miércoles, 10 de agosto de 2016

El cambio de vocabulario de Putin: de la “traición” a la “tragedia”

Erdogan y Putin tras su reunión en San Petersburgo. SERGEI KARPUKHIN REUTERS

Las relaciones entre Rusia y Turquía habían alcanzado un nivel y una calidad sin precedentes, pero se degradaron tras el derribo de Ankara de un avión ruso

Por PILAR BONET - Moscú

Con el cambio de política cambia el vocabulario de los estadistas. En otoño de 2015 el presidente Vladímir Putin empleaba los términos “traición” y “puñalada por la espalda” para referirse al derribo de un avión ruso por un caza de Turquía en la frontera de ese país con Siria. Por entonces, Putin acusó a Ankara de ser cómplice de los terroristas en el contrabando de crudo. “Por lo visto, Alá decidió castigar a la camarilla dirigente en Turquía privándola de la razón y el juicio”, llegó a decir Putin para expresar su incomprensión por el incidente en el que el 24 de noviembre perecieron dos militares rusos, uno de los dos pilotos, que se catapultaron, y un miembro del equipo de rescate.

Este martes en San Petersburgo, el jefe del Estado ruso calificó aquel hecho como “tragedia”, mientras su interlocutor, el presidente de Turquía, Recep Tayip Erdogán, de forma más neutral y vaga, lo describía como “lo sucedido”. Las relaciones entre Rusia y Turquía habían alcanzado un nivel y una calidad “sin precedentes”, pero “se degradaron” tras la “conocida tragedia a resultas de la cual perecieron nuestros militares en noviembre del año pasado”, manifestó Putin, al iniciar el diálogo con Erdogán.

“Como usted sabe, debido a lo sucedido tuvimos que cambiar un poco nuestros planes”, terció Erdogán, refiriéndose (con cierta confusión en la secuencia de eventos) a su fracasado intento de concertar una cita con Putin en la cumbre del clima, celebrada el 30 de noviembre en París. “Planeábamos, como recordará, reunirnos en el G-20”, dijo Erdogán, aunque la reunión del G-20 se había celebrado antes del derribo y en Turquía. Erdogán se disculpó el pasado junio por el derribo del avión ruso, tal como quería el Kremlin.

Al iniciarse la cita de San Petersburgo, el lenguaje corporal de los dos interlocutores reflejaba cierta tirantez y acartonamiento, si se comparan las imágenes de esta primera reunión en más de ocho meses con las de otras citas anteriores, en las que ambos aparecían sonrientes. Ahora hubo apretón de manos, pero tampoco sonrisas ni efusiones. Mientras esperaba a su invitado, Putin movía el pie izquierdo, apoyándolo sobre el tacón, se abrochaba la americana y carraspeaba. Erdogán parecía algo inhibido, aunque en varias ocasiones llamó “amigo” al colega ruso.

No hay comentarios: