lo interpretan ahora como parte de una campaña para incriminarle. NIAC ha desmentido en su web que él o su familia tenga ninguna responsabilidad en el lobby.

“Estamos al tanto de las informaciones sobre la posible detención en Irán de una persona que al parecer tiene la ciudadanía de EE UU. Estamos estudiando esos informes y no tenemos más información por ahora”, ha declarado Mark Toner, un portavoz del Departamento de Estado norteamericano citado por los medios estadounidenses.

El corresponsal de 'The Washington Post', Jason Rezaian. / REUTERS

Namazi es el cuarto ciudadano con doble nacionalidad detenido en Irán, pero el primer caso que se produce tras el acuerdo nuclear, anunciado el 14 de julio. A raíz de ese pacto, se ha especulado con la posibilidad de organizar algún tipo de intercambio de presos entre Irán y EE UU, pero los signos han sido contradictorios. Mientras el presidente Rohani ha dado a entender que eso era posible, los duros que controlan el poder judicial ponen obstáculos al acusar al más prominente de ellos, el corresponsal de The Washington Post Jason Rezaian, de dirigir una red de espías, un delito más difícil de condonar. Los otros dos detenidos son Saeed Abedini, un pastor evangélico, y Amir Hekmati, un marine retirado.

No hay comentarios: