jueves, 29 de septiembre de 2016

California suspende contratos millonarios con el banco Wells Fargo

Sucursal de Wells Fargo en Pembroke Pines, Florida. AP

ESCÁNDALO EN LA BANCA

Los legisladores en Washington denuncian ante Janet Yellen que el sistema financiero esté incentivando este tipo de abusos financieros

Por PABLO XIMÉNEZ DE SANDOVALSANDRO POZZI - Los Ángeles / Nueva York

El escándalo de las cuentas falsas creadas por el banco Wells Fargo ha pasado ya a costarle a la institución no solo la vergüenza pública y una multa testimonial, sino potencialmente algunas de sus fuentes de ingresos más seguras. El Estado de California, donde el banco tiene su sede, anunció este miércoles que deja en “suspenso” la participación del banco en los negocios más rentables que tiene con el Estado. Es el último revés al consejero delegado del banco, John Stumpf.

Las sanciones contra el banco incluyen la suspensión de las inversiones que hace el Tesoro de California en productos de Wells Fargo y el uso de este banco como intermediario para invertir. Además, Wells Fargo dejará de ser la institución que negocia las emisiones de deuda estatales. Las sanciones tienen efecto inmediato y durarán un año, hasta que el banco demuestre que ha cumplido con todas las sanciones impuestas por la fiscalía general, la fiscalía de Los Ángeles y el consejo de protección financiera de los consumidores, instituciones con las que alcanzó un acuerdo judicial.

El banco californiano fue encontrado culpable de crear cuentas falsas y mover dinero de sus clientes sin su consentimiento. Los clientes se dieron cuenta cuando empezaron a ver que les cobraban comisiones por productos y cuentas que ellos no habían contratado. Los empleados investigados relataron que se veían forzados a alcanzar determinadas cotas de crecimiento y esa cultura llevó a los excesos. Tras el acuerdo judicial y la multa de 185 millones de dólares, la reacción del banco fue despedir a 5.300 trabajadores.

California es el Estado más rico de Estados Unidos. Tiene un PIB anual de 2,3 billones de dólares, superior al de Brasil, Italia o Rusia. El Tesoro de California hace operaciones bancarias por valor de 2 billones de dólares al año, maneja inversiones por valor de 75.000 millones y es el mayor emisor de deuda municipal de Estados Unidos. Como todas las administraciones, depende de socios bancarios, como Wells Fargo, para realizar estas operaciones.

El jefe del Tesoro de California, John Chiang, comunicó las sanciones por carta a John Stumpf. “Tengo una obligación como líder en el mercado financiero de iniciar acciones que le hagan comprender que la integridad y la confianza son importantes”, dice en la carta. “¿Cómo puedo continuar confiando el dinero público a una organización que ha mostrado tan poca consideración hacia un montón de californianos que han puesto a su cargo su estabilidad financiera?”.

El golpe financiero para Wells Fargo llega unos días después de que Stumpf fuera humillado en el Senado de Estados Unidos, por minar la confianza del público en las instituciones bancarias. La senadora demócrata por Massachusetts Elizabeth Warren, le exigió que dimitiera y devolviera el dinero, en una durísima intervención que acabó convertida en vídeo viral. Este martes, Stumpf anunció que renunciará a 41 millones del sueldo y complementos. Pero Warren lo ve insuficiente.

No es la primera vez que el Tesoro de California realiza una acción de este tipo. En mayo del año pasado, prohibió al HSBC participar en un programa de depósitos de 6.500 millones tras las denuncias de evasión fiscal y lavado de dinero contra el banco. Chiang ha anunciado su candidatura para ser gobernador de California en las elecciones de 2018.
Yellen echa balones fuera.

La tensión política generada por la estafa de Wells Fargo está escalando hasta tal punto, que fue uno de los temas centrales en el testimonio de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, este miércoles en el Capitolio. La primera en poner en evidencia la labor de supervisión de los reguladores del sistema financiero fue la demócrata californiana Maxine Waters, segunda en el comité de servicios financieros de la Cámara de Representantes. Lamentó que ocho después del derrumbe de Lehman Brohers sigan aflorando abusos.

Brad Sherman, también representante por California, preguntó cómo era posible que no se hubiera detectado un fraude que afectó a dos millones de clientes. Llegó a decir incluso si no era motivo suficiente para proceder a partir el negocio de los grandes bancos. “¿Cuánto debe durar todo esto para que actúen?”, añadió Michael Capuano. Stephen Lynch fue incluso más duro al afirmar que la falta de acción de los reguladores al reprimir este tipo de conducta es “un incentivo perverso”.

“Se ignoran la reglas y nadie paga por ello”, lamentó, al tiempo que dudó que estas prácticas se limiten solo a Wells Fargo. El legislador por Massachusetts llegó a decir que los reguladores deberían “crear un infierno” a los ejecutivos de las entidades que comente este tipo de estafas y priman sus intereses. Janet Yellen echó balones fuera ante esta lluvia de criticas, al decir que la supervisión de este tipo de actividad no es competencia de la Fed. Pero si señaló que es importante que los directivos de estas entidades “asuman su responsabilidad”.

Yellen reconoció también que este patrón de irregularidades es preocupante, por eso dijo que la Fed y las otras agencias que supervisan la actividad de los grandes bancos están examinando la labor de los grandes bancos para evitar que se produzcan abuso como el que llevó al derrumbe del mercado hipotecario. En cualquier caso, dijo que el sistema financiero es más seguro que antes de la crisis.

No hay comentarios: