martes, 8 de marzo de 2016

Empresa de Barcelona convierte tus cenizas mortuorias en un árbol

BIOS

Una empresa barcelonesa vende urnas funerarias con semillas para poder 'volver a la vida'

Los clientes pueden plantar las cenizas de sus difuntos en un cementerio en el jardín de su propia casa


Por DANIEL MARTÍN - 
@MartnDaniel


"Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás", le dijo Dios a Adán, según el Génesis, y nosotros no queremos contradecirle, pero es que ahora, después de volver al polvo también puedes convertirte en un árbol.

Esto es lo que ofrece la empresa barcelonesa Bios, que vende una peculiar urna funeraria para mezclar tus cenizas con semillas de distintos árboles a elegir. El precio es algo elevado (145 dólares; unos 132 euros), pero, ¿cuánto debería de costar la reencarnación...o, mejor dicho, la arborificación?

Varias de las religiones mayoritarias en el mundo defienden que nuestra alma cambia de cuerpo después de la muerte y, aunque la película no suene mal, esto jamás ha podido ser demostrado. Sin embargo aquí no estamos hablando de metafísica, sino de un proceso natural demostrado y demostrable. De hecho, casi 13.000 personas se han hecho ya con una de estas urnas a lo largo y ancho del globo durante los últimos tres años. El 80% en Estados Unidos, sobre todo en California, explica el creador de este peculiar objeto, Gerard Moliné.

Un negocio en alza

BIOS

"Nuestros clientes plantan las urnas habitualmente en el jardín, pero algunos van al bosque y otros directamente compran la urna en vida", asevera Moliné, que atiende a FCINCO por teléfono desde la Ciudad Condal. El proyecto echó a andar en 1997, cuando creó el diseño, pero no ha sido hasta hace tres años cuando comenzó a vender su producto por vías propias.

Durante ese tiempo, dejó que fuera una empresa distribuidora la que se encargara de llevar el producto por todo el planeta, aunque, según afirma, fue la crisis lo que le llevó a tomar las riendas del negocio, que desde entonces dio un giro de 180 grados. "El primer año vendimos 300, el siguiente 600 y el año pasado 12.000", asevera.

Hoy en día la Urna Bios se puede adquirir en países tan variopintos comoAustralia, Nueva Zelanda, Italia, Bélgica o México. En España se puede comprar vía comercio electrónico o en algunas empresas funerarias e incineradoras que ya ofrecen este servicio alternativo de enterramiento.

Mayores de 50 BIOS

Según el tráfico registrado en su página web, el perfil más habitual de entre los que se interesan por la urna son personas de más de 50 años, que son las que pasan más tiempo navegando. "Hay gente que tiene alguna enfermedad y la compra poco antes de morir", detalla Moliné, que ha aunado la muerte con el ecologismo para su idea de negocio.

Arce, pino, ginkgo, haya, fresno...el cliente decide cómo quiere que luzca su nuevo cuerpo post mortem o el de sus familiares. La urna, totalmente biodegradable, está dividida en dos partes. En la inferior se introducen las cenizas durante el periodo de descomposición de la urna, con lo que se ayuda al desarrollo del árbol. La parte superior, que tiene un disco que se expande, hace que la mezcla de tierra preparada permita el flujo del agua, mientras que el disco aumenta para mezclarse con las cenizas. Del resultado se genera el árbol compuesto por las cenizas.

En un cementerio o en casa

El interés generado por la Urna Bios ha hecho que el cementerio de La Seu d'Urgell, en la provincia de Lérida, vaya a instalar una zona en la que poder enterrar a los difuntos con esta urna. "Haremos una prueba piloto durante dos años para que la gente tenga la oportunidad. Luego se podrán llevar el árbol o dejarlo si se habilita un lugar fijo para ello", explica el creador de la Urna Bios, que espera que la iniciativa se extienda por otros lugares.

Para los que prefieran tener a sus familiares o personas allegadas aun más cerca, Bios ultima el lanzamiento de una nueva urna a la última en cuanto a prestaciones tecnológicas para poder plantar en casa. "Es una incubadora con Wi-Fi con la que puedes controlar desde el teléfono móvil el nivel de agua o de fertilizante. Mucha gente en las ciudades no sabía dónde plantarlo y entonces decidimos diseñar este nuevo producto", sentencia Moliné. La presentación será el lunes 7 en Barcelona.

No hay comentarios: