domingo, 7 de agosto de 2016

Allende pide un sistema previsional con lógica de solidaridad

Llama a romper con el rol individualista que tiene el actual

“Debemos avanzar hacia un verdadero sistema mixto, donde se recuperen los aportes patronales, se rediseñe y complemente en la medida de lo posible el aporte fiscal, se cree un mecanismo que permita compensar en su justa medida los esfuerzos de ahorro del trabajador, pero también solidarizar con quienes no tienen capacidad de ahorro mediante los aportes del empleador y fiscales y mejorar la gobernanza de sus instituciones para una administración transparente y comprensible por la ciudadanía”, plantea la senadora socialista.


por EL MOSTRADOR


La senadora y presidenta del PS, Isabel Allende, se metió de lleno en el debate ante los cuestionamientos que han sufrido las AFP y las bajas pensiones que reciben los trabajadores al momento de jubilar, pidiendo la instauración de un sistema previsional con una lógica de solidaridad.

A través de una columna publicada en La Tercera, la legisladora oficialista criticó el actual sistema, argumentando que es un “mercado obligatorio de ahorro individual, con el único propósito del pago de una prima para un seguro de invalidez y el financiamiento de una pensión de vejez, ya sea en la forma de retiro programado o la compra de una renta vitalicia. Las y los chilenos se han manifestado y han declarado con toda claridad que temen por su vejez, y que este sistema sólo genera pensiones de pobreza que no se corresponden con el esfuerzo de toda una vida de trabajo”.

Por tal motivo, expone que es el momento de actuar y decidir “como país cuánta dignidad y solidaridad queremos para las y los chilenos que se jubilen en el futuro”.

“Al actual sistema de pensiones le pesa una promesa incumplida: pensiones porcentualmente cercanas a los salarios ganados en la vida laboral. Es tiempo de repensar, en un debate serio y abierto, cuáles son las mejores opciones para que chilenos y chilenas cuenten con una pensión justa, en el entendido mínimo de que nadie que trabaje toda su vida, puede ser pobre”, señala Allende.

La senadora explica que el Pilar Solidario creado bajo la primera administración de la Presidenta Michelle Bachelet permitió que miles de chilenos recibieran una pensión por primera vez, pero aclara que ahora hay “ir más allá, no sólo porque ese primer paso comienza a ser insuficiente por el monto de las pensiones, sino también porque una amplia clase media ve con angustia que puede perder los avances de toda una vida de esfuerzos”.

También sostiene que se cuentan con bases técnicas que están contenidas en el informe de la Comisión Bravo, por lo que es necesario definir los principios y objetivos de un nuevo sistema previsional, “así como las medidas urgentes que hagan creíble las transformaciones de mediano y largo plazo”.

La legisladora socialista explica que “se requiere romper con la exclusiva lógica del individualismo del actual sistema, donde sólo existe una aparente justicia financiera al nivel del individuo entre sus aportes y el beneficio que recibe. Debemos asegurar pensiones dignas, así como elevar sustancialmente la tasa de reemplazo respecto de los sectores medios; generar un sistema no discriminatorio, en particular respecto de las mujeres”.

Precisa que tales objetivos a mediano y largo plazo deben traducirse en un aumento general de las pensiones, partiendo por la más baja hasta llegar a la clase media, ya que “si hoy el monto de las pensiones equivalen a un tercio del ingreso promedio, debemos avanzar en un plazo prudencial para llegar al menos a un 50%”.

“Debemos avanzar hacia un verdadero sistema mixto, donde se recuperen los aportes patronales, se rediseñe y complemente en la medida de lo posible el aporte fiscal, se cree un mecanismo que permita compensar en su justa medida los esfuerzos de ahorro del trabajador, pero también solidarizar con quienes no tienen capacidad de ahorro mediante los aportes del empleador y fiscales y mejorar la gobernanza de sus instituciones para una administración transparente y comprensible por la ciudadanía”, plantea Isabel Allende.

La parlamentaria explica que es necesario contar con más recursos y por tal motivo se hace fundamental el esfuerzo de todos, especialmente de los empleadores, puesto que “en el largo plazo el Estado debe elevar su contribución al menos duplicando su aporte, pasando del actual 0,7 % del PIB al 1,5%. Esto requerirá un esfuerzo adicional que tendrá que sustentarse en el crecimiento de la economía y, respectivamente, también del empleo y los salarios. Una economía estancada no es funcional al propósito de conseguir mejores pensiones”.

La senadora concluye indicando que “la sociedad chilena nos interpela. Tenemos una oportunidad de corregir una anomalía crónica y profunda en nuestro sistema de pensiones y debemos tomarla. Esta trasformación no puede ser una imposición como en el pasado. Hoy debe emerger de un esfuerzo unitario. Decidamos ahora cuánta justicia queremos llevar hacia el futuro”.

No hay comentarios: