martes, 22 de marzo de 2016

ATAQUE EN EL CORAZÓN DE EUROPA »

Dos mujeres heridas tras las explosiones en el aeropuerto de Bruselas. | Foto: Ketevan Kardava

ATENTADO TERRORISTA


La fiscalía belga informa de que la explosión en el aeropuerto ha sido un ataque suicida

Por LUCÍA ABELLÁN - Bruselas

El terror ha golpeado Bruselas este martes con una serie de explosiones que ha afectado el aeropuerto y una estación de metro y ha causado al menos 26 muertos —11 de ellos en el aeropuerto y 15, en el metro— y más de un centenar de heridos, según la autoridad de transportes en la capital belga. La cadena VTR eleva la cifra a 34 fallecidos. El Gobierno de Bruselas ha cerrado todas las líneas de transporte público. "Temíamos un ataque terrorista y ha sucedido", ha afirmado el primer ministro belga, Charles Michel, en una comparecencia pública junto al fiscal general belga, Frédéric Van Leeuw. "Hubo dos explosiones en la zona de salidas [del aeropuerto], una de ellas probablemente causada por un ataque suicida", ha indicado el fiscal.

Una doble explosión en el área de salidas del aeropuerto de Bruselas-Zaventem (Bélgica) poco antes de las ocho de la mañana ha causado víctimas mortales y provocado el cierre de las instalaciones y la cancelación de todos los vuelos. Apenas hora y media más tarde, se ha registrado una nueva explosión en el metro de Bruselas, en la estación de Maelbeek, muy cerca de todas las instituciones europeas. La estación ha sido clausurada.

El primer ministro no ha precisado aún el número de víctimas. Michel ha asegurado que la policía "está tratando de estabilizar la situación", además de desplegar a las fuerzas de seguridad, entre ellas el Ejército, en lugares donde "aún existe preocupación" de que pueda haber problemas. El gobernante belga, con corbata negra, ha hablado de tragedia y ha instado a los ciudadanos a permanecer "unidos y solidarios".

Van Leeuw ha confirmado que uno de los ataques del aeropuerto ha sido perpetrado "por un kamikaze" y ha hablado de "heridos graves", sin más concreción. La policía federal, encargada del caso, se centra ahora en averiguar quiénes son los autores y si alguno de ellos se ha podido dar a la fuga, ha asegurado Van Leeuw. También ha explicado que la policía ha tenido que realizar un trabajo enorme en esa explanada de salidas porque, tras la deflagración, todos los viajeros han huido y dejado abandonados los equipajes. Y la prioridad era, en ese momento, asegurar que ninguna de esas maletas pudiera contener explosivos. "Ponemos todo de nuestra parte para normalizar la situación", ha asegurado el fiscal. La cadena pública RTBF ha informado de que la policía ha encontrado un rifle Kaláshnikov en la zona de salidas.




Testigos citados por medios belgas apuntan que en el aeropuerto se oyeron gritos en árabe antes de las detonaciones. Después de las explosiones, dos estudiantes de enfermería que partían de viaje de estudios a Lisboa recorrían a pie el camino que separa el aeropuerto de la carretera, donde esperaban ser recogidas, informa Álvaro Sánchez. "Hemos oído dos fuertes explosiones y salía polvo y humo. Una compañera nuestra se ha ido en ambulancia herida en una pierna", han afirmado aún asustadas. En un momento se han detenido y el horror ha aparecido en la cara de una de ellas mientras miraba la pantalla de su móvil: "¡En el metro también!", ha dicho en referencia a los ataques en el suburbano bruselense.

"Estaba en la fila para registrarme y he escuchado una explosión. He visto humo y he visto a personas correr hacia la salida. Ha habido una segunda explosión mucho más cerca de mí después", ha explicado un testigo de los hechos a RTL."Se ha ido todo el mundo del aeropuerto con pánico, la mayor parte de las personas han dejado sus maletas allí. Los coches han sido evacuados", ha asegurado. El servicio de trenes al aeropuerto ha sido suspendido.

Las explosiones en Bruselas se producen cuatro días después de la detención en Bruselas del yihadista Salah Abdeslam, huido tras los atentados del 13 de noviembre en París, que provocaron 130 muertos.

Dos chicas se abrazan a las afueras del aeropuerto de Zaventem, en Bruselas. FOTO: OLIVIER HOSLET / VÍDEO: EL PAÍS

Varios países han reforzado al máximo las medidas de seguridad en los aeropuertos y han cancelado vuelos. Tras las explosiones, la frontera por carretera y tren entre Bélgica y Francia ha sido cerrada, informa el diario francésLibération. Y la red europea de trenes de alta velocidad Thalys —con conexiones entre París y Bruselas, Colonia y Ámsterdam— ha anunciado que ha interrumpido por completo sus trayectos. La compañía Eurostar, que conecta por tren Bruselas, París, Londres y Lieja, entre otras ciudades, ha cancelado sus servicios con origen o destino en la capital belga. Las instituciones de la UE están en nivel naranja de alerta, las reuniones han sido suspendidas y solo se permite el acceso a los funcionarios identificados.

La alerta antiterrorista en Bélgica se encontraba en el nivel 3, pero después del atentado de este martes el Gobierno la ha elevado al 4, el máximo, que ya estuvo activado entre el 21 y el 25 de noviembre de 2015. Entonces, el primer ministro belga, Charles Michel, advirtió de la posibilidad de que se produjera un atentado similar al de París. El nivel actual indica la existencia de "una amenaza posible y creíble".

No hay comentarios: