sábado, 30 de julio de 2016

LOS LUGARES MÁS MITICOS DEL PLANETA

Pirámides de Guiza (Egipto)

Siguen estando ahí, a pesar de la época turbulenta que vive el país. La Gran Pirámide es la única de las Siete Maravillas del Mundo originales que aún existe. Datan del siglo XXV antes de Cristo, época en la que tres faraones, Keops, Kefrén y Micerino (en realidad Jufu, Jafra y Menkaura según su nombre egipcio, aunque nosotros los aprendimos en griego) decidieron que a su muerte debían habitar un espacio digno de una divinidad. La Gran Pirámide de Keops mide 146 metros de altura y ocupa 5,3 hectáreas. Es una obra de ingeniería que aún se considera complicada en la actualidad. Se utilizaron 2.300.000 bloques de piedra y, según cálculos modernos, pudieron estar trabajando en su construcción hasta 40.000 obreros en los momentos de mayor trasiego. Junto a las pirámides está la Gran Esfinge, de unos 20 metros de altura por 57 de largo, y que en teoría representa a Kefrén. Un tour por todos los lugares visitables de la Necrópolis de Guiza cuesta unos 18 euros. FRANS LEMMENS


Machu Picchu (Perú)

Son las ruinas de un poblado inca construido poco antes de que Colón pisase América a 2.500 metros sobre el nivel del mar. Se halla entre dos picos de la cordillera Central de Perú. Tras tres horas de tren desde Cuzco llegamos a Aguas Calientes, un pueblo diminuto en mitad de la montaña. Desde allí se puede subir en autobús o caminando (hora y media) por un paraje natural de belleza incontestable. En Machu Picchu podremos constatar las habilidades de los ingenieros incas, que desarrollaron un sistema de agricultura con terrazas. En la zona urbana podremos apreciar el Templo del Sol y la estructura piramidal de la colina Intihuatana, que demuestran la obsesión con la astronomía de la civilización inca. La entrada más cara, que incluye también la visita a Huayna Picchu (la otra montaña que se alza junto a la ciudad, y que también alberga construcciones admirables como el Templo de la Luna), cuesta unos 42 euros. PICTUREGARDEN


Stonehenge (Inglaterra)

Es la turistada más antigua, ya que se calcula que empezó a construirse en el 3.000 antes de Cristo. Está a unas dos horas al oeste de Londres. Es fascinante pensar que en el neolítico se pudo concebir este monumento formado por circunferencias concéntricas de rocas dispuestas sobre un montículo, en el que se horadó una profunda zanja también perfectamente circular y concéntrica. ¿Y cómo es posible que parte de esas rocas sean originarias de Gales? Rocas de cuatro toneladas transportadas a lo largo de casi 400 kilómetros. Las mejores épocas para viajar a este monumento ritual son los solsticios de verano e invierno. En el de invierno el sol se pone atravesando justo el eje de Stonehenge, donde sus creadores colocaron la llamada piedra del sacrificio. En el de verano ocurre lo mismo cuando el sol sale. Los recientes hallazgos arqueológicos apuntan a un complejo megalítico aún mayor, con piedras que aún están por desenterrarse. Visitar Stonehenge cuesta unos 20 euros. AMANALANG / ISTOCK


Teotihuacán (México)


El viaje desde el DF dura más o menos hora y media y se puede ir en coche o en autobús. La llamada Ciudad de los Dioses alberga los restos de una de las civilizaciones precolombinas más importantes de América. Aquí hay grandes pirámides a las que, a diferencia de las de Egipto, se puede subir. La Pirámide del Sol, la más alta del complejo, tiene 243 escalones y su cúspide a 63,5 metros está en sincronía con el eje por donde el sol se esconde al anochecer. Los edificios que componen la ciudad de Teotihuacán están conectados por la Calzada de los Muertos, que une la Pirámide de Sol con la de la Luna. La Pirámide de la Luna se alza a 42 metros del suelo. Destacan los restos humanos y las ofrendas de joyas, jade y obsidiana. La entrada al complejo arqueológico cuesta 64 pesos, unos 3,5 euros. Si se va en coche, hay que pagar también el estacionamiento, unos 2,5 euros. SERAFINO MOZZO

Borobudur (Java, Indonesia)

Otra muestra de la predilección que tuvieron multitud de civilizaciones antiguas en diversos puntos del globo por la estructura piramidal. Borobudur es una estupa budista construida entre los siglos VIII y IX en la isla de Java. Es el mayor templo budista del mundo, si asumimos que Angkor Wat fue concebido para el hinduismo. Se ubica en un montículo en medio de un espectacular valle rodeado de montañas. Su diseño arquitectónico es asombroso, dotado de un simbolismo innegable. Visto desde arriba tiene forma de mandala, una representación del macrocosmos y el microcosmos con paralelismos con concepciones católicas como las mandorlas o los rosetones góticos. La proporción 4:6:9 está presente en todo Borobudur, como por ejemplo en la división fundamental entre la base, el centro y la cúspide de la estructura. En la cima, compuesta por plataformas circulares, se sitúan 72 estupas perforadas con estatuas de Buda en su interior, rodeando a la estupa principal que corona el monumento. Como en Angkor, el acceso son 18 euros. PHILIPPE BOURSEILLER


El monte Shasta (EE.UU) 

La montaña sagrada de la cordillera de las Cascadas, y discurre hacia el sur 719 kilómetros, por el norte del Valle Central de California, entre la cordillera. Monte Shasta es una montaña santa del sistema energético geomántico de Estados Unidos. Es majestuosa, ubicada en el extremo norte de la cadena de montañas de la Sierra Nevada en el Condado Siskiyou en el Norte de California a unas 33 millas de la frontera con Oregon. Monte Shasta es el cono de un volcán extinguido que se eleva a más de 14,162 pies sobre el nivel del mar, y es el pico volcánico más grande en el continente de Estados Unidos. Los Indios Americanos creyeron que el Monte Shasta era de una grandeza tan inmensa, que su existencia podía ser atribuida solamente a la creación de un “Espíritu muy Grande”. 

No hay comentarios: