viernes, 1 de julio de 2016

Un 'Gran Hermano' para gobernar Chechenia

El líder checheno, Ramzan Kadirov, baila durante un show en Grozny. REUTERS

Gobernar Chechenia no es fácil. Si además necesitas sacar tiempo para entrenar artes marciales, gestionar una cuenta de Instagram que está entre las más populares de Rusia o lanzar una campaña nacional de búsqueda cuando se te pierde el gato, entonces necesitas que te echen una mano.

Por XAVIER COLÁS - Moscú


Por eso el líder checheno, Ramzan Kadirov, ha decidido buscar un ayudante que enderece las cosas. Pero como no puede dejar de dar espectáculo, lo hará a través de un reality show que se emitirá no sólo en esta república caucásica sino también en toda la Federación de Rusia. El elegido dirigirá la Agencia de Desarrollo Estratégico, una entidad llamada a poner la economía de la zona en marcha de una vez por todas.

La iniciativa va en consonancia con el nuevo enfoque que Moscú quiere dar a la política de subvenciones a esta agitada zona de Rusia, donde la insurgencia islamista sigue presente. El ministro ruso para el Cáucaso Norte, Lev Kuznetzov, quiere pasar de paliar los problemas sociales con dinero a a atraer inversiones que reporten autofinanciación a la zona. La necesidad de un buen 'manager' que ayude a pensar al impetuoso Kadirov es más acusada que nunca.

Por eso el programa televisivo es una dramatización de la artificiosa hiperactividad de Kadirov, que trata de ocultar con testosterona la falta de dinamismo de Chechenia en el plano económico: "Es todo artificial, los rascacielos que ahora son símbolo de la ciudad están vacíos, no hay más dinero que el que llega de Moscú", explica Ilya Yashin, un opositor ruso que realizó hace unos meses un polémico viaje a la zona para denunciar el "peligro" que supone Kadirov para Rusia.

Pero la televisión rusa prefiere retratar al líder checheno como un hombre de acción y nada más. Un patriarca al que no será fácil seguirle el ritmo: "Los concursantes tendrán que demostrar cada día y cada hora que pueden cumplir las tareas asignadas a tiempo y de una manera eficaz, estar dispuestos a trabajar 24 horas y a superar todos los obstáculos y llevar a cabo los proyectos más interesantes con el equipo del presidente", dice un adelanto del programa. Hasta el 22 de julio tienen los rusos para aspirar a formar parte de los colaboradores de Kadirov.

El programa se llama 'Komanda' (Equipo) y se emitirá en el canal estatal Rossiya1.De momento los espectadores tienen un anuncio en el que se ve al líder checheno boxeando con el sudado presentador, al que somete a varias pruebas de obstáculos. Después, el invitado incluso se atreve a lanzarse a unos convulsos bailes chechenos. El listón está alto.

Estas prácticas se llevan a cabo en medio de las montañas de Chechenia, de manera que sirven para promocionar la región. "Las pruebas se llevarán a cabo en el territorio de Chechenia, en sus rincones más bellos. Hay que subir a los montes, hasta los lagos, por los senderos del bosque y visitar muchas zonas turísticas famosas de Chechenia. Aprender lo que es la hospitalidad de sus gentes o cómo es una boda en el Cáucaso, y también veremos cómo las mujeres chechenas ponen la mesa y siguen las tradiciones".

Al líder checheno le gusta presumir de ser un buen musulmán, pero al mismo tiempo adora el perfil de nuevo rico que luce opulencia. No pierde ocasión de criticar la decadencia Occidental, pero al mismo tiempo gasta un dineral en traer hasta Grozni a cualquier celebridad como Jean-Claude Van Damme o Hillary Swank.

En un momento del anuncio Kadirov coge por el hombro al presentador y ambos contemplan las nevadas montañas del Cáucaso. El líder checheno se lamenta de que sea posible la guerra en un marco tan bonito como ése, olvidando por un momento que él mismo fue un guerrillero y que su padre luchó contra Moscú antes de cambiar de bando.

Kadirov es tan mediático como Putin o más. Acaba de terminar de rodar una película de acción, que se ha presentado bajo el título 'Aquellos que no lo entendieron lo pillarán', basada en una conocida frase con la que Kadirov amenazó a los opositores rusos el año pasado.

Cultiva una imagen de hombre tierno de vez en cuando, pidiendo ayuda en Instagram cuando se pierde su gato, y cosechando de paso 30.000 'likes'. Pero sus encontronazos con las ONG que defienden las libertades son constantes. El Consejo de Derechos Humanos de Rusia, ligado a la oficina del presidente, acaba de cancelar un viaje a la zona por la actitud agresiva de este 'virrey' de Putin en en Cáucaso: "Le avisamos de que íbamos y nos ha dicho que no puede garantizar nuestra seguridad", explica Igor Kalyapin, activista contra la tortura. La sede en Grozni, la capital de Chechenia, de su ONG contra la tortura ha sido atacada en repetidas ocasiones por grupos no identificados. Él mismo ha sufrido agresiones este año y le han tirado huevos.

Kadirov siempre ha sido controvertido en sus declaraciones: a favor de la poligamia, de la conquista militar de Ucrania por parte de Rusia o contra las caricaturas de Mahoma. Con motivo del atentado de la maratón de Boston el 2013, (perpetrado por los hermanos chechenos Dzhojar y Tamerlán Tsarnáev) dijo que las raíces del mal estaban en Estados Unidos. Tras el asesinato en 2015 del líder de la oposición rusa Boris Nemtsov amenazó a los miembros de las fuerzas de seguridad rusas con recibirlos a tiros si entraban a investigar sin permiso en su territorio.

Su barba rojiza destila orgullo musulmán y sus brazos de gimnasio le acercan al prototipo de líder fuerte que muchos rusos buscan. Pero trabajar para él será un desafío digno del 'prime time'.

No hay comentarios: