viernes, 23 de octubre de 2015

Más de 40 muertos tras chocar un autobús y un camión en Francia

Los servicios de emergencia atienden a los heridos. / FOTO: AFP

ACCIDENTE FRANCIA »


Los pasajeros eran jubilados que iban de excursión por la zona

Los dos vehículos se incendiaron tras el choque

“Ha habido más accidentes en esta curva”

ANA TERUEL París 23 OCT 2015 - 13:29 CEST


Al menos 42 personas han muerto esta madrugada en el suroeste de Francia, cerca de Burdeos, al chocar un camión de transporte de madera con un autobús de jubilados en una carretera departamental. Las causas del accidente están por determinar. Los dos vehículos chocaron de frente y tras la colisión se incendiaron. Ocho personas lograron escapar del autobús en llamas. Cuatro de ellas se encuentran heridas de gravedad. Unos 60 bomberos han sido movilizados para apagar el incendio y las autoridades han desplegado un importante dispositivo de rescate. Casi 200 gendarmes están movilizados en la zona para ayudar a las víctimas y para comenzar la investigación, encargada a la Fiscalía de Libourne.

"Estamos aquí para expresar nuestro pesar, nuestra compasión y nuestro apoyo a los familiares de las víctimas", ha declarado a mediodía el primer ministro, Manuel Valls, desde la localidad de Puiguessin, donde se han concentrado las operaciones de atención a las víctimas y sus familiares, así como las actividades de rescate y de investigación. Valls ha visitado la zona acompañado por el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, y el secretario de Estado de Transporte, Alain Vidalies. "Se trata de una catástrofe tremenda", ha añadido el primer ministro, la peor registrada en las carreteras francesas en más de 30 años, al tiempo que ha asegurado que la investigación está ya en marcha. "Francia y los franceses estamos hoy de duelo", ha concluido.

Desde Grecia, donde se encuentra de visita oficial, el presidente francés, François Hollande, ha asegurado que el Gobierno está "totalmente movilizado por esta terrible tragedia" y ha manifestado su "tristeza". "Aclararemos las circunstancias de este drama. Todos los servicios están en el lugar para aportar los auxilios necesarios y acompañar a las familias", ha indicado Hollande en un comunicado. El presidente ha enviado un mensaje de condolencia a las víctimas, a quienes ha garantizado "la solidaridad de la nación". El Gobierno español ha transmitido sus condolencias a los familiares de las víctimas y "su cercanía con el pueblo y autoridades de Francia".

Los dos vehículos han colisionado a las 7.30 en la carretera departamental 123, una pequeña carretera de viñedos cerca de Libourne, a 57 kilómetros de Burdeos. El alcalde de Puisseguin, Xavier Sublett, ha informado de que el conductor del autobús ha sobrevivido. "Ha sido el camión el que ha perdido el control y ha quedado atravesado en la carretera", ha afirmado. En declaraciones a la emisora RTL recogidas por Europa Press, el alcalde ha explicado que el conductor del autocar ha intentado esquivarlo pero no lo ha logrado y finalmente se ha producido la colisión. Según ha indicado Sublett, el conductor solo ha conseguido activar la apertura de las puertas del vehículo para que algunos pasajeros pudieran salir, cosa que ha ocurrido.

En el autobús viajaban 49 personas procedentes de diferentes pequeñas localidades de la zona. El autocar había partido minutos antes del siniestro de la localidad de Petit Palais, de menos de 700 habitantes, cuyo club de la tercera edad había organizado una excursión a Arzacq, en el vecino departamento de Bearn. A escasos siete kilómetros del lugar de partida, se produjo el siniestro. Dos heridos sufren graves quemaduras y han sido trasladados al hospital universitario de Burdeos. Otras dos sufren traumatismos craneoencefálicos.

El accidente se ha producido en una "curva peligrosa del pueblo" en la que se han registrado ya varios accidentes, según ha explicado a la radio France Info Gérard Dupuy, segundo adjunto a la alcaldía de Puisseguin. "Todo el mundo está movilizado y estamos empezando a acoger a los familiares. He ido al lugar de los hechos, el camión estaba completamente a la izquierda, el autobús no lo podía ver", ha añadido Dupuy, quien ha descartado que la responsabilidad fuera del autocar.

El diputado ecologista de la región Noel Mamere también se ha referido a la peligrosidad de la curva. Ha asegurado a la radio France Info que las autoridades habían solicitado informes debido a que es una curva con "la visibilidad muy reducida" y que había registrado más accidentes.

Una imagen cedida por un testigo a la televisión BFMTV muestra los restos del autobús totalmente calcinado.

Se trata del peor accidente de tráfico en Francia desde el 31 de julio de 1982 en Beaune, en Borgoña. Entonces murieron 52 personas, incluidos 44 niños de entre seis y 15 años que viajaban en un autobús.

Tuit publicado por un periódico local en el que se muestra una curva de la carretera en la que se ha producido el siniestro.

No hay comentarios: