miércoles, 8 de junio de 2016

RESULTADOS DE LA SEGUNDA VUELTA ELECTORAL

La prensa peruana sigue el conteo de votos. RODRIGO ABD (AP) / EFE

Perú se parte por la mitad con una diferencia de unos miles de votos para Kuczynski

El recuento pone a prueba las instituciones peruanas, que resisten la tensión

POR CARLOS E. CUÉJACQUELINE FOWKS - Lima

Nadie imaginó que el cuarto presidente elegido consecutivamente en Perú, un récord en un país con una larga historia de golpes y dictaduras, lo haría por unos pocos miles de votos. La diferencia entre el liberal Pedro Pablo Kuczynski (PPK), que va en cabeza, y la derechista Keiko Fujimori se fue acortando con el escrutinio, hasta quedar en poco más de 50.000 votos sobre un total de casi 18 millones (el 0,29%) al 98,2% contabilizado. Este ajustadísimo final está poniendo a prueba las instituciones peruanas, que de momento resisten bien en un ambiente de tensa calma, en el que el fujimorismo se niega a asumir la derrota en un país partido casi exactamente por la mitad. Uno pocos manifestantes de ambos lados se colocaron en la puerta de la ONPE, el organismo electoral, para exigir que se conozca ya el resultado definitivo y defender la victoria de su sector.

Todo Perú andaba preguntando ayer a quien podía considerarse más informado si había alguna posibilidad de que el ajustadísimo resultado se diera la vuelta a última hora. La mayoría de los expertos que miraban el recuento con detalle coincidían en que es prácticamente imposible. Pero la diferencia se iba acortando más y más. Empezó un punto, bajó a seis décimas, después a cinco, cuatro, tres y un poco menos de tres con la llegada de los votos de algunas zonas alejadas. Y algunos fujimoristas empezaron a lanzar en las redes la idea de que el vuelco era posible. Sin embargo, la victoria se les escapaba en un largo recuento que puede durar hasta el fin de semana, con urnas traídas a pie y en canoa desde las zonas más alejadas de la selva. Ya por la tarde, la diferencia se amplió de nuevo ligeramente y se consolidaron las opciones de victoria de Kuczynski. Al 97% de actas contabilizadas se pasó a una diferencia de 0,34 puntos.

“Que el partido se voltee no es fácil pero tampoco imposible”, explica David Sulmont, sociólogo y experto en estadística, profesor de la Universidad Católica. “La distancia se ha acortado porque las actas últimas que se han procesado vienen de provincias y distritos alejados y rurales donde efectivamente Fujimori ha sacado entre 54 y 55% de los votos, pero el escrutinio ya casi acaba. El departamento que más falta ahora es Loreto, donde viene ganando PPK. Calculo que a nivel nacional PPK tendría una ventaja de entre 40.000 y 50.000 votos. Para revertir eso Fujimori tendría que sacar al menos un 55% del voto en el extranjero”. En primera vuelta votaron 472.000 personas que viven fuera de Perú. Sin embargo, el recuento parcial en este voto (al 38%) daba una diferencia más pequeña, menos de tres puntos a favor de Fujimori. “En el peor escenario la ventaja puede ser de unos 27.000 a favor de PPK en el resultado nacional”, explica Sulmont.

En una segunda vuelta como esta basta un solo voto de diferencia. Por eso algunos bromeaban con uno de los datos más extraños de la jornada electoral: la decisión de Kenji Fujimori, hermano menor de Keiko, congresista más votado de Perú y aspirante a la sucesión, de no acudir a las urnas a votar a su hermana. Desde entonces él está desaparecido, una prueba de la tensión interna que vive el fujimorismo, que se ve a las puertas de una amarga derrota por segunda vez consecutiva.

A pesar de la tensión que se vive por abajo, y la guerra entre los personeros (fiscales) de cada uno de los partidos para evitar que el rival les robe sus votos en cada una de las urnas en disputa, las cúpulas políticas mantuvieron la calma. Sobre todo los dos candidatos. Si PPK la noche electoral había pedido “cautela para que no nos roben los votos” el lunes solo pidió calma a la espera del “voto del exterior” que esperaba que le fuera favorable. Fujimori, pese a los temores del antifujimorismo que recuerda las malas artes de su padre y sus secuaces, también mantuvo un exquisito silencio y solo dijo una frase que parecía una orden de calma a los suyos: “vamos a esperar con prudencia el resultado final”. Dirigentes de su equipo aseguraban sin embargo que aún confían en ganar.

Los datos del recuento se actualizaban cada dos horas, con mínimos avances y diferencias en un final agónico. Los peruanos intercambiaban rápidamente en las redes sociales cualquier novedad. En este ambiente, y con una democracia aún joven que estuvo llena de interrupciones en el siglo XX, la última el autogolpe precisamente de Fujimori padre, aún en la cárcel por delito de lesa humanidad y corrupción, muchos destacaban la resistencia de las instituciones democráticas puestas a prueba. Todos insistían en el “hecho histórico” de la cuarta elección democrática consecutiva.

“Hay que felicitar a los dos candidatos por su comportamiento, tenemos una democracia que se va consolidando”, señalaba el presidente del Congreso, Luis Iberico. Algunos acusaban al Gobierno de Humala de poner a la policía y el ejército a trabajar contra Fujimori en las zonas del interior, y el primer ministro, Pedro Cateriano, contestó indignado. “No le hace bien al Perú hacer saltar especulaciones. No hay denuncia de las misiones de observación. Los policías estaban donde debían estar. No estamos en una dictadura, no hay control de los medios. Hay democracia, no hay autoritarismo, corrupción y fraude como en el pasado”, lanzó en referencia al fujimorismo. Lo único que está claro es que Perú está partido por la mitad. Las instituciones tendrán que demostrar ahora que están preparadas para resistir una situación inédita.

EL VOTO EN EL RESTO DEL MUNDO DEFINE LAS ELECCIONES EN PERÚ

J. FOWKS / C.E. CUÉ

En la primera vuelta de las elecciones, la candidata Keiko Fujimori obtuvo 42.88% del voto de los peruanos en el extranjero; Pedro Pablo Kuczynski, 24,59%, y el Frente Amplio de izquierdas, 12,75%. Este martes, la atención estaba puesta en las actas procedentes del resto del mundo, que forman parte de las últimas que entrarán en el conteo oficial, y que decidirán el resultado final. Al 38% del escrutinio, Fuerza Popular iba a la cabeza con un 51,3% frente a PPK con 48,6%, es decir, 2,7% de diferencia. Los peruanos en el extranjero representan el 3.8% del padrón electoral de Perú. En un recuento rápido (con algunas mesas representativas) realizado el domingo por la encuestadora GfK, los votos de los residentes en el extranjero eran 52% para PPK y 47% para Fujimori.

Los mayores grupos de peruanos en el extranjero residen en Estados Unidos, España y en Chile. Con el 27% de actas contabilizadas de los centros de votación de EE. UU., PPK superaba por 19 puntos a su oponente, mientras que en Chile, Fujimori le saca una ventaja de 10 puntos con el 90% de actas escrutadas.

El escrutinio de las mesas en España ha avanzado solo al 4% y el economista logra un 54% de votos frente a 45% de la excongresista fujimorista. En Francia, según recuentos no oficiales difundidos el domingo, Kuczynski se impuso con el 60% de votos; en dicho país reside un mayor número de electores ligados a colectivos de izquierda en Lima, además en primera vuelta ganó PPK con 29%, y el Frente Amplio obtuvo un 23%.

El candidato liberal, que en diciembre renunció a su nacionalidad estadounidense para disminuir las críticas en campaña electoral, fue muy criticado por todos los sectores por haber pasado una semana entera en Estados Unidos entre la primera y segunda vuelta. El exbanquero de inversión justificó su larga visita por las actividades proselitistas en Nueva Jersey, donde vive la mayor cantidad de sus compatriotas, y porque asistiría a la graduación y cumpleaños de una de sus hijas. En una hora de gran ansiedad de la ciudadanía por conocer quién los gobernará finalmente, la semana que los peruanos consideraron derrochada por Kuczynski en Norteamérica podría ser, paradójicamente, crucial para consolidar una cantidad suficiente de votos a su favor.

El voto del valle cocalero

El jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales, Mariano Cucho, anunció la mañana del martes que faltaba contabilizar los votos del Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAEM), el mayor productor de hoja de coca destinada al narcotráfico. “Aún no llegan al centro de cómputo las actas de la compleja zona del VRAEM”, dijo el funcionario en Radioprogramas. El congresista fujimorista suspendido (por una denuncia de violencia familiar) Juan Díaz Dios afirmó que en esa circunscripción sacan “20.000 votos de ventaja”, sin embargo, un análisis realizado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) indicó a inicios de mayo que en el VRAEM el voto mayoritario fue por el Frente Amplio con un 51% de votos. Keiko Fujimori realizó una visita por el sur de nueve días en la segunda vuelta e incluyó actividades en localidades de dicha zona aislada del país.

No hay comentarios: