lunes, 26 de septiembre de 2016

Estados Unidos acusa a Rusia de actos de “barbarie” en Siria

GUERRA EN SIRIA

La ONU y Washington apuntan que fuerzas rusas y de El Asad han llevado a cabo al menos 158 ataques aéreos contra el este de Alepo en una ofensiva "sin precedentes"

Por AMANDA MARSJUAN CARLOS SANZ - Nueva York / Jerusalén

Estados Unidos, Reino Unido y Francia han instado este domingo una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU ante los sucesivos ataques que las fuerzas rusas y sirias están lanzando en su ofensiva general contra los barrios del este de Alepo, en manos de los rebeldes. La sesión sirvió para reflejar, una vez más, el enquistamiento del conflicto. EE UU acusó a Rusia de cometer acciones “bárbaras” en Siria y de abusar de su poder de veto en el Consejo. El embajador ruso replicó que la paz es una misión “casi imposible”.

Con la tregua que Estados Unidos y Rusia lograron pactar en Ginebra el pasado día 9 completamente descarrilada, los bombardeos aéreos se multiplican sobre la zona rebelde de Alepo con el apoyo ruso. El ataque estadounidense en el que, por error en una ofensiva contra el Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés), admitió haber podido matar la semana pasada a más de 60 soldados sirios en una base aérea del régimen en el norte solo ha servido para echar más gasolina al incendio.

En los últimos tres días se ha producido una nueva espiral de violencia en la principal ciudad del norte de Siria. Según los cálculos de la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, se han producido al menos 158 ataques con 139 víctimas mortales, una cifra corroborada por el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ante el propio Consejo de Seguridad.

“Lo que Rusia está haciendo no es antiterrorismo, es una barbarie”, criticó Power en el máximo foro internacional. “Rusia tiene el poder de parar este sufrimiento. No habrá paz en Siria si Rusia sigue con esta guerra”, advirtió Power en referencia al apoyo militar y político que Moscú está prestando al régimen desde hace casi un año, con un despliegue que dio un vuelco a la guerra cuando Bachar El Asad parecía estar a punto de perderla.

Alepo está desde 2012 partida en dos, controlada al oeste por el Gobierno de El Asad —que cuenta con el apoyo de Rusia, Irán y de milicias chiíes de Líbano e Irak—, y en el este por las tropas rebeldes, que reciben asistencia de Estados Unidos, Turquía, Arabia Saudí y las monarquías del Golfo. Han muertos más de 300.000 personas en la guerra y el conflicto ha desplazado a prácticamente la mitad de la población del país. Más de cinco millones de refugiados se han instalado en los Estados vecinos o en países occidentales.

Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU, que se encuentra en la etapa final de su mandato, se declaró “horrorizado” por la escalada militar. “No hay nada que justifique lo que está sucediendo ante nuestros propios ojos”, aseguró a su vez el mediador De Mistura, que ha intentado sin éxito promover las negociaciones de paz en Ginebra.

Rusia, por su parte, ha culpado este domingo a Estados Unidos del fracaso de la tregua por no haber contenido las violaciones del alto el fuego protagonizadas por sus aliados insurgentes. A través de su embajador ante Naciones Unidas, Vitaly Churkin, afirmó que la paz es hoy una “tarea casi imposible”.

“La responsabilidad está en [manos de] Rusia, debe probar su voluntad y capacidad para dar pasos extraordinarios a fin de salvar los esfuerzos diplomáticos”, dijeron en un comunicado conjunto Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Estados Unidos y la Unión Europea.

Matanzas y destrucción

En la ofensiva sin precedentes en más de cinco años lanzada por el régimen de Damasco con apoyo ruso contra Alepo se puede estar registrando el episodio más trágico de la guerra en Siria. Organizaciones humanitarias han denunciado que las aviaciones siria y rusa son las principales responsables de las matanzas y la destrucción en Alepo oriental desde el lunes pasado, cuando expiró el cese de hostilidades que habían negociado las dos potencias.

Desde el viernes, la ofensiva general no ha hecho más que agravar la situación humanitaria de los 250.000 civiles atrapados en los distritos del este de Alepo.

Los intentos por extender el alto el fuego, que continuaron en Nueva York, con motivo de la Asamblea General de la ONU, fracasaron la noche del jueves en una reunión del llamado Grupo de Apoyo a Siria, encabezado por Washington y Moscú y en el que participan una veintena de países, incluidos los respectivos aliados de los contendientes.

No hay comentarios: