martes, 13 de octubre de 2015

“Las petroleras ya están haciendo ofertas agresivas en México”

Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. / SAÚL RUIZ

JUAN CARLOS ZEPEDA | COMISIÓN NACIONAL DE HIDROCARBUROS

El Gobierno mexicano busca proyectos atractivos para los inversionistas energéticos tras la exitosa subasta de petróleo


SONIA CORONA México 13 OCT 2015 - 02:08 CEST


El petróleo es un negocio de riesgo a largo plazo y Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión de Hidrocarburos de México (CNH) lo sabe. Tras entregar tres contratos a firmas petroleras para extraer crudo en el Golfo de México, Zepeda solo piensa en los proyectos que el Estado mexicano puede ofrecer a los inversionistas energéticos en los próximos años. México aprobó en 2013 la reforma energética que abrió el sector a la inversión privada tras 75 años de un monopolio estatal encabezado por Petróleo Mexicanos (Pemex). Ahora el país busca ubicarse entre los más atractivos del mundo en la industria de los hidrocarburos.

La segunda subasta del petróleo, celebrada en septiembre, arrojó resultados alentadores para México a pesar de que el mercado mundial de crudo se encuentra deprimido. Zepeda asegura que la clave fue el proceso de aprendizaje tras la primera puja. Entonces, solo una empresa consiguió firmar un contrato con el Gobierno mexicano. La CNH aligeró las condiciones e hizo públicas sus expectativas mínimas sobre los beneficios que el Estado mexicano busca obtener. “Había un desbalance entre el requerimiento financiero y la escala del proyecto. Eso se corrigió en la segunda licitación. Además, las empresas anticiparon que iba a haber competencia intensa en algunos contratos y se lanzaron con posturas agresivas”.

La Comisión de Hidrocarburos se ha encargado de analizar, principalmente, el interés que las firmas petroleras tienen en México. Zepeda reconoce que las grandes compañías están muy expectantes ante la oferta en aguas profundas del golfo, que será anunciada este mes, principalmente en dos áreas: el cinturón plegado perdido (al norte, en la frontera con Estados Unidos) y el subsalino del sur. Este último aún sin explorar, estima Zepeda, podría representar el futuro de la industria petrolera de México.

Cuando hay una estructura de sal en una cuenca tan prolífica como es el Golfo de México, lo más probable es que haya petróleo abajo

Juan Carlos Zepeda, presidente de la CNH

“El subsalino del Golfo de México nunca ha sido explorado. Hemos tenido varios descubrimientos y desarrollo arriba de la sal, pero por debajo de la sal se están tomando los primeros estudios de sísmica. Ahí las grandes empresas petroleras tienen mucho interés”, comenta. Pemex nunca consiguió estudiar el área por su complejidad y el alto costo de los estudios. Ahora mismo, dos empresas — CGG y Schlumberger— están analizando a través de estudios de sísmica cerca de 80.000 kilómetros cuadrados para descifrar las reservas de petróleo en la región. “Cuando hay una estructura de sal en una cuenca tan prolífica como es el Golfo de México, lo más probable es que haya petróleo abajo”, apunta Zepeda.

Los resultados sobre los hidrocarburos en el subsalino del golfo se conocerán en dos años y entonces el Gobierno mexicano podrá decidir cómo ofrecerá a las empresas privadas la explotación de estas reservas. Un plan a mediano plazo en el que las firmas ya están interesadas y, para el presidente de la CNH, la señal inequívoca de que la reforma energética de México tiene futuro. “Es un indicador de la certeza que tiene la industria petrolera internacional de que esta es una reforma de largo plazo. La inversión en exploración por parte de la industria petrolera ya empezó, está ocurriendo”.

En un año, el barril de la mezcla mexicana de crudo perdió la mitad de su valor. En el Congreso, algunos legisladores propusieron detener la reforma energética y congelar las subastas hasta que los precios subieran. Zepeda argumenta que una decisión de ese tipo detendría la marcha de las inversiones que en el futuro podrían acrecentar la producción nacional de petróleo e impediría el crecimiento de la naciente industria energética de México. “Todos los países petroleros estamos enfrentando el mismo problema de precios y nadie ha parado. Esta es una industria de muy largo plazo, si México cierra su mercado petrolero mata las inversiones y la planeación del sector”.

No hay comentarios: