sábado, 30 de julio de 2016

ESTADOS UNIDOS Hillary Clinton, la novia de América

Hillary Clinton celebra su nominación como candidata demócrata en Filadelfia. REUTERS

Es la primera mujer candidata a la presidencia de Estados Unidos y se marcha de Filadelfia con el cometido de volver a ocupar la Casa Blanca

Obama hace campaña con Clinton, en una decisión sin precedentes en EEUU

Por GINA MONTANER  - 
@Ginamontaner

Al fin ha sucedido. Hillary Clinton es la primera mujer candidata a la Presidencia de Estados Unidos y se marcha de Filadelfia con el cometido de volver a ocupar la Casa Blanca. Pero en esta ocasión la que se sentaría en el Despacho Oval es ella yBill Clinton haría las veces de consorte bajo la promesa de no poner en aprietos a quien se refirió en el discurso que pronunció en la Convención Demócrata como "su mejor amiga".

Las palabras del ex presidente Clinton fueron un homenaje a su esposa, con la intención de convencer a los más escépticos de que la mujer de la que se enamoró en sus años universitarios ahora puede ser la novia de América.

A lo largo de cuatro días el mensaje de Bill Clinton lo repitieron con variantes distintas figuras de la cúpula del partido. Michelle Obama, sin duda la más convincente por su tono tan personal y emotivo, destacó que confiaba en que el porvenir de sus hijas estaría a salvo bajo la Presidencia de quien fuera secretaria de Estado. Algo similar recalcó Tim Kaines, aspirante a la Vicepresidencia, al asegurar que su hijo, un militar, estaría protegido con una mandataria experimentada en el campo de la política internacional. En cuanto a Joe Biden, cuyo espíritu llano conecta con el pueblo, tocó la fibra de la clase media, asegurando que Clinton gobernará pensando en el bienestar de las familias. HastaBernie Sanders, quien estuvo a punto de tocar el cielo sin temor a hacer uso de la palabra "revolución", procuró apaciguar a los millenials que apostaban por él y ansían un cambio más profundo.

Es evidente que en las filas demócratas hay divisiones, sin embargo el mantra de la convención ha sido unirse en bloque, reconociendo un enemigo común cuyo ascenso hay que detener: Donald Trump y su populismo de derechas.

Pero ha sido el propio presidente Obama quien salió al escenario para regalarle el más generoso elogio a quien arrebató la nominación demócrata en 2008, al afirmar que "no hay en la historia moderna un candidato presidencial más preparado que Hillary Clinton". Y el mandatario no escatimó a la hora de acusar a Trump depropagar el odio y el miedo. En el estadio resonó el canto de guerra contra el avance del candidato republicano.

Finalmente, la noche del jueves apareció toda de blanco en la tribuna la que podría ser la primera presidenta de Estados Unidos. Relajada y sonriente, Clinton estaba resuelta a demostrar que a pesar de que tiene una imagen desfavorable entre muchos estadounidenses por hechos como el escándalo de los correos electrónicosque se borraron de su servidor personal, ella es, tal y como resalta Obama, la más preparada para tomar el relevo presidencial.

A lo largo de la campaña, le ha costado trasmutar su naturaleza reservada para llegar a la gente con la calidez que a ella no le nace y que se le da tan bien a Michelle Obama. Irónicamente, Trump, un demagogo con la habilidad de vender humo, exhibe un estilo expansivo que embriaga a quienes no distinguen el aroma tóxico que lo acompaña. A Clinton no le basta con estar más capacitada que su rival en este esprint hacia la meta. Es imperfecta, pero pareciera que la mayor de sus faltas es su carácter amurallado.

Con la nominación en la mano, Hillary Clinton pide un voto de confianza a quienes desconfían de ella porque el mejor de sus atributos, dice, es su capacidad para resistir los embates de la vida y de la política. Quienes la conocen bien aseguran que no se rinde. El mayor reto ya lo tiene enfrente y se llama Donald Trump.

No hay comentarios: