lunes, 6 de junio de 2016

TENSIÓN EN EL PACÍFICO Seis naciones reclaman su soberanía

El secretario del Tesoro de EEUU, Jack Lew (d), saluda al presidente chino, Xi Jinping.REUTERS

El conflicto del Mar de China marca el encuentro entre Pekín y Washington

Pese a que Xi declara no ver una resolución próxima a este conflicto, opina que las dos partes deben adoptar una actitud "pragmática y constructiva"

Las cinco claves de la disputa territorial por el mar de China Meridional

Por ISMAEL ARANA - Hong Kong - @iaranau


La cumbre que este lunes reúne a las dos mayores potencias económicas del planeta, Estados Unidos yChina, se ha inaugurado con un llamamiento a incrementar la confianza mutua entre ambas naciones que permita minimizar lastensiones que mantienen con respecto al Mar de China Meridional, un asunto que ha provocado numerosos enfrentamientos entre los dos países durante los últimos meses.

"China y Estados Unidos necesitan aumentar la confianza mutua", ha dicho el presidente chino, Xi Jinping, en la inauguración del VIII Diálogo Estratégico y Económico China-Estados Unidos, una de las reuniones bilaterales de más alto nivel que mantienen cada año. En su alocución, el mandatario ha apostado por redoblar los esfuerzos de las dos potencias para gestionar los conflictos, y asíevitar "errores de cálculo estratégicos".

Pese a que Xi ha declarado no ver una resolución próxima a este conflicto y ha reconocido la existencia de grandes "diferencias", ha opinado que las dos partes deben adoptar una actitud "pragmática y constructiva" hacia estos problemas. "El Pacífico debería ser un escenario para la cooperación, no una zona para la competencia", apostilló.

China reclama para sí la soberanía sobre cientos de kilómetros cuadrados al sur y al este de Hainan, su provincia más meridional, una estratégica zona clave para el tráfico marítimo mundial que se cree que alberga abundantes recursos energéticos y pesqueros. Este área, que se encuentra dentro de la llamada "línea de los nueve puntos", es disputada por otros países de la región como Vietnam o Filipinas entre otros, a lo que China ha respondido en los últimos meses con la construcción de varias islas artificiales y la instalación de material bélico en alguna de ellas.

Por su parte, Washington ha tachado de "agresivas" las actuaciones de China en la zona y ha reaccionado con el envío de buques y aviones de combate que han patrullado el área en disputa, unas actuaciones que han desatado las iras de Pekín y que han generado más de un encontronazo diplomático.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, ha aprovechado el fórum de este lunes para hacer un llamamiento a una "solución diplomática" para dirimir el problema. "Estamos buscando una solución pacífica a la disputa en el Mar de China Meridional y nos oponemos a que cualquier país resuelva sus reclamaciones con una acción unilateral" ha dicho en referencia a la progresiva expansión de China en la zona.

Se prevé que en unas semanas la Corte de Arbitraje de La Haya comunique su resolución sobre la reclamación presentada por Filipinas, que mantiene una agria pugna con Pekín sobre el control de los Bajíos de Scarborough (Huangyan para los chinos) situados en las conflictivas aguas y que controla China desde que en 2012 mantuviera un breve enfrentamiento con guardacostas filipinos. Pese a que tanto EEUU como otros países han instado a China a acatar la resolución del tribunal, las autoridades comunistas ya anunciaron que no piensan obedecer al no reconocer la potestad de la corte sobre este asunto.

El cruce de declaraciones de este lunes viene precedido por el que tuvo lugar durante la cumbre de seguridad celebrada en Singapur este fin de semana, donde el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, señaló que las actividades militares chinas en la zona pueden llevar a su "auto-aislamiento", y que de seguir con la construcción de nuevos islotes provocaría "acciones" sin especificar de los EEUU y otras naciones.

A estas palabras, el almirante chino Sun Jianguo respondió asegurando que este asunto está "recalentado" -una acusación a lo que ven como una injerencia de los EEUU en un asunto que no les compete- y dijo que "nosotros no generamos problemas, pero tampoco le tenemos miedo a los problemas".

La tensión se ha visto agravada después de que el diario South China Morning Post informara hace unos días de que Pekín podría establecer una zona de defensa aérea sobre el mar en disputa, algo que todavía no ha sido confirmado. Para Kerry, se trataría de "un acto provocativo y desestabilizador", mientras que Taiwan, que también está implicado en la pugna, ha dicho por boca de su ministro de Defensa que no la reconocerían, algo que sin duda daría pie a nuevos incidentes.

Además, otro de los asuntos que marcarán la agenda del encuentro es Corea del Norte y cómo lidiar con sus ambiciones nucleares, en donde China juega un papel de primer orden al ser su principal socio económico y valedor diplomático durante décadas. Mientras que Kerry declaró que es "imperativo mantener la presión" sobre el régimen de Pyongyang, China parece más dispuesta que otras veces a presionar a su vecino, una actitud que mantiene desde hace un tiempo dado el recelo que el programa armamentístico de Kim Jong-un despierta.

Las cuestiones económicas también estarán sobre la mesa. El secretario del Tesoro Jacob Lew, ya ha pedido a China que corte el exceso de producción de acero que según él está distorsionando el comercio mundial de esta materia, afectando a los productores estadounidenses y siendo motivo de fricciones entre ambos durante los últimos meses. Además, el presidente Xi abogó por la conclusión de un tratado bilateral de inversiones.

Otros asuntos a tratar serán los relacionados con el cambio climático, el terrorismo, la seguridad cibernética o la cooperación económica.

No hay comentarios: