viernes, 13 de mayo de 2016

"Estamos trabajando por la liberación de Leopoldo López"

La activista Kerry Kennedy, en un momento de la entrevista en Madrid. CIS

UN DÍA CON KERRY KENNEDY

Presidenta de la Fundación Robert F. Kennedy Center for Justice and Human Rights

EL MUNDO acompaña a la presidenta de la Fundación Robert F. Kennedy Human Rights durante su visita Madrid para hablar de Venezuela, Trump, los Derechos Humanos y el proyecto educativo 'Speak truth to power'

Por ROCÍO GALVÁN - galvanx


"Cuando llegué a casa después de dar a luz a mis gemelas encontré una carta. Era de un hombre filipino al que había conocido cuatro años antes. Me contaba que le habían condenado a muerte por un delito que no había cometido y me pedía ayuda. Imagínate, con dos recién nacidas en los brazos, lo primero que pensé fue: ¡Qué puedo hacer yo! Aún así, escribí a un gobernador filipino que conocí en uno de mis viajes para pedirle que detuviera la ejecución. Al año recibí una llamada:'Te llamo para decirte que estoy vivo. Tu carta funcionó'. Pensarás: 'Ya, claro, pero tú eres una Kennedy'. Sí, es cierto que eso ayuda. Pero, ¿y si cientos de personas anónimas firmaran para pedir la liberación de Leopoldo López...?".

Kerry Kennedy, la séptima hija de Robert F. Kennedy, ha heredado su sonrisa y su entusiasmo. Llega temprano a su encuentro con EL MUNDO, viste una chupa de cuero negro y pide un café solo. El día será largo. A las 8.30 h. ha mantenido un encuentro privado con el ex presidente español Felipe González para hablar sobre los presos políticos de Venezuela.

"Desde la Fundación Robert F. Kennedy for Justice and Human Rights luchamos por la liberación de Leopoldo López y del resto de encarcelados por motivos políticos. Prisioneros de conciencia que no han violado la ley, sino que sólo han criticado al Gobierno. Necesitamos que la comunidad internacional presione a Venezuela para resolver una crisis que además de política es económica. Felipe González está haciendo una gran labor en este sentido. Es un ejemplo de la importancia de España y de su capacidad de influencia en todo el mundo", explica la activista.

Conversamos sobre los derechos humanos y sus "héroes", la educación como antídoto contra las atrocidades, de política y, como no podía ser de otra manera, de Donald Trump. "Si lees los titulares de los dos últimos años ves que las mayores amenazas para los Derechos Humanos se fundamentan en el odio y en la marginación: Boko Haram en Nigeria, el Estado Islámico en Siria e Irak, los ataques a los rohingyas en Birmania, los partidos neonazis en Europa... En EEUU, lo vemos con el ascenso de Donald Trump. Tenemos una larga historia de candidatos que basaron sus campañas en apelar al miedo y al odio. Trump es el último de esta lista, pero su respaldo no supera el 20% de los votantes".

Llaman a la puerta. Ha llegado la hora de dar una rueda de prensa para presentar los logros que ha cosechado el programa educativo 'Speak truth to power' en España.

El material didáctico se elaboró a partir del libro del mismo nombre en el que Kerry Kennedy recoge sus entrevistas con 51 defensores de los Derechos Humanosde todo el mundo. Sus ejemplos de vida sirven de inspiración a los jóvenes y el objetivo es despertar sus conciencias ante las injusticias.

"El programa empezó a impartirse por primera vez en septiembre en varios colegios españoles y ha tenido una gran acogida. Es un gran arma contra el 'bullying' (acoso escolar). Los alumnos aprenden a enfrentarse a quien ataca sus derechos, a alzar la voz contra un abuso", asegura María Díaz de la Cebosa, presidenta del College for International Studies in Spain (CIS).

Los alumnos del colegio bilingüe St. Anne's School escuchan a Kerry Kennedy en Madrid. R.G.

La iniciativa 'Speak truth to power' tiene ya 12 años de vida y cuenta con más de un millón de alumnos en todo el mundo. "Muchos niños soportan insultos como'maricón', 'gordo' o 'feo' hasta 15 veces al día en los pasillos de la escuela. Nuestro objetivo es educar en la empatía y al mismo tiempo enseñarles a ejercitar el músculo necesario para enfrentarse a ello y ponerse en pie", explica Kennedy.

Esta es la teoría. Ahora es el momento de ver los resultados en las aulas. La primera parada es el centro privado St. Anne's School. En el aula abarrotada de adolescentes uniformados hay mucha expectación ante la visita de la hija del candidato a la presidencia de EEUU asesinado en 1968.

"¿Quién es para ti un héroe?", pregunta Kerry Kennedy a una niña. "Mi padre", contesta ella. "Te entiendo, el mío también es mi padre", replica la activista emocionada.

"Lo que más me impactó fue el día que hablamos sobre los niños soldado. Pensaba que era una leyenda. En clase se plantean temas sobre Derechos Humanos, luego damos nuestra opinión y proponemos soluciones", dice Lucía, de 17 años, que se expresa en un inglés perfecto.

Varios alumnos del instituto Beatriz Galindo muestran carteles con los artículos de la declaración universal de los derechos humanos. R.G.

A Pablo, de 18 años, esta asignatura le ha servido para darse cuenta de que cada uno puede aportar "un granito de arena para ayudar".

Tras compartir experiencias y juegos, nos trasladamos hasta el instituto público Beatriz Galindo. Allí le espera un auditorio repleto de niños. Portan carteles con los 30 artículos de la Declaración de Derechos Humanos. Aunque el ambiente es más desenfadado, las preguntas que los chavales lanzan a la activista son más complejas: "¿Si en Venezuela hay elecciones, por qué es un dictadura?", "¿Trump viola los Derechos Humanos?", "¿Snowden y Assange denunciaron el espionaje, por qué EEUU les persigue?". Son sólo algunos ejemplos.

Kerry Kennedy contestó a todas las cuestiones y dedicó la mayor parte del tiempo a hablar sobre el deterioro democrático que sufre Venezuela. Explicó a los niños que las derivas totalitarias siempre empiezan por atacar a la prensa. "Primero persiguen a los periodistas y acaban por encarcelar a los políticos", advirtió.

Del auditorio escolar nos dirigimos hacia a las tablas de un teatro, donde tendrá lugar la representación 'Voces desde la oscuridad', de Ariel Dorfman.

Kennedy aprovecha los atascos para recabar más información. "Necesito saber más detalles sobre el caso de Leopoldo. ¿Tienen el texto de la Ley de Amnistía?".Sorprende lo cercana y abierta que es. Habla en voz alta sobre sus nuevas ideas para expandir el programa. "¿Y si hiciéramos un premio de periodismo para el mejor relato de los alumnos? El ganador podría leer su texto en Naciones Unidas". Cuenta anécdotas familiares y ríe a carcajadas al recordar una confusión con el apellido de un relevante político de EEUU.

La lectura dramatizada del texto, que también forma parte del programa educativo, fue dirigida por Jesús Cracio. Diez actores sobre un escenario vacío dan voz, muchas veces ahogadas y torturadas, a personalidades como Rigoberta Menchú, Gabor Gombos, Desmond Tutú o Aminatou Haidar. El desgarrador relato sobre el coraje que demostraron ante la barbarie sin duda sacude el alma.

Con las fotografías del Premio Pulitzer Eddie Adams como telón de fondo, en la obra se repite una frase que se graba a fuego: "Hicimos lo que teníamos que hacer. Si nosotros no lo hacemos, ¿quién lo hará?".

Exposición en de fotografías de Robert F. Kennedy, cedidas por la familia para su venta. R.G.

No hay comentarios: