miércoles, 24 de agosto de 2016

Turquía ataca por tierra y aire el último bastión fronterizo del ISIS en Siria

Tanques turcos en la localidad de Karkamis, fronteriza con Siria. AP /REUTERS-QUALITY

TURQUÍA

El objetivo, además de limpiar Yarablus de yihadistas y evitar que crucen a territorio turco, es impedir que las milicias kurdas se hagan con esta estratégica localidad.

Por ANDRÉS MOURENZA - Estambul

Las Fuerzas Armadas de Turquía lanzaron esta madrugada una operación por tierra y aire contra la ciudad siria de Yarablus, el último bastión del Estado Islámico (ISIS) en la frontera entre ambos países. “La operación pretende limpiar la frontera turca de grupos terroristas, ayudando a mejorar la seguridad fronteriza”, dijo un alto funcionario turco citado por la agencia oficial AA, quien apuntó que “impedir una nueva oleada migratoria” y facilitar la distribución de ayuda a los refugiados, son otros de los objetivos. El otro gran fin de esta intervención militar, como reconoció el propio presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, es evitar que la población sea liberada por las milicias kurdas y que esto les permita crear un “corredor kurdo” a lo largo de la frontera turco-siria, una de las mayores preocupaciones de Ankara.

La operación, bautizada con el nombre Escudo del Éufrates, se inició a las cuatro de la mañana de este miércoles (una hora menos en la España peninsular), con bombardeos aéreos en los que participaron las Fuerzas Aéreas turcas y cazas de la Coalición Internacional contra el ISIS que lidera EE UU. Aparte de las piezas de artillería emplazadas en torno a la localidad turca de Karkamis –fronteriza con Siria- que en los últimos días habían respondido a la más de una decena de proyectiles disparados contra suelo turco, numerosos tanques fueron desplegados en el límite fronterizo y algunos de ellos penetraron en territorio sirio. Un área de unos 140 kilómetros cuadrados en torno a Karkamis ha sido declarada “Zona Especial de Seguridad” y sus habitantes han sido evacuados.

Además, un número indeterminado de boinas burdeos –las fuerzas especiales de Turquía- habría penetrado en territorio sirio para ayudar a la artillería turca a localizar y señalar los posibles objetivos del ISIS, según dijo a EL PAÍS una fuente de seguridad. También están siendo utilizados drones para descubrir las posiciones de los yihadistas. De acuerdo con informaciones de las Fuerzas Armadas turcas, en estas primeras horas, 12 objetivos del ISIS fueron “neutralizados” mediante los bombardeos aéreos y otros 70 con fuego de artillería.
"Nuestro Ejército ha iniciado esta operación dirigida contra los grupos que nos amenazan, Daesh (ISIS) y PYD (el principal partido kurdo de Siria, que dirige las milicias YPG)", dijo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una comparecencia pública: "Ha llegado el momento de poner punto final a los ataques que sufrimos desde Siria".

El objetivo militar de estos bombardeos es abrir paso a fuerzas rebeldes sirias a las que apoya Turquía para que penetren en Yarablus y tomen la ciudad. La cadena CNN-Türk informó de que en los últimos meses, entre 750 y 2.000 efectivos de varias facciones del Ejército Libre Sirio (ELS) han sido entrenados en un cercano pueblo turco llamado Fistikli, que había sido declarado zona de seguridad militar.

“Hemos tomado la decisión (de atacar Yarablus) junto a las fuerzas de la coalición y estamos trabajando en ello con la oposición moderada siria”, explicó el ministro de Interior Efkan Ala: “No se permitirá que la organización terrorista (ISIS) use este territorio para infiltrarse en Turquía”. De hecho, el pasado sábado, un atentado suicida atribuido al ISIS acabó con la vida de 54 personas en una celebración nupcial en la cercana localidad de Gaziantep.

La periodista de CNN-Türk Hande Firat, con buenos contactos en el Ejecutivo turco, afirmó que la operación de Yarablus es un primer paso del plan turco, largamente enunciado pero hasta ahora jamás aplicado, de crear una zona de seguridad entre las localidades sirias de Yarablus y Marea en colaboración con los rebeldes sirios. El objetivo de esta especie de zona tapón es doble: evitar que el ISIS controle la frontera turco-siria y que las milicias kurdas de las YPG (Unidades de Protección Popular) se hagan con esta región, de mayoría árabe y turcomana.

Turquía había dejado claro que no permitiría a las milicias kurdas “cruzar al oeste del río Éufrates” en su avance contra el Estado Islámico. Sin embargo, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), una coalición kurdo-árabe liderada por las YPG, atravesaron dicho río con apoyo de EE UU para conquistar la localidad de Manbij, controlada por el ISIS. Ankara aseguró entonces que Washington le había prometido que los kurdos de las SDF se retirarían al este del Éufrates una vez liberada Manbij, pero, en lugar de ello, la milicia kurdo-árabe continuó avanzando, hecho que habría convencido a Turquía a intervenir en Yarablus.

No hay comentarios: