lunes, 26 de septiembre de 2016

Los suizos apoyan por mayoría dar más poder a sus servicios secretos

Cámara de videovigilancia en una calle de Ginebra, en una imagen de 2014. JEAN-CHRISTOPHE BOTT AP

El 66% de los ciudadanos vota a favor de que puedan hackear ordenadores particulares o instalar cámaras en domicilios ante una amenaza terrorista

Por RODRIGO CARRIZO COUTO - Ginebra


A partir de ahora, los servicios secretos suizos podrán hackear ordenadores particulares, proceder a escuchas telefónicas, interceptar envíos postales y por cable, o instalar cámaras en domicilios privados; competencias que no tenían permitidas. Los suizos han votado mayoritariamente este domingo a favor de la llamada LRens, una ley que para hacer frente a la amenaza terrorista amplia los poderes del Servicio de Información de la Confederación (SRC), a quien también se dará la potestad de recopilar informaciones de forma autónoma, entre otras cosas. Hasta el momento, Suiza dependía de los datos que podía recoger en el espacio público o que recibía de servicios secretos de países aliados.

El 66% de los suizos ha apoyado la LRens en el referéndum celebrado este domingo en el país, en el que han participado el 42% de los electores. Aunque todos los sondeos anticipaban desde hace semanas un aplastante triunfo del sí, por lo que este resultado positivo no sorprende a nadie en Suiza.

Los defensores de la nueva normativa argumentan que esta “logra obtener un justo equilibrio entre la necesidad de garantizar la seguridad nacional y la defensa de las libertades individuales”. La LRes recibió el apoyo del Consejo Federal (Ejecutivo), el Parlamento y los especialistas en seguridad y defensa nacional. “Con esta ley salimos del sótano [en materia de seguridad] y subimos a la primera planta en comparación internacional”, afirmó en una conferencia de prensa Guy Parmelin, ministro suizo de Defensa. Los supuestos en que se autorizarán las nuevas medidas pasan por el ataque terrorista inminente, o peligro para infraestructuras estratégicas.

La oposición sostiene en cambio que proporciona “una falsa sensación de seguridad” y que una ley de estas características no hubiera podido evitar atentados terroristas como los de París, Niza o Bruselas. La LRes ha sido combatida por los partidos de izquierda y ecologistas, a los que se ha sumado el Consejo Central Islámico de Suiza, que acusa a la futura norma de “perseguir a los musulmanes”. También ha dividido al Partido Socialista, dado que mientras la dirección se pronunciaba de forma favorable a la LRes, las bases eran contrarias.

Para poder usar sus nuevas competencias, los servicios secretos deberán contar con la aprobación del Tribunal Federal, y su aprobación será consultada con el ministro de Asuntos Exteriores y los responsables de Policía y Justicia. Las autoridades consideran que estas medidas extraordinarias no se aplicarán en más que una docena de casos anuales.

Las autoridades helvéticas estaban convencidas de que Suiza no disponía de los recursos adecuados en materia de seguridad, sobre todo comparada con sus países vecinos. En una entrevista publicada por el diario Le Temps, el ex director del SRC Peter Regli afirmaba que “la clase política había sido negligente en materia de seguridad nacional”. En su opinión, los desafíos pasan por “las migraciones, el terrorismo de raíz islamista, el espionaje industrial y la ciberguerra”. Por su parte, Markus Seiler, actual jefe del SRC afirmó que americanos y británicos son los mejor preparados en materia de seguridad, seguidos del pelotón de países occidentales. “Al final de todo estaba Suiza, y con este voto lograremos al menos ponernos al nivel con el resto del pelotón”.

No hay comentarios: